Bernal, el kinesiólogo que tiene en sus manos la historia del América
Archivo

Bernal, el kinesiólogo que tiene en sus manos la historia del América

Se precia de haber dado la vuelta olímpica en los 13 títulos del equipo, que está de aniversario 86.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
13 de febrero 2013 , 10:21 a.m.

A propósito del aniversario 86 del América de Cali, este miércoles 13 de febrero de 2013, el personaje central de esta historia guarda en su botiquín pomadas, aerosoles y medicamentos. En su memoria, mientras tanto, conserva más sublimes que amargos momentos, la gran mayoría de ellos vividos con este equipo, que representa su hogar, su ocupación y sustento.

“En América me he hecho como persona. Estoy acá desde los 19 años, ¡qué más le puedo pedir a la vida!”. Quien expresa las afectuosas palabras se llama Jairo Bernal, le dicen ‘Chancha’, es el kinesiólogo del América y el único integrante del club que se precia de haber dado las 13 vueltas olímpicas con los ‘Diablos Rojos’ en la máxima división del fútbol colombiano.

“Álex Escobar me puso ‘Chancha’, por la ‘Chancha’ Monsalve, un zurdo que vino de Medellín”, recordó el personaje, que está próximo a cumplir 53 años de vida y que, seguidamente, se soltó a contar algunas de sus más graciosas vivencias con el conjunto americano.

Lea aquí: América ganó, goleó y gustó, al vencer 4-1 a Expreso Rojo

“Álex (Escobar) tenía como 60 pares de guayos, y a los que utilizaba para jugar, les hablaba, los mimaba. También Eduardo Niño era muy pinchado. Había que conseguirle una gel antes de salir a la cancha, para que le quedara el pelo brillante”, comentó sobre los jugadores más vanidosos que han pasado por el América.

Bernal se inició en las divisiones menores del América, cuando aquella categoría de Reservas era orientada por Pedro Nel Ospina. Desde aquellos días empezó a granjearse la amistad de los extranjeros, inició a almacenar recuerdos.

Lea aquí: Al América se le apareció otra vez el 'Diablo' en su camiseta

“Me hice muy amigo de los extranjeros de entonces, que eran Alfredo Gay y Aurelio Pascuttini. Y cuando iban a ver los videos, me mandaban a que les comprara unas galletas polvorosas. Esa era la cábala (risas). Un día yo estaba en la casa y mandaron un taxi para que me recogiera y se las fuera a comprar”, contó Bernal sobre los primeros campeones con los escarlatas, en 1979.

Y también con el dejo argentino, Bernal se adelantó unos años, hasta el 2005, cuando el hoy entrenador del Vélez Sarsfield se sentó en el banco del América, el mismo equipo con el que se coronó campeón en dos oportunidades (85 y 86):

"Cuando Ricardo Gareca fue técnico del América, se le dañó un zapato, un mocasín. Y me dijo: "Tenés que ir a arreglarlos ya, porque son los zapatos del partido". Tuve que ir al barrio Chapinero a que lo cosieran a mano. Siempre tenía que vestir de negro para los partidos”.

El descenso y los inicios

Pero Bernal también ha vivido momentos melancólicos, como el del pasado 17 de diciembre de 2011, cuando los rojos cayeron al pozo del que aún no han podido salir, el del descenso a la B. “Me dio muy duro ver llorando como un niño pequeño al profesor Wilson Piedrahita. Eso me partió el alma”, sostuvo quien es padre de dos hijos, nacido en el sector de Juanchito, y quien firmó su primer contrato con los rojos en 1981.

“En esa época los 'duros' en mi trabajo eran don Ovidio Rendón, el kinesiólogo, y Rafael Pacheco, el utilero. Yo estaba ahí, ‘pegadito a la rueda’. Un día se enfermó don Ovidio y yo lo reemplacé. Eso fue en el 79, empecé con las reservas, que en ese entonces entrenaban en las canchas de Lloreda Grasa”.

Estos son algunos de los recuerdos de Jairo Bernal, más conocido como ‘Chancha’. También se sienta en el banco de los americanos, salta a la cancha, sana los dolores de los gladiadores. Y este lunes, antes del triunfo 4-1 de América sobre Expreso Rojo, tuvo un lugar protagónico, un reconocimiento por haber estado en los momentos cuando los ‘escarlatas’ convivían con la gloria.

Héctor Fabio Gruesso
Periodista Diario MÍO

Cali
hecgru@eltiempo.com
En twitter: @fabiogrueso

COMENTAR
GUARDAR