Yesmin Ramírez: de la masacre de Bojayá al Junior de Barranquilla
Apuestas Futbolred
Archivo

Yesmin Ramírez: de la masacre de Bojayá al Junior de Barranquilla

El delantero ascendido al equipo profesional, fue uno de los desplazados de ese pueblo de Chocó.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
24 de enero 2013 , 06:46 p. m.

De la masacre de Bojayá solo recuerda la explosión: “Fue un solo golpe y todo el pueblo se movió. Fue un desastre total”. Yesmin Ramírez Mosquera apenas tenía 8 años y su madre, doña Élida, optó por meterlo debajo de la cama junto a sus cinco hermanos hasta que paramilitares y miembros de las Farc cesaran la lluvia de balas y sangre que inundó de dolor y miedo a su terruño aquel aciago 2 de mayo de 2002.

Oculto, en medio de llantos y oraciones para que se apagara la tempestad de plomo entre los dos bandos, escuchó la detonación del cilindro bomba, lanzado por guerrilleros contra la iglesia del pueblo y que mató entre 74 y 119 personas inocentes de las que ahí se refugiaban (nunca se precisó la cifra).

Mientras Bojayá sucumbía en un mar de lágrimas, se vestía de luto y se le tatuaba un trauma, la familia Ramírez Mosquera empacó maletas y mandaron a Yesmin donde una tía en Chigorodó (Antioquia). Allá empezó a patear la desgracia y a abrirse paso hacia la esperanza a través del fútbol.

“Esa violencia no lo quiero vivir más, ningún ser humano se merece eso”, dice nostálgico el ahora delantero del Junior, de 19 años.

Leonardo Rovira, entrenador de Yesmin en el Chigorodó FC, equipo aficionado del Urabá antioqueño, se lo recomendó al serbio Petar Kosanovic, quien era director de las divisiones menores del Junior, y el técnico europeo le abrió las puertas del club.

“Llegó callado, me contaba de lo que se vivía en Bojayá, pero no le gustaba hablar mucho de eso. Era introvertido al principio, después se abrió más. Tiene grandes cualidades físicas y futbolísticas, y es un buen muchacho, buena gente”, expresa Kosanovic, que sigue radicado en Barranquilla, aunque ya no hace parte de las menores de los ‘Tiburones’.

A principios del 2012, Yesmin se enroló oficialmente con los ‘Tiburones’, se coronó campeón del torneo juvenil de la Liga de Fútbol del Atlántico y este año se convirtió en uno de los cinco jugadores sub 20 que Miguel Ángel ‘El Zurdo’ López, director deportivo del Junior, ascendió al equipo profesional para lo que disponga Alexis García.

“Mis características son como las de Jackson Martínez, juego igualito a él y soy goleador”, expresa con algo de sonrojo por compararse con su ídolo y máximo artillero del Porto de Portugal. (Jackson ya superó a Falcao en cifra goleadora con los 'dragones')

El atacante vive en Bomboná, sede de las categorías formativas de la escuadra ‘Tiburona’ en inmediaciones al municipio de Malambo. En ese lugar comparte alimentación y hospedaje con 26 jóvenes más de diferentes partes de la Costa Caribe.

Todos persiguen el balón y la gloria que le permitiría a Yesmin cambiar la imagen de su tierra.

“Cuando digo que soy de Bojayá la gente me pregunta: Aaahh... Allá fue la masacre, ¿verdad? Es lo primero que dice todo el mundo”, cuenta resignado.

“Dios quiera que se den las cosas en el Junior y que cuando escuchen Bojayá lo primero que digan sea: de allá es Yesmin Ramírez”, remata con ilusión.

Nunca retornó al municipio chocoano desde aquel adiós forzoso y hace tiempo que no se abraza con sus padres, Plinio Ramírez y Élida Mosquera, que ya están de nuevo en Bojayá.

“Nunca he vuelto, pero volveré, tengo tres años que no veo a mis papás, ruego a Dios para este año encontrarmecon ellos otra vez”.

Rafael Castillo Viscaíno
Periodista de ADN
Barranquilla

COMENTAR
GUARDAR