Hernán Torres, el capitán del barco azul que quedará en la historia
Apuestas Futbolred
Archivo

Hernán Torres, el capitán del barco azul que quedará en la historia

El estratega ibaguereño supo encaminar un equipo y llevarlo a lo más alto del fútbol colombiano.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
17 de diciembre 2012 , 01:03 a. m.

Hernán Torres lo logró. Sonó el pitazo final ante Medellín y pudo lograr su primera vuelta olímpica como DT.
 
La primera dedicatoria ¿para quién es?
A mi papá... Ha sufrido mucho por mí, sobre todo en Ibagué lo han censurado, cuando me criticaban. A los papás les duele cuando hablan de sus hijos y en las tribunas de Ibagué fui muy atropellado, demasiado. No tengo resentimiento con la gente, créame. Hubo gente que me atropelló pero otra hace fuerza por mí, hay mucho amigo que desvive porque me vaya bien. Todas esas cosas, esos retos, me hicieron fuerte. Dicen que nadie es profeta en su tierra, pero yo si fui profeta en mi tierra, a mí me fue bien.

Fueron cinco años donde clasificamos a Copa Libertadores, a torneos suramericanos, los dejé clasificados cuando renuncié a torneos suramericanos, fui a casi diez finales un subcampeonato. Yo sí fui profeta en mi tierra.

Y también mi madre. En una situación crítica en el Tolima estaba triste y acongojado. Entró a mi habitación, me estaba yendo muy mal en los resultados y yo le dije que iba a renunciar; ella se arrodilló conmigo, oramos y fue un momento que nunca se me olvidará. Un momento de nostalgia, de sentimiento, descargué todo lo que tenía y después de esa oración salí tranquilo. Mi mamá no me dejó renunciar. Quiero entregarles a mis viejos una alegría grande. Si llego a salir campeón para ellos va a ser lo máximo, como diría mi papá, ahora si me puede morir tranquilo.

Una anécdota en estos cinco meses...
Es una anécdota triste... Se nos murió Céspedes en plena pretemporada, eso fue un golpe duro para el grupo. No quería hablar de este tema hasta que no fuéramos campeones pero usted me pregunta y eso nunca me pasó en la vida... o sí me pasó. Cuando estaba en el Cali se murieron dos jugadores cuando yo dirigía la práctica, fueron Córdoba y 'Carepa'. pero alegrías hemos tenido muchas, como cuando le ganamos a Gremio. El partido estaba muy complicado, hacía cambios a ver qué, cambié el módulo como tres veces y en los últimos 30 minutos hicimos tres goles. Fue un partido de inmensa felicidad.

¿Y un partido que tenga en la memoria de esta campaña?
El que le ganamos a Deportes Tolima en Ibagué. Fue un partido bien estudiado. Con 'Chusco' (Sierra, su asistente) hablamos de lo que íbamos a hacer. Fue de mucho sufrimiento, de aguantar para hacer los cambios. Creo que lo manejamos bien, hicimos los cambios en un momento ideal y desequilibramos cuando teníamos que desequilibrar. Tolima nos tuvo muy encima, por todos los medios con su velocidad, con Robin, con Chará, Andrade, con Rojas, y había un comportamiento muy importante de nuestros defensas, que controlaban. Nosotros decíamos aguantemos, en el momento indicado hicimos los cambios y en el momento indicado llegaron los goles. Ese partido nos dio la clasificación.

Sinceramente, si no hubiese salido campeón ¿era un fracaso?
Sería una tristeza muy grande pero no un fracaso.

En estos últimos días ¿usted ha soñado con levantar ese trofeo el domingo?
"Sí he soñado con él, he soñado. Me lo he imaginado, subiéndome a la tarima y que me pongan la medalla de oro. Es un sueño que está cerquita, más cerca que nunca y esto convencido que Dios nos va a dar esa bendición. Ojalá, a las 8 y 30 de la noche, El Campín vestido de color azul. "Usted entra a la cancha y siente una energía buena, positiva, linda. Siente como que se le infla el ego cuando ve todo ese estadio azul. Uno siente esa energía de ganar, de hacer fuerza para que el equipo gane, no como otras aficiones que a veces hacen fuerza para que pierdan y echen al técnico. Usted entra a la cancha y lo palpa". La afición que tenemos ha sido importantísima, uno de los puntos fuertes para que Millonarios tenga esta campaña. La ayuda incondicional es definitiva".

Hernán Torres lo logró, ganó la estrella 14 de Millonarios. Guió, fue el capitán de un barco que ya está en lo más alto del fútbol colombiano. 


Diego Loaiza
Futbolred-Bogotá

COMENTAR
GUARDAR