A solas con Hernán Torres Oliveros, el estratega 'embajador'
Archivo

A solas con Hernán Torres Oliveros, el estratega 'embajador'

Futbolred tuvo una extensa charla con el DT de Millonarios, horas antes de la final ante el DIM.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
16 de diciembre 2012 , 07:50 a. m.

Este tolimense de 51 años está a noventa minutos de acabar con una larga espera, a una victoria de estampar en el escudo de Millonarios la tan anhelada estrella 14, luego de 24 años de frustraciones. Por eso sus primeras frases fueron: "si le digo que no estoy nervioso, le estaría mintiendo...estoy tensionadito pero sabroso, como dice mi asistente, 'Chusco'".
 
Hace cinco meses y cuatro días, Hernán Torres estaba en la sala de prensa del estadio El Campín para ser presentado oficialmente como técnico azul. Ese lunes 10 de julio de 2012, el entrenador nacido en Ibagué decía "pelearé a muerte por el título, Millonarios lo necesita". Este domingo, en el estadio El Campín podría conseguirlo.

La voz se le entrecorta, casi derrama una lágrima, miró al horizonte y suspiró. Ese hombre que a veces pasa de serio, de estricto, también tiene su corazón y así lo dejó ver cuando expresó que si sale campeón, le dedicaría el título a sus 'viejos', en especial a su progenitor.

"A mi papá...A él porque ha sido una persona que ha sufrido mucho por mí", prometió Hernán Torres, que habló a solas con Futbolred horas antes del partido más importante del club 'embajador' en los últimos 24 años.
 
Futbolred: ¿Está nervioso?
H.T: "Si le dijo que no estoy nervioso, le estaría mintiendo...estoy tensionadito pero sabroso, como dice mi asistente, 'Chusco'".

Futbolred: Son 24 años en los que han pasado muchos técnicos por el banco de Millonarios y usted está a punto de hacer historia y darle una alegría a mucha gente...
Hernán Torres: "Sabemos que son 24 años esperando de nuestra afición, pero no solamente la alegría es para ellos, es para nosotros también, para cada uno de los que integramos a Millonarios, no solamente la parte deportiva, sino la parte administrativa. Se ha luchado, se ha conformado un grupo y que están concatenados para conseguir los objetivos. Vamos bien, estamos a punto de conseguirlo y lograrlo, hay que jugar el partido, pero hay una fe y una convicción en el grupo que Dios quiera que se cristalice contra Medellín".

Futbolred: ¿Es su mejor momento como técnico?
H.T: "Sí, es un momento importante, en el que hemos vivido experiencias tristes, buenas, felices, de un trasegar de una serie de jugadores importantes y jóvenes. Con unos directivos de Tolima, Itagüí, y hoy de Millonarios y todas esas interrelaciones con todos esos directivos, jugadores, la van haciendo a uno más fuerte y más maduro. Estamos en un buen momento, aspirando siempre a aprender más porque uno como técnico tiene que seguir actualizándose, día a día salen cosas nuevas en el fútbol. Como tal, estamos en ese proceso, contentos y esperando que las cosas salgan bien. Es un momento importante porque el equipo ha hecho una buen campaña, se han jugado dos torneos importantes, a nivel internacional se jugó la semifinal y casi vamos a la final, en el torneo local estamos en la gran final, disputando un título. Es una campaña redonda que tenemos que consolidar el próximo domingo".

Futbolred: Todos saben que trabaja pero qué es lo que hace porque en Tolima, Itagüí y Millonarios siempre rindió...
H.T: "Soy un técnico muy sincero con el jugador, yo siempre voy de frente con el jugador, llámese cómo se llame para elogiarlo, para criticarlo o corregirlo. Algunos jugadores no les gusta que uno les diga las cosas de frente, sobre todo a los mayores, aquí no pasa eso. A algunos jugadores no les gusta el trabajo mío, a algunos no les gusta la exigencia que tengo para trabajar, pero uno tiene que asimilar todo eso y al fin y al cabo, uno es como el papá de una familia, cuando el hijo se equivoca, hay que corregirlo. Tengo un lema que aprendí del señor Gabriel Camargo, al grupo de jugadores había que manejarlo con muñeca de hierro y guantes de seda, eso es lo que trato de aplicar y me ha dado mucho resultado. He sido más condescendiente, cuando me ha tocado he sido estricto, pero nunca he sido un técnico militar, no bobo. Siempre con recomendaciones que trato de hacer cumplir".

