Un 'Tigre' se robó el ambiente y el espectáculo en el Metropolitano
Archivo

Un 'Tigre' se robó el ambiente y el espectáculo en el Metropolitano

Los asistentes al juego en que Colombia venció a Paraguay gritaban :"¡Falcao! ¡Falcao! ¡Falcao!"

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
12 de octubre 2012 , 04:15 p.m.

Nadie se quería mover de su silla. Ninguno se quería sentar. Después de las dos estocadas de Falcao García, el público estaba enloquecido, sumergido en un mar de alegría, saltaba en un solo pie y quería sacar en hombros al samario, a Yepes, a Valencia, a Cuadrado, a todos.

La selección Colombia completa recibió una sonora ovación al término de la victoria 2-0 ante Paraguay. Los jugadores se dejaron contagiar de las celebraciones y armaron la suya. Abrazados en una ronda empezaron a saltar. Una fiesta en la cancha y en las graderías.

Vea aquí: Así se vivió el triunfo de Colombia en las gradas del Metropolitano.

El goleador del Atlético de Madrid se desahogaba en una entrevista, mientras Mario Yepes se acercaba a cada una de las tribunas para agradecer el apoyo de la afición. James también levantó los brazos hacia las cerca de 50 mil personas que abarrotaron el estadio Metropolitano Roberto Meléndez.

El festejo no fue todo el partido. El primer tiempo fue angustiante y recortó un montón de uñas. Fue duro, difícil, complicado, justo como se había advertido por los dirigidos por José Pékerman.

Hubo preocupación, caras largas y pesimistas en la tribuna, sobre todo en los primeros minutos, cuando Paraguay presionó y maniató la propuesta ofensiva del combinado patrio.

Pero las dudas se comenzaron a disipar en el segundo tiempo. Juan Guillermo Cuadrado llevó la electricidad y chispa que hacían falta. El antioqueño logró despertar a sus compañeros y a la hinchada con su fútbol picante, atrevido, habilidoso.

A partir de la entrada de Cuadrado se empezó a redondear una fiesta, que no habría sido realidad sin la fuerza anotadora y la categoría del melenudo imparable. ‘El Tigre’ volvió a marcar territorio y dejó su huella en las redes albirrojas.

Luego de responder un bombardeo de interrogantes, el samario abandonó la cancha en medio del coro al unísono de todo el estadio: “¡Falcao! ¡Falcao! ¡Falcao!”.

Rafael Castillo Vizcaíno
Periodista de ADN
Barranquilla

COMENTAR
GUARDAR