Luis Felipe Cardoza tiene tatuado al América en su corazón
Archivo

Luis Felipe Cardoza tiene tatuado al América en su corazón

El defensa central llega del Universidad de San Martín de Perú. Dice que tiene 16 tatuajes.

19 de diciembre 2012 , 05:24 a.m.

En su cuerpo tiene pintados los nombres, fechas y situaciones que han marcado su vida. Allí, en su espigado lomo, reservó un espacio para tatuarse el escudo del equipo que le ha brindado grandes alegrías y profundas dolores: América de Cali.

En algún tiempo, Luis Felipe Cardoza estuvo del otro lado, ataviado de rojo y alentando sin desmayo a los rojos desde la tribuna popular. América se convirtió en su religión, lo tatuó a su corazón.

Lea aquí "Dirigir al América es una cuestión de pasión": Diego Umaña

"Viajaba a todo lado. En Colombia estuve en todos los estadios y por fuera alcancé a ir a Perú a un partido frente a Sporting Cristal. El sueño era ver al América campeón y lo pude hacer. Al jugador que más ovacionábamos era a Jairo el 'Tigre' Castillo, al igual que a Frankie Oviedo y a Jersson González. Siempre fui a apoyar, nunca a putear a los jugadores", comentó Cardoza en diálogo con Diario MÍO.

En aquel entonces, ya el hoy defensor de 27 años, había pensando en desistir del fútbol y aguantado necesidades lejos de Colombia. Su primer mazazo lo recibió a los 17 años, tras la muerte de su padre, Luis Alberto.

"No quería seguir jugando luego del fallecimiento de mi padre. Me fui a los Estados Unidos a trabajar pintando casas, colocando pisos... hasta que un empresario me dijo que me iba a ubicar en Argentina. Sin embargo, me tuvo en varios clubes y en ninguno me pude quedar. Me tocó guerrear... Estuve en Almagro, River Plate, en Mar del Plata. Luego se presentó la oportunidad de ir al Liverpool de Uruguay, que es un gran club y donde compartí con Julián Lalinde", rememoró el jugador criado en el barrio Bretaña en Cali.

Antes de ello, Cardoza, había hecho sus divisiones menores en el Deportivo Cali y actuado en la Selección Valle, junto Carlos Valdés, Cristian Zapata, Danny Quendambú, Hugo Rodallega y Donald Millán, entre otros jugadores. Aquel equipo rojiblanco era orientado por el ex entrenador del América Juan Carlos Gruesso.

Lea aquí Alexis Viera regresaría al pórtico del América 2013

Y para el 2013, luego de haber actuado en el Liverpool uruguayo, Bogotá F.C., Centauros, Aragua venezolano, Cúcuta, león de Huanuco y Universidad de San Marín peruano, Cardoza obedeció al corazón.

"Es un reto durísimo. Sé la presión que tiene América por subir y por eso vengo a entregarme el ciento por ciento. Después de que fui a los partidos frente a Alianza y a Cúcuta, sentí el deseo que jugar en el América. De pronto podré perder en lo económico, pero lo asumo porque sé que es algo que voy a vivir, cosas del corazón, entonces, voy a pelear por el sueño que tenemos todos", aseguró el nuevo refuerzo del equipo que dirigirá Diego Umaña.

Su próximo tatuaje espera que sea el de su primogénito. Aún no lo ha engendrado. De momento, espera defender con vehemencia la amada figura que lleva en su dorso, la de los 'diablos rojos'.

"Ya perdí la cuenta, pero creo que tengo 16 tatuajes. Era el sueño que tenía de joven, por las situaciones que he vivido. Los ángeles son las guías de mi vida, la luz que me muestra el camino. Tengo las fechas del fallecimiento de mi padre, el nombre de él, mi nombre, el de mi mujer, el tatuaje del América y muchos otros", cerró el zurdo defensor.
 
Héctor Fabio Gruesso
Periodista Diario MÍO, Cali
hecgru@eltiempo.com 

COMENTAR
GUARDAR