"Mi señora prefiere ver a Millonarios que a River": Gabriel Fernández
Archivo

"Mi señora prefiere ver a Millonarios que a River": Gabriel Fernández

Dijo que se retiraba del fútbol al irse del Cali, pero juega en la tercera división de Argentina.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
03 de octubre 2012 , 07:58 a.m.

Gabriel Fernández, el argentino que fue ídolo de Millonarios, dijo tras su paso por el Deportivo Cali que era hora de colgar los guayos, pero al parecer cambió de opinión.

El volante creativo sigue jugando fútbol profesional en su país y amablemente concedió una entrevista para FUTBOLRED.COM Habló de lo que paso en el cuadro 'Azucarero', de cómo llegó a Colombia, de sus experiencias en el país y un poco más.

Cuando se fue del Deportivo Cali dijo que se iba a retirar del fútbol, pero hoy en día está jugando para el Deportivo Flandria, de la tercera división de Argentina, ¿qué fue lo que paso?

Es tal cual como lo dije antes de irme del Cali, la idea mía es retirarme del fútbol, yo me vine con la intención de seguir estudiando (para técnico), de dejar el fútbol a un nivel muy profesional. Luego surgió el llamado de esta gente amiga, de participar de la manera en la que más pueda, pero sin tantas presiones ni compromisos.

¿Hubo algún inconveniente con Julio Comesaña?

En la época que tuve a Julio en Cartagena, en mi primera experiencia con él, fue muy buena, me dejó cosas importantes. En esta segunda experiencia como entrenador sostengo que también le logré aprender cosas importantes. El fútbol tiene situaciones que a veces pasan y uno no comprende, como los resultados, uno puede trabajar muy bien, preparar los partidos de la mejor manera y los resultados no se dan, y esos son los que lamentablemente mandan.

¿Hubo algún problema con el Deportivo Cali cuando se enteró que no se había retirado?

No porque yo tenía muy buena relación con Julio, con los compañeros, con la dirigencia, con María Clara (Naranjo), con Astudillo. Sabían cuál era mi deseo, así que tomé la decisión de rescindir mi contrato para venirme a Argentina. Con Julio había hablado de que hacía tiempo quería prepararme y que la mejor forma era estando acá.

¿Cómo llegó usted a Colombia?

Llegué después de hacer un torneo espectacular en Ecuador, donde fui goleador y clasifique a una Copa Libertadores con el Olmedo. El técnico era Dragan Miranoviæ (Q.E.P.D.) que se fue para Millonarios y me dijo que quería tenerme. En ese momento yo tenía como compañero a Iván René Valenciano, quien siempre me decía que tenía que aprovechar la oportunidad de jugar en Colombia porque era un fútbol que me podía favorecer mucho. Me convencieron y tuve la fortuna de llegar a un club muy grande en donde viví cosas muy bonitas de mi carrera.

En Millonarios era ídolo y figura, ¿por qué se fue?

En esa época el club atravesaba una crisis institucional importante y había divisiones políticas y de dirigencias dentro del club. Un montón de cosas que hicieron que no se cumpliera lo firmado. En un momento Millonarios compra mis derechos y paga una cuota. La segunda cuota no la pagaron, pasó un año y se adeuda, pasó año y medio y llegó la hora de reclamar mis derechos. Luego surgió la posibilidad de irme al Real Cartagena.

¿Le dolió no volver a Millonarios?

Me hubiese gustado terminar ahí mi carrera, de la manera que sea o ir y jugar mi último partido. Creo que es lo que más me hubiese gustado porque yo todavía lo siento como mi equipo, sigo siendo hincha del club, mi familia lo es, voy le pregunto a mi señora que a donde quiere ir y dice Bogotá, que si vamos a ver a River y me dice que no, que prefiere ver a Millonarios. Hay afectos muy importantes que nos han marcado mucho.

En su paso por Junior estuvo junto a Omar Pérez. Eran dos de los mejores jugadores del torneo en ese momento, pero las cosas en el equipo no se dieron, ¿qué fue lo que sucedió?

