"Con esta Selección, sufrir con ilusión es muy diferente": Bermúdez
Archivo

"Con esta Selección, sufrir con ilusión es muy diferente": Bermúdez

El 'Patrón' analizó, punto por punto, la Selección Colombia que dirige el argentino José Pékerman.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
22 de noviembre 2012 , 04:04 a.m.

Jorge Bermúdez, el 'Patrón' que pasó de la cancha al set de televisión (ESPN Deportes) para “analizar, no criticar” el fútbol, que será para siempre pasión, llevó al tablero el tema de moda: la Selección Colombia.

El exjugador de la Selección, de Boca Juniors, Benfica y América de Cali, entre otros equipos, se refirió al momento generacional del fútbol colombiano y en especial a lo que a él le significa la presencia de José Pékerman al frente del combinado tricolor.

“La etapa de Pékerman superó un momento muy difícil después del partido con Ecuador. El grupo le da credibilidad, está convencido con su trabajo y es su líder natural. Después, hay gran trabajo, sensibilidad, se ve una selección con paso firme, sólida y que aspira con solidez a clasificar al Mundial”, dice, para comenzar.

La ‘varita mágica’ de Pékerman

La clave es confianza. No hablo mal de ‘Bolillo’ (Gómez), que es mi padre, ni de Leonel (Álvarez), que es mi hermano. Hablo de cómo te toman las personas, qué clase de director necesitaba Colombia, qué líder necesitaba ese grupo de jugadores por lo que son internacionalmente. Cuando nosotros hicimos nuestro proceso, el 95% militábamos en Colombia, hoy el 95% milita en el exterior y se tutea con los mejores técnicos del mundo. Estaban los técnicos y los jugadores pero no había armonía. Pékerman, en el manejo interno y externo, los convenció.

El manejo interno de la Selección

No influye en el resultado pero sí en la confianza del jugador a su técnico porque sabe que no va a ventilar las cosas internas sin necesidad. Ese es el fundamento de la confianza y eso hace que yo, como jugador, crezca mentalmente. Eso lo hizo chocar. Pero él tiene su estilo. Siempre lo manejó así y no sólo en Colombia. Pide respaldo a un trabajo y que se critique eso y no su estilo. En el 90, cuando yo jugaba, al vestuario entraban los periodistas hasta el camerino y si uno pedía que no pues era un ‘agrandado’. A veces los periodistas sabían las alineaciones antes que los jugadores. Acá este fin justifica los medios: el Mundial, que estos muchachos nos vuelvan a llevar, que sea una generación positiva. Yo sufro mucho la realidad del fútbol de acá, yo soy Colombia a donde voy.

¿Era Pékerman? ¿Era un técnico extranjero?

Era su personalidad lo que hacía falta, no era la nacionalidad. ‘Bolillo’ tuvo su problema personal que lo aisló; Leonel vino de una forma apresurada por su nombramiento y por cómo lo tomó él, dejó que le impusieran y terminó en situaciones que le iban a convenir. Ese equipo de Copa América era importante, se corta el ciclo; vino Leo con el triunfo en Bolivia y nos emocionamos pero vimos que algo faltaba. No había confianza en él, los jugadores lo respetaban pero sentían que le hacía falta, que no estaba preparado para el cargo. Y no es que Leo no sea la persona, es que tenía que recorrer el camino, como lo está haciendo ahora.

¿La mejor generación de la historia?

No creo que esta generación sea mejor que todas las que han pasado. A mí me parece que la que ganó la Copa América 2001 era muy buena. Colombia, hace 12 o 14 años, deambula entre equipos que no eran y técnicos que no podían. Ahora hay un momento lindo, con picardía, pero no puede quedar atrás un Iván Ramiro Córdoba. ¿En cuatro años esta generación estará vieja? ¿No servirán Falcao, Guarín, Aguilar?

El tema Falcao

Lo de Falcao pasa por su mismo proceso: un inicio en River, cuando lo llamó Lara, quien lo mandó a la tribuna y no lo tenía en cuenta; luego llegó al Porto, empezó a crecer y ‘Bolillo’ le ponía a hacer trabajos (de marca) y no tenía la dimensión; hoy es el hombre al que quieren los mejores equipos de Europa. Hay que ver hasta dónde el técnico le da la opción de sentirse cómodo, que esa es la clave. Ahora, está Falcao pero tenemos a Jackson, a Teófilo, a Darwin. Ese es el crecimiento colectivo de un técnico que encontró la clave. Es un equipo moderno.

El aporte de los veteranos Mondragón y Yepes

Son fundamentales. Hacen el papel de los maduros y con criterio, que han vivido y siembran. Del grupo que fue al Mundial de 1998 no había uno solo en el 2011 ¿Quién entiende que Freddy Rincón saliera tan mal de la Selección? Mientras ambos puedan aportar, tienen que estar, no sé si llegarán al Mundial pero ese ejemplo pasa de una generación a otra. Es inteligente Pékerman en eso.

¡Paren de sufrir!

No se sufre como antes, pero seguiremos haciendo fuerza. Sufrir con ilusión es diferente. Antes ni eso teníamos, pedíamos con veladora que hiciéramos un gol. Ahora nos emocionamos con Armero, con Cuadrado, con James, como cuando se le daba la pelea al Pibe, a Rincón, a Asprilla, que la metía porque la metía.

El presente y el futuro profesional

Uno no siempre hace lo que quiere, pero hay que amar lo que se hace. Esto me dio la oportunidad de estar con mi familia. Dejé de lado la familia por el fútbol y ahora estoy en los dos frentes. No soy periodista, pongo una vivencia y trato de desarrollar mi concepto con respeto. Nuestra huella en el fútbol argentino nos dio otras posibilidades.

Jenny Gámez A.
Editora de deportes- Diario ADN Colombia
jengam@eltiempo.com
En Twitter: @jennygameza

COMENTAR
GUARDAR