"Mi pase a Millonarios costó 100 mil pesos y unos balones": Willington
Archivo

"Mi pase a Millonarios costó 100 mil pesos y unos balones": Willington

Anécdotas y recuerdos de quien para muchos es el mejor futbolista colombiano de la historia.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
30 de marzo 2013 , 05:57 a.m.

Para muchos es el mejor jugador en la historia del fútbol colombiano, para otros hace parte de los tres mejores, y para casi todos es, simplemente, un jugador incomparable. Es Willington Ortiz, el inolvidable delantero de Millonarios, Deportivo Cali, América y la Selección Colombia.

En esta entrevista, el astro de los años 70 y 80, ídolo de todos los tiempos, nos cuenta momentos inolvidables de su trayectoria, muchas anécdotas y confiesa cuál era su apodo: ‘El negrito del Batey’.

Willington lo tenía todo: amague, manejo, quiebre de cintura y gol, aunque era más asistente que goleador…

Yo era muy rápido y muy hábil con la pelota. Tenía mucha movilidad. A los defensas grandotes, cuando hay delanteros de esas características, les cuesta mucho.

FUTBOLRED: ¿Qué lateral recuerda que le haya dado más problema que otros?

WILLINGTON ORTIZ: Había dos marcadores que eran muy buenos, porque les gustaba jugar y eran muy técnicos. Uno era Óscar Bolaños, de Santa Fe, que sabía marcar muy bien. El otro era Óscar Muñoz, del Cali, era hasta atrevido, tiraba túneles dentro del área.

FUTBOLRED: ¿Gabriel Ochoa, su técnico, le ponía la tarea de estudiar al contrincante?

W.O.: El doctor Ochoa le hacía un diagrama a uno de qué rival iba a enfrentar y de cómo debía enfrentarlo. Él le explicaba a uno en video, verbalmente y en acción de juego.

FUTBOLRED: Willington, ¿cuántos goles de cabeza anotó?

W.O.: Hice muchos goles de cabeza, pero no eran saltando con el central grandote sino que era apareciendo en velocidad, anticipándose al defensa y solo quedaba colocar la pelota.

FUTBOLRED: Nunca escapó usted de las patadas…

W.O.: Había que esquivarlas. El reglamento de antes les permitía a los defensas pegar demasiado. Hoy, el reglamento protege mucho más al delantero. Uno tenía que ser muy inteligente para poder manejar la pelota y, al mismo tiempo, esquivar los golpes de los rivales.

FUTBOLRED: Usted sufrió una lesión que en su momento fue muy escandalosa, ¿cómo fue exactamente esa lesión que le generó Antonio el ‘Gringo’ Palacios, jugando para el Cúcuta, y que le rompió a usted el cuádriceps?

W.O.: Él se tira en plancha, yo iba con la pelota, pero él tira la plancha arriba, al muslo. Y cuando a uno le tiran una patada arriba al muslo es muy difícil esquivarla.

FUTBOLRED: ¿La intención del ‘Gringo’ era dañarlo?

W.O.: ¡Claro, fue terrible! Cuando a uno se le tiran abajo está bien porque el golpe no es tan grave o uno muchas veces puede esquivar la patada.

FUTBOLRED: ¿Cómo fue la recuperación?

W.O.: Fue una rotura de cuádriceps. Tuvieron que operarme, me tuvieron que abrir la pierna y coser los cuatro músculos del cuádriceps. ¡Tengo una cicatriz espectacular!

FUTBOLRED: Esa agresión fue muy censurada en el ámbito periodístico, tanto nacional como internacionalmente…

W.O.: Esa agresión trascendió mucho también porque fue una faltamuy fuerte, pero también porque a la persona que hizo la falta ni siquiera la expulsaron. Entonces, tuvieron que haberla expulsado y sancionarla por el tiempo que durara mi recuperación.

FUTBOLRED: ¿Cómo es posible que con sus condiciones excelsas no se quedara en América de Cali cuando se presentó por primera vez?

W.O.: Cuando le llamaban ‘La mechita’, América era un club que no tenía muchos recursos, trabajaba con muy poco y no le apuntaba a las divisiones menores. Eso fue por allá en el año 70, yo era un ‘pelao’ de 16 años. Uno tenía que esperar un poco, tenía que esperar para desarrollarme un poco más, crecer un poco más.

