Un Arsenal manso cayó en casa frente al Schalke 04