Llegué a un equipo en donde había muchas expectativas por el grupo que se había conformado, pero me llevaron sin el consentimiento del entrenador (Miguel Ángel López), creo que esto fue clave para que no se dieran las cosas. Yo llegué a Junior por pedido de los directivos y, más que nada, de la gente y la prensa, que hacía mucha presión para que yo llegara. El entrenador tenía dos jugadores importantes en esa posición, los dos juntos no podíamos jugar, o jugaba Omar o jugaba yo, y entonces llegó el momento en junio que apareció la oportunidad para irme a Emelec, negocié mi salida y me fui.

¿En cuál de los cinco clubes en los que jugó en Colombia se sintió más a gusto?

En todos me sentí a gusto. Deportivamente puedo decirte que me sentí a gusto en América, Real Cartagena y Millonarios porque se cumplieron los objetivos. En Deportivo Cali tuve un primer semestre bueno, un segundo más o menos, no tan bueno quizás. Y en Junior no me fue bien por lo que comente anteriormente y porque me tocó adaptarme a un clima muy pesado, a una ciudad a la que no estaba acostumbrado y deportivamente no me sentía cómodo porque no podía jugar con Omar y pensábamos que los dos juntos podíamos darle cosas al equipo.

¿Cuál fue el mejor y el peor técnico que tuvo en el país?

Creo que el que mejor me entendió y con quien mejor me sentí fue con Jorge (Bermúdez) en América. En Millonarios tuve a Dragan (Miranovic) que me conocía. Siempre voy a estar agradecido con él por lo que hizo por mí. Le aprendí muchas cosas importantes. Y con Rubén Insúa nunca me entendí. Creo fue el entrenador al cual le aprendí todo lo que no hay que hacer en el manejo de un grupo y en el comportamiento dentro de una institución tan importante como el Deportivo Cali. Creo que uno debe adaptarse a las circunstancias y no pretender que todo cambie para uno estar cómodo.

¿Quién fue el mejor jugador que enfrentó en Colombia?

 Uno que me gusta a mí y que me parecía un jugador extraordinario era Giovanni Moreno. En Envigado demostró que era un jugador diferente, distinto a todos. En el último año me gustó Dorlan Pabón.

¿El mejor y el peor estadio en el que jugó en el país?

Tuve la suerte de jugar en ellos ahora que los remodelaron y todos quedaron muy bonitos, pero a mí siempre me gustó jugar en El Campín. Y el peor fue el del Cúcuta por el gramado.

¿Cuál fue el mejor equipo que vio en su estancia en tierras cafeteras?

Uno fue el América de 2007 y el otro fue el Atlético Nacional de 2006.

¿Un partido y un gol que recuerde?

Recuerdo un partido contra Santa Fe que ganamos 1-0 en el año 2005. Hacía un par de años que Millonarios no ganaba un clásico y justo unas semanas antes tuvimos un par de lesiones de jugadores grandes, había muchos que debutaban y pudimos ganarlo con gol mío de tiro libre.

¿La mejor afición que vio?

Me tocó vivir una etapa dura en Millonarios en la cual la gente se aferraba más al equipo. Nosotros tuvimos un promedio de 29 mil personas ese año, para mí eso va a ser inolvidable.

¿Alguna vez le ofrecieron dinero para perder un partido?

No, jamás y además nunca lo hubiese aceptado, ni en el equipo como referente y mucho menos personalmente.

¿El árbitro que más recuerda?

Óscar Julián Ruiz por todo lo que significó y significa dentro del fútbol mundial, imponía respeto y además era un árbitro con el que podías hablar y tener un dialogo respetuoso.

¿Un periodista?

De Antonio Casale tengo un lindo recuerdo por la época que viví en Millonarios. Él era quien transmitía los partidos y por eso tenemos una buena relación.

¿Cuál era el jugador más bromista?

Banguero. Con él todo el mundo se ríe. Igual con Iván René Valenciano. Con ellos todos se divertían. Yo, en cambio, siempre fui el más serio tratando de mantener distancias. Había momentos para divertirse y otros para tomarnos muy en serio las cosas que nos jugábamos.

¿Cuál fue el jugador que más faltas le hacía?

Jorge Banguero (risas) era el más molesto de todos.

¿Qué le faltó en Colombia?

Me hubiera gustado jugar un torneo internacional con Millonarios.

Carlos Bayona Herazo
Especial para Futbolred.com
Buenos Aires, Argentina

COMENTAR
GUARDAR