Futbolred: ¿Cómo es su relación con los jugadores, distante, amigable, cómo es?
H.T: "Yo con ellos dialogo, hablamos, más con unos que con otros, como pasa en todo grupo. Nos reímos cuando hay que reírse y cuando es serio, hay que ponerse serio, pero 'Chusco' tiene más contacto con ellos, es el filtro, es el que molesta, el que juega con ellos, lo molestan a él, es un complemento conmigo. Yo habló con ellos pero no con esa jovialidad que tiene el 'Chusco', que se mete con ellos, se tira al piso, lo embarran, lo tiran, eso es algo muy importante que tiene él y es un complemento conmigo. Yo soy el que a veces se pone serio, llego con la cara seria. Mi cara es así, dicen que yo nunca me río, yo es que yo sea de mal genio, eso dice mucha gente  pero no es así. Lo que pasa es que cando un grupo determina horarios, quiero que mis horarios se cumplan. Si a las siete hay que desayunar, a las siete desayunamos, no quiero que mi jugador llegue a las 7 y 30 o 8 de la mañana. Son cosas que hacen entender que yo soy mal geniazo, y no es así, lo que pasa es que uno dirigiendo un grupo humano, hay que seguir unas normas, unos parámetros disciplinarios, no al extremo porque el jugador de fútbol no se puede llevar a un extremo. Aquí en la concentración, el que ha tenido que ir a hacer alguna vuelta, le doy el permiso con mucho gusto y además este grupo es muy sano, muy profesional".

Futbolred: La primera dedicatoria seguramente sería para Dios, pero a renglón seguido ¿quién estaría?
H.T: "A mi papá...A él porque ha sido una persona que ha sufrido mucho por mí, sobre todo en Ibagué lo han censurado mucho, cuando me criticaban bastante en Ibagué. A los papás les duele cuando hablan de sus hijos y en las tribunas de Ibagué fui muy atropellado verbalmente, mucho, demasiado. No tengo ningún resentimiento con la gente de Ibagué, créame que no porque así como hubo gente que me censuró y me atropelló verbalmente, hay mucha gente que hace fuerza por mí, hay mucho amigo que desvive porque me vaya bien. Todas esas cosas, todos esos retos me hicieron fuerte, luchar y dicen que nadie es profeta en su tierra, pero yo si fui profeta en mi tierra, a mí me fue bien, esos que no les gusta Hernán Torres y no lo quieren reconocer, ya es diferente, pero yo sí hice cosas en Ibagué y respondí. Fueron cinco años donde clasificamos a Copa Libertadores, a torneos suramericanos, los dejé clasificados cuando renuncié a torneos suramericanos, fui a casi diez finales un subcampeonato. Yo sí fui profeta en mi tierra. Entonces mi papá sufrió mucho porque saben que es mi papá le tiran sátiras. Fue a Medellín y va a venir acá a Bogotá, cómo no me va a acompañar, va a estar conmigo. Es mi viejo y también a mi madre. En una situación crítica en el Tolima, estaba triste y acongojado, entró a mi habitación me estaba yendo muy mal en los resultados y yo le dije que iba a renunciar, ella se arrodilló conmigo, oramos y fue un momento que nunca se me olvidará. Un momento de nostalgia, de sentimiento, descargué todo lo que tenía y después de esa oración salí tranquilo. Mi mamá no me dejó renunciar porque yo iba a renunciar. Quiero entregarles a mis viejos una alegría grande. Si llegó a salir campeón para ellos va a ser lo máximo, como diría mi papá, ahora si me puede morir tranquilo".

Futbolred: ¿Una anécdota en estos cinco meses?
H.T: "Es una anécdota triste...se nos murió Céspedes en plena pretemporada, eso fue un golpe duro para el grupo. No quería hablar de este tema hasta que no fuéramos campeones pero usted me pregunta y eso nunca me pasó en la vida... o sí me pasó. Cuando estaba en el Cali se murieron dos jugadores cuando yo dirigía la práctica, fueron Córdoba y 'Carepa'. Esa es la triste y alegrías hemos tenido muchas. La alegre fue cuando le ganamos a Gremio. El partido estaba muy complicado, por momentos en el segundo tiempo yo decía, por dónde, por dónde y no encontraba. Hacía cambios a ver qué, cambié el módulo como tres veces y en los últimos 30 minutos hicimos tres goles. Fue un partido de inmensa felicidad y de mucha alegría".
 
Futbolred: ¿Y un partido que tenga en la memoria de  esta campaña?
H.T: "El que le ganamos a Deportes Tolima en Ibagué, ese fue un partido bien estudiado. Con 'Chusco' hablamos antes del partido, hablamos lo que íbamos a hacer, fue de mucho sufrimiento, de aguantar para hacer los cambios, creo que lo manejamos bien, hicimos los cambios en momento ideal y desequilibramos cuando teníamos que desequilibrar. Tolima nos tuvo muy encima, por todos los medios con su velocidad, con Robin, con Chará, Andrade, con Rojas, que esa noche anduvo muy bien y había un comportamiento muy importante del cuadro dos nuestro en defensa, que controlaba. Nosotros decíamos aguantemos, en el momento indicado hicimos los cambios y en el momento indicado llegaron los goles. Ese partido nos dio la clasificación".