FUTBOLRED: ¿Quién fue el entrenador que lo vio y no lo consideró un buen jugador?

W.O.: Reynoso, el argentino Guillermo Reynoso.

FUTBOLRED: ¿Y qué fue lo que le dijo?

W.O.: Me dijo que era un jugador muy bajito. Yo en ese momento pesaba como 50 kilos.

FUTBOLRED: Pero vea Willington que, por ejemplo, Eduardo Lara le dijo a Juan Fernando Quintero que con esa estatura escasamente podía llegar a ser ‘guachimán’. El jugador en algún momento le confesó eso a El Colombiano. Entonces el suyo no fue el único caso…

W.O.: Cuando Eduardo Lara competía como técnico a nivel internacional pensaba sólo en la talla. Nunca pensó en el talento.

FUTBOLRED: ¿Cuánto mide usted, Willington?

W.O.: 1.69, pero con el tiempo me fui encogiendo por una operación que me hicieron de hernia discal.

FUTBOLRED: ¿Cuándo llega Jaime ‘El Loco Arroyave’ a Tumaco y lo ve?

W.O.: Eso fue en 1971, pero yo antes de llegar a Millonarios también había pasado por Pereira, estaba el profesor Alfredo Cuezo. Alcancé a jugar 20 minutos en un partido amistoso frente al Once Caldas, pero allá en Pereira me dijeron también que era muy bajito, muy chiquitico.

FUTBOLRED: ¿Y cómo llega usted a Millonarios?

W.O.: Cuando el profesor Arroyave llega a Tumaco, él me lleva con Eladio Vásquez. En la selección de Tumaco, Eladio era el goleador y yo era el número 10, y el profesor Arroyave nos lleva para Millonarios. Pero ahí el que era mucho más reconocido era Eladio Vásquez.

FUTBOLRED: Willington, ¿por qué nunca se fue al fútbol del exterior si fácilmente usted era nuestro mejor producto de exportación?

W.O.: Tuve ofertas. De México vino una persona que venía listo con el maletín lleno de plata para llevarme al América de México. Después tuve ofertas de Europa. Lo que pasaba en ese momento es que Millonarios no vendía el pase porque en esa época la gente iba a ver a determinado jugador, y si ese jugador no estaba, la gente ya no iba a ver al equipo. Ahora es diferente, la gente va a mirar al equipo.

FUTBOLRED: ¿Qué significa Millonarios para usted?

W.O.: Siempre fui hincha de Millonarios. Desde que era niño, el equipo que siempre ganaba, el que era más reconocido y el que se podía escuchar en la radio era Millonarios. Mi ídolo siempre fue Delio ‘Maravilla’Gamboa.

FUTBOLRED: ¿Cómo fue la historia del ‘negrito del Batey’?

W.O.: Había un programa de televisión que era ‘cante aunque no cante’, el show de Jimmy Salcedo. Me llevaron a cantar y lo único que fui capaz de cantar fue ‘El negrito del batey’.

FUTBOLRED: ¿Cómo fue su paso de Millonarios al Deportivo Cali?

W.O.: Fue un traspaso de 13 millones de pesos. Curiosamente ambos equipos me deben años de cotización. El Cali me debe 2, Millonarios me debe 10.

FUTBOLRED: ¿Cuándo lo traspasan al Cali?

W.O.: Llegué al Cali en el 80, pero antes de eso me gustaría recordar la Libertadores de 1979 con Millonarios. Estábamos en el mismo grupo con el Cali, Quilmes de Argentina e Independiente de Argentina. Fuimos el primer equipo en ganar en Argentina cuando vencimos a Quilmes 2-1, yo hice el segundo gol, pero lamentablemente nos quedamos en primera ronda.

FUTBOLRED: ¿Cuánto tiempo jugó con el Cali?

W.O.: Dos años: 1980 y 1981. Ahí fuimos a Copa Libertadores. Le ganamos a River en Cali con gol mío, después le ganamos en Argentina con un gol mío y fuimos el segundo equipo en ganar en Argentina.

FUTBOLRED: ¿Cómo fue el gol a Ubaldo Fillol?

W.O.: Esa jugada se origina en un tiro de esquina. Capiello cabecea. Yo tomo la pelota en la mitad del campo, arranco en velocidad, empiezo a driblar y dejo como a tres en el camino. Luego me sale Fillol, arrodillado y con los brazos abiertos, y yo lo encaro. Hago un drible largo hacia un costado y con la pierna izquierda meto la pelota.

