"Johnny Ramírez es hijo mío", dice Leonardo López
Archivo

"Johnny Ramírez es hijo mío", dice Leonardo López

El volante da de qué hablar en Junior, aunque apenas ha jugado un solo partido con la rojiblanca.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
16 de noviembre 2012 , 03:08 a.m.

No solo por la pelea que tuvo con su compañero Luis Narváez en un entrenamiento de la semana pasada. El volante de Junior es irreverente en su corte de cabello, en su forma de vestir, para polemizar con los hinchas en su cuenta de Twitter (@lopezleo26) y para referirse a uno de los jugadores de Millonarios con los que se podría enfrentar el domingo.

“Johnny Ramírez es hijo mío”, dice López, sin titubeos, y agrega: “Yo jugué con él tres años (en Chicó), sé cómo es su estilo, nos conocemos muy bien, vamos a ver quién se cansa o mete más, es una motivación más. Va a ser un lindo partido, tengo dos duelos ahí, no voy a decir con quienes. Es un partido de seis puntos”.

Ramírez tuvo roces con Sebastián Viera, en las semifinales de hace un año cuando jugaba en el cuadro ‘Ajedrezado’, y con Teófilo Gutiérrez, recientemente en el partido que los rojiblancos perdieron 2-0 ante los azules en Bogotá. El volante paisa tiene fama de provocador y sufrió una salvaje agresión de Gerardo Bedoya.

López, que ha sido ensayado por ‘Cheché’ Hernández en las formaciones titulares, siente que sería un buen guardaespaldas de los talentosos rojiblancos que podrían afrontar incitaciones de Ramírez, quien parece ser su admirador.

“Puede hablar lo que quiera, hay que saberlo manejar, esto no es del que más hable, es del que más meta y sepa pegar. Cuando llegué de Argentina me hizo ir a Tunja para que le hiciera el mismo ‘look’ mío, de pronto soy el ídolo de él”, expresa el mediocampista con sonrisa maliciosa.

“Si él va a querer opacar a un compañero mío, yo voy a superar eso. Yo sé en qué momento ablandarlo”, añadió

Leonardo López aprovechó su encuentro con los medios para aclarar que no tienen ningún inconveniente con Narváez después del choque que protagonizaron.

“Él y yo somos jugadores temperamentales. Eso ya pasó y es bueno que pase, es consolidar un grupo. Ya quedó atrás. Fue un momento en donde él quiere ganar y yo quiero mostrar. Se presta para muchas cosas. Malentendidos no hay, compartimos, nos reímos, es un amigo más para mí”, puntualizó al respecto.

Por Rafael Castillo Vizcaíno
Periodista ADN
Barranquilla

COMENTAR
GUARDAR