Futbolred: ¿Y ese gol de Hárrison Otálvaro le queda en la memoria?
H.T: "Sí, claro, además porque siempre estoy diciéndole a mis volantes que tienen que llegar como delanteros. Hárrison la hizo perfecta porque Perlaza había podido enfrentar y seguir, pero no, enfrentó y abrió la cancha. Entró Hárrison solito, hizo el gol y llegó la felicidad".

Futbolred: Todos los jugadores son importantes en un plantel pero un jugado que lo haya deslumbrado de su equipo...
H.T: "Todos...usted me podría decir, este es acomodado, no todos porque, porque todos han jugado. No hay un jugador que no haya jugado en el torneo y todos respondieron a la exigencia. El otro grupo que era diferente al de Copa Suramericana me hizo 13 puntos, que nos sirvieron para clasificar, entonces eso es gratificante. Hasta los menores, Padilla, un jugador que cumplió, Alarcón, yo le digo la 'Nigua', Asprilla, todos han cumplido, para mí fueron importantes todos, todos han aportado su granito de arena para estar donde estamos. Los arqueros han jugado, jugó Nelson, Lucho y García, es decir, es un trabajo concatenado y todos están comprometidos".

Futbolred: usted se encargó de darle a Hárrison una nueva oportunidad y a mucha gente los ha impresionado Otálvaro...
H.T: "Cuando yo llegué, Hárrison estaba en una carpeta para salir y yo a ese jugador lo ví en la Selección Colombia, y en ese momento era el jugador que a futuro iba a deslumbrar. Y no se le puede olvidar a un jugador, de la noche a la mañana, jugar fútbol. Yo hablé con él, le dije va a trabajar, gánese su posibilidad. Él empezó incluso con los suplentes, no jugaba en todos lados, no lo llevé a Paraguay, a Perú, se quedaba con el grupo y trabaje y trabaje, juegue, mejore y agarre ritmo. Yo ya lo empecé a ver adaptado al fútbol que me gusta, balón al piso, juego a dos toques y para adelante. Se fue metiendo, cuando llegó la oportunidad, la tomó y no la ha soltado más".

Futbolred: ¿Qué momentos de su vida, con su familia se le vienen a la cabez en estos instantes tan importantes?
H.T: "Mi esposa, mi hija, la familia que tengo en Ibagué, la que tengo en Bogotá. Mi hija sufre mucho, le da dolor de estomago, llora, se arrodilla, cuando ganó el partido me abraza, cuando pierdo le noto la cara triste, los ojos llorosos, como diciéndome ánimo papá. Ella sabe que cuando yo pierdo...las derrotas a mí me golpean muy duro, bastante. Con Tigre me golpeó bastante y ella se dio cuenta, me daba ánimo. Son cosas que a veces uno piensa en mejorar...".

Futbolred: ¿Su mentor es Miguel Augusto Prince, a él le debe mucho de los que sabe como técnico?
H.T: "Sí. Algún día hablábamos y él me decía, y yo lo siento así, sus triunfos son mis triunfos y sus derrotas son mis derrotas. Esa es la verdad".

Futbolred: ¿Qué significa para usted ver el estadio El Campín vestido de azul?
H.T: "Usted entra a la cancha y siente una energía buena, positiva, linda usted siente como que se le infla el ego cuando ve todo ese estadio azul. Uno siente esa energía de ganar, de hacer fuerza para que el equipo gane, no como otras aficiones que a veces hacen fuerza para que pierdan y echen al técnico. Usted entra a la cancha y usted lo siente, lo palpa y sí lo siento yo, lo sienten los jugadores. Lo digo y lo recalco, la afición que tenemos ha sido importantísima, indiscutiblemente ha sido uno de los puntos principales y fuertes para que Millonarios tenga esta campaña. La ayuda y el apoyo incondicional de la afición ha sido invaluable y definitiva".

Futbolred: ¿Su máximo sueño como técnico?
H.T: "Ser campeón con Millonarios".

Futbolred: Sinceramente, si no sale campeón ¿Sería un fracaso?
H.T: "Sería una tristeza muy grande pero no un fracaso".

Futbolred: En estos últimos días ¿Ha soñado con levantar ese trofeo el domingo?
H.T: "Sí he soñado con él, he soñado. Me lo he imaginado, subiéndome a la tarima y que me pongan la medalla de oro. Es un sueño que está cerquita, más cerca que nunca y esto convencido que Dios nos va a dar esa bendición. Ojalá el domingo a las 8 y 30 de la noche todos estemos celebrando".

Diego Loiaza Gómez
Periodista Futbolred.com
Bogotá
En twitter: @loaizadiego 

COMENTAR
GUARDAR