FUTBOLRED: ¿Y cómo es el paso del Cali al América?

W.O.: El Cali también entra en dificultades. América quiere mis servicios y va y habla con don Alex Gorayeb, presidente del club, y se hace la negociación. El pase se dio en 13 millones de pesos. Sin embargo, el técnico del América, el médico Gabriel Ochoa, estaba un poco disgustado todavía cuando yo, junto con Alejandro Brand y Jaime Morón, no lo respaldamos cuando a él le tocó salir de Millonarios en su momento. Sin embargo, a él luego lo convencen, él habla conmigo y resolvimos todo. Yo a él lo estimo mucho.

FUTBOLRED: Sabemos que en su momento, el doctor Ochoa les pedía a los jugadores que ahorraran, que se compraran primero una casa antes que un carro y cosas así. ¿Cuál fue la influencia del doctor sobre usted?

W.O.: Mucha, muy importante. Cuando yo llegué de Tumaco una de las exigencias que él me hizo fue que tenía que terminar mi bachillerato, y uno de los dirigentes de Millonarios me regaló una beca para terminar de estudiar. Con mi primer contrato yo compré una casa, que fue lo que me sugirió el médico Ochoa, y yo compré la casa que estaba vendiendo don Jaime Arroyave. Fue mi primera gran alegría como profesional, traje a toda mi familia.

FUTBOLRED: ¿Cuánto le costó a Millonarios su pase?

W.O.: Mi pase le costó a Millonarios 100 mil pesos, unos balones y unos uniformes que le pagaron a mi equipo de Tumaco.

FUTBOLRED: ¿Willington, lo expulsaron alguna vez?

W.O.: Una vez en Santa Marta, yo estaba protestando porque me estaban pegando muy duro. El juez me dijo “¿quieres que te eche?”, yo le dije “échame”, y me echó. Después, en la Copa Libertadores, en un partido contra Santos, yo con América, el arquero de ellos lesionó a un compañero mío, después me metió una patada y yo le dije que dejáramos las cosas así porque él ya había lesionado a mi compañero y me iba a lesionar a mí.

El tipo se me arrimó, me empezó a insultar y yo le metí un cabezazo; le tumbé unos dientes. Él me dijo que me esperaba más tarde en la puerta del hotel para agarrarnos a puños, yo le dije que listo; todavía me está esperando. Después el juez de ese partido me echó porque los jugadores de Santos me iban a matar a patadas; me estaba protegiendo.

FUTBOLRED: ¿Es verdad que el arquero Julio César Falcioni fumaba durante los partidos?

W.O.: Falcioni era una chimenea, ¡fumaba a toda hora! Le dieron permisos especiales. En el entretiempo se tenía que fumar un cigarrillo, y todo esto era aprobado por el médico Ochoa, porque con algunas figuras de América se negociaron algunas cosas a la hora de su contratación. Falcioni era un caso extremo, se encerraba en un cubículo y el humo salía por arriba.

FUTBOLRED: ¿Cómo fue la derrota en final de la Libertadores del 85 frente a Argentinos Juniors?

W.O.: De Ávila erró el último penalti. A mí me tocaba cobrarlo, pero el médico me sacó del partido faltando 20 minutos y metió a De Ávila. El que seguía después de mí en la lista era Falcioni, pero él sacó el cuerpo. Entonces le tocó al ‘Pitufo’ De Ávila y a él se lo taparon.

FUTBOLRED: ¿En el 86 con River?

W.O.: Esa fue la que más nos dolió porque nos ganaron bien y no teníamos nada qué hacer.

FUTBOLRED: ¿En el 87 con Peñarol?

W.O.: Aguirre nos hace el gol. Aponte tenía que hacer la falta, pero lo dejó pasar. El partido se acababa, nosotros éramos campeones, yo me retiraba del fútbol y me retiraba feliz, me retiraba campeón. Ese año fue muy doloroso. El regreso a Colombia fue muy triste. El vestuario después fue terrible, nadie decía nada. Yo me acuerdo que cuando llegamos al hotel yo me metí a una tina, me tomé una botella de vino yo solo y ahí quedé.

Juan Pablo Gutiérrez de Piñeres
Especial para Futbolred.com
Con la colaboración de Fútbol y Punto, de Todelar

COMENTAR
GUARDAR