Así fue la última vez que vi a Calero
Apuestas Futbolred
Archivo

Así fue la última vez que vi a Calero

Acá la historia de la última visita del 'Show' a Bogotá en septiembre pasado. Siempre un grande.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
05 de diciembre 2012 , 10:21 a. m.

!Vení, Miguel. ¡Vení!’. En medio de risas contestó: “Oigan a este. ¿Ah, ‘Andresito’? -por Chitiva, quien estaba al lado-”. Así era el ‘Show’ Calero. Aunque parecía serio, siempre tenía una salida cargada de humor.

Esa corta escena sucedió en un restaurante del sector de La Candelaria, en Bogotá, el pasado 6 de septiembre. Esa fue la última vez que tuve a Miguel Calero frente a frente.

La relación con él, uno de mis ídolos futbolísticos, se edificó a base de correos electrónicos. Siendo un novel periodista, cuando trabajaba en el Diario Deportivo, su mail cayó en mis manos. De hecho, me lo sé de memoria: miancaro1972@hotmail.com.

Y desde 2005, cuando le escribí por primera vez, cada vez que le pedía que me respondiera algunas preguntas, Miguel lo hacía 48 o máximo 72 horas después del primer contacto. Al final del mensaje siempre decía: ‘Osquítar, gracias a usted. Con gusto’.

Por eso cada vez que lo veía, me volvía a presentar: “Hola, Miguel. Soy Óscar Ostos, el que te escribía del Diario y ahora hace poco de Futbolred.com”. Un par de segundos y recordaba sin hacer mucho esfuerzo.

Ese 6 de septiembre lo volví a abordar personalmente. “¿Vamos a hacer una entrevista?”, le dije. La respuesta fue inmediata: “Claro, claro. En cualquier momento la hacemos. Usted sabe que no hay problema. Pero ahora déjeme tomar un café”.

Mientras caminaba y llegaba a la barra del restaurante para pedir la bebida caliente, también les arrancó sonrisas a varias niñas futbolistas del sector de Usme que querían una foto con él y que al día siguiente gozaron con sus enseñanzas.

Minutos antes, Calero participó en la rueda de prensa junto a los líderes del proyecto ‘Constructores de paz’. Estuvo reflexivo, no se cansó de agradecer por la invitación para volver a Colombia y por tener la oportunidad de compartir sus experiencias, tras 20 años de carrera profesional, con pequeños talentos.

Pero siempre el ‘Show’ tenía algo más para dar. De La Candelaria salió en una camioneta tipo Van, junto a Andrés Chitiva, rumbo a la Cárcel Distrital. Tan pronto se subió al vehículo, todos los que estaban esperándolo sonrieron. Un apunte más, uno de los tantos que brotaban en cada instante.

Allí en el centro carcelario mostró su mejor cara, su don de gente y esa calidad humana que lo hizo destacar más allá de las canchas. “Un saludo para todos ustedes. Solamente quiero decirles que espero que algún día nos podamos ver y jugar un partido”, afirmó con una voz de esperanza Miguel ante un auditorio que estaba hasta las banderas por su presencia.

Si los presos estaban felices, ni qué decir las reclusas. Allí hasta se atrevió a estampar su autógrafo en la nalga de una de las emocionadas muchachas. Posó para una y mil fotos y partió dejando ese inconfundible legado personal…

“¡Osquítar, nos vemos! Mándeme las foticos. Usted se sabe el correo” Y sí que me lo sé. Ahora a miancaro1972@hotmail.com no queda otra que escribirle al cielo. Allí seguro que él seguirá con sus espectaculares atajadas y con su humor de siempre.

Óscar Ostos
Subeditor Diario MÍO
oscost@diariomio.co

COMENTAR
GUARDAR