Pékerman falló en el planteamiento y en los cambios ante Venezuela
Archivo

Pékerman falló en el planteamiento y en los cambios ante Venezuela

Pasar de dos delanteros a jugar con uno para tener cinco volantes le pasó factura a Colombia.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
28 de marzo 2013 , 06:02 p.m.

El técnico de Venezuela, César Farias, demostró que tenía muy bien estudiado el estilo futbolístico de la Selección Colombia, logró desactivar la conexión de los volantes externos con Falcao, el único delantero 'tricolor', al usar dos líneas de cuatro que presionaron mucho y que con la salida rápida encontraron el gol del triunfo. (Lea la crónica de la derrota de Colombia en Puerto Ordaz)

Por su parte, el técnico de Colombia, José Pékerman, no acertó en el planteamiento, no debió cambiar el esquema 4-4-2 que nos dio los triunfos en las fechas anteriores. Para pasar al 4-3-2-1 era importante seguir jugando con dos delanteros, pero actuar con uno solo le permitió al equipo 'vinotinto' controlar al 'Tigre' y en los primeros minutos soltar a sus volantes ante las ventajas que dieron nuestros mediocampistas, que eran cinco en número, pero que no pesaron en la generación de fútbol ni en contención. (Video: este gol prolongó la paternidad venezolana)

Con las variantes de Pékerman en la segunda parte, Colombia careció de ideas para superar la sólida defensa venezolana y solo hasta el final pudo acercarse al empate, aunque en honor a la verdad, con más ganas que con fútbol. (Uno por uno de Colombia: David Ospina, un escalón más arriba)

En la primera etapa la idea del técnico de Venezuela fue taponar las bandas, zona por la que Colombia le hace mucho daño a los rivales, lo consiguió al plantear dos líneas de cuatro que presionaron mucho a los volantes y delanteros nacionales.

En los primeros 15 minutos el equipo 'vinotinto' fue inteligente, presionó al rival, jugó de primera intención con pelotazos al área del arquero David Ospina, producto de esa dinámica Salomón Rondón salió victorioso en el duelo frente a Amaranto Perea y David Ospina al dejar en el camino al defensa del Cruz Azul de México y 'fusilar' al arquero del Niza de Francia para abrir el marcador en Puerto Ordaz cuando el cronómetro marcaba el minuto 12.

A partir de allí, Colombia se hizo a la posesión de la esférica, los venezolanos retrasaron sus dos líneas de cuatro y empezaron a defender la anotación de la ventaja. Los dirigidos de Pékerman trataron de jugar por las bandas, pero por la congestión de esa zona empezaron a mover la pelota por el centro, pasar por allí sí que era difícil y al llegar al último cuarto de cancha se fallaba por la imprecisión en un pase, por la marca agobiante del rival o por buscar con remates fallidos el arco del arquero Daniel Hernández.

Una de las imprecisiones que se vio en el equipo fue el funcionamiento de Falcao como único delantero, dado el marcaje de los venezolanos, su fácil referencia en el área y la falta de la llegada de balones limpios, el 'Tigre' tuvo que subir para asociarse y llevar la pelota al área.

En esa tarea, el jugador del Atlético de Madrid no fue el mejor. Además, Juan Guillermo Cuadrado, Macnelly Torres, y Camilo Zúñiga fallaron en la gestación de fútbol, no estuvieron en su nivel y eso también pesó.

Los cambios en Colombia no funcionaron

En la segunda etapa, el profesor Pékerman y sus ayudantes no lograron descubrir la falla en el funcionamiento de la Selección Colombia, el estratega del equipo nacional le apostó a reforzar el ataque, cuando lo que había fallado era la generación de fútbol ofensivo en la media cancha.

En el minuto 19 llegó la primera variante del equipo, ingresó Teófilo Gutiérrez por Cuadrado, jugador que está vez no pudo mostrar el nivel de otros compromisos. El cambio no hizo efecto y Colombia seguía sin lograr hilvanar jugadas de gol para llegar al arco de Hernández.

César Farías respondió en el 21 con un cambio en el frente de ataque, sacó a Fernando Aristeguieta para poner a Nicolás Fedor, un hombre rápido para contragolpear a Colombia. La sustitución dio sus frutos porque 'Miku' tuvo dos opciones para incrementar el marcador, pero Ospina salvó a Colombia de una goleada.

Otro que tuvo un nivel discreto en el equipo 'cafetero' fue Macnelly, el barranquillero no tuvo la precisión en los pases que mostró frente a Bolivia y no pudo ser el 'cerebro' del equipo. Cuando se pensaba que podía ingresar Fredy Guarín o Aldo Leao Ramírez para tener mayor apoyo en la creación, entró Carlos Bacca. Colombia se llenó de delanteros, pero no había quién les llevara la pelota con orden y sin apelar al pelotazo. En un esquema 4-4-2.

La última sustitución llegó en el minuto 37 con el ingreso de Aldo Leao Ramírez en lugar de Amaranto Perea, la intención del entrenador ya era 'vencer o morir' al sacar un defensa para meter otro volante, en esos minutos ya no hubo táctica.

A diferencia del juego contra Chile en Santiago, esta vez el técnico no acertó en las sustituciones y se perdió un partido en el que hay que darle el mérito al rival, un equipo que controló a Colombia y que gran parte de su virtud estuvo en desactivar la conexión entre volantes y delanteros.

No es hora de lacerar al entrenador, es hora de tener mayor fe y confianza en todo el equipo. Así que solo queda aprender de los errores para seguir la senda hacia Brasil 2014.

Antonio Molina
Redacción Futbolred
micmol@eltiempo.com
En Twitter: @AntonioMolko

COMENTAR
GUARDAR