"Le hice daño a todo el mundo del fútbol", reconoció Gerardo Bedoya
Archivo

"Le hice daño a todo el mundo del fútbol", reconoció Gerardo Bedoya

El jugador de Santa Fe se disculpó ante la sociedad por la agresión a Jhonny Ramírez, el sábado.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
24 de septiembre 2012 , 02:07 p.m.

Un Gerardo Bedoya triste, acongojado y sobre todo arrepentido fue el que dio la cara en la sede de Independiente Santa Fe para, como él lo dijo, "ofrecerles disculpas a todo el país del fútbol y a la sociedad" por la patada que le propinó en la cara al jugador de Millonarios Jhonny Ramírez durante el clásico del sábado pasado.

El volante de Santa Fe llegó puntual, vestido con un blazer negro con rayas, camisa blanca y jean. Particularmente, lucía unas gafas que nunca se le habían visto. El jugador tomó asiento y con serenidad y en tono suave empezó a responder las preguntas de los periodistas, en compañía del presidente del equipo, César Pastrana.

En lo que más enfatizó fue en admitir su culpabilidad y arrepentimiento por los hechos que lo pusieron en la picota pública.

"Fue un error y no tengo una justificación para lo que hice. Lo único que sé es que tengo que hacer todo lo posible para tratar de enmendar estos errores. Con Jhonny hablé el día de ayer (domingo), le pedí disculpas y hablamos largo rato, porque más que nada somos amigos".

Bedoya explicó los hechos del por qué después del codazo decidió agredir al Ramírez: "Yo no tengo justificación ante lo que hice. Es algo para erradicar de mi vida. Con la tarjeta roja me sentí impotente y reaccioné mal. Una reacción injustificada desde cualquier punto de vista".

"Aquí la culpa fue mía, Jhonny puede provocar y hacer todo lo que quiera, pero la forma de responder es la que yo tengo que controlar y no la controlé", dijo el antioqueño, refiriéndose a las provocaciones que pudo hacerle el volante de Millonarios. 

"Para tratar de evitar eso, espero pensar en mi hija, que es lo que más amo en el mundo, para controlarme y tener más paciencia en esos momentos".

El jugador confesó que después de la agresión a Ramírez, prefirió no hablar con nadie y solo haste este lunes conversó con sus compañeros del equipo: "Sentía vergüenza de ver a mis compañeros a la cara, más allá de que el respaldo de los directivos, del cuerpo técnico y de los jugadores fue muy grande".

Sobre el tema de los sentimientos que le generó el episodio, el 'General' confesó que le ha dolido mucho pensar en el daño que les hizo a su hija y a los niños que pudieron a preciar la agresión:

"Eso es algo de lo que más me ha dolido, saber que Santa Fe ha ganado mucha hinchada infantil y saber que a nosotros nos reconocen como ídolos. Acá mi deber es reconocer mi culpa y enviarles un mensaje de que eso no está bien".

Sobre Abril, hija de Bedoya, el jugador expresó que entiende que ella no ha visto las imágenes de la patada: "Creo que ella no la vio, estamos tratando de evitar que la vea, porque eso no le va a servir para nada".

Añadió que piensa mucho en la respuesta que le dará a su hija si se entera de lo que su papá hizo: "He pensado bastante en eso, he tratado de dialogar mucho con ella esperando que de pronto me pueda hacer esa pregunta para tener una respuesta y tratar de hablar con ella para guiarla".

Que la sanción no sea muy alta

"No sé cuál sea la sanción, espero que no sea muy alta. Estoy asumiendo mi culpa, fue algo antideportivo lo que hice y espero que pueda volver pronto", aseguró Bedoya en referencia al castigo que va a recibir.

Bedoya contó que es cierto que aconsejó a Ramírez para que hiciese un cambio en su apariencia, para destacarse más y hacerse reconocer, cuando fueron compañeros en el Boyacá Chicó, en el año 2010: "Jhonny es muy buen jugador, pero no era muy conocido, así que le recomendé que hiciera algo para verse diferente. Lo que no pensé fue que se hiciera esa cola".

Finalmente, el jugador, que suma 41 expulsiones en su carrerra y por lo tanto es el futbolista colombiano con más tarjetas rojas en la historia, explicó que pese a los hechos, no ha pensado en el retiro: "Todavía no me pienso retirar. El día que lo haga voy hacerlo por la puerta grande y mirando a todos a la cara, como siempre lo he hecho".

La agresión de Bedoya a Ramírez ocurrió a los 33 minutos de juego, al darle un codazo en la cara. En seguida, el volante azul se tiró al césped y ahí, con los taches del guayo izquierdo, el jugador de Santa Fe lo hirió en la frente y en el entrecejo.

(Vea cómo quedó Jhonny Ramírez tras la agresión de Bedoya).

Bedoya fue expulsado con tarjeta roja directa por parte del árbitro del encuentro, Adrián Vélez.

(Repase lo que sucedió en el clásico 269 entre Santa Fe y Millonarios).

Antonio Molina
Periodista de Futbolred.com
Bogotá
micmol@eltiempo.com
En Twitter: @AntonioMolko

COMENTAR
GUARDAR