En Quito, la Selección Colombia fue un equipo sin reacción, sin fútbol
Archivo

En Quito, la Selección Colombia fue un equipo sin reacción, sin fútbol

En los 90 minutos de juego, el equipo nacional no generó una opción clara para convertir un gol.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
11 de junio 2012 , 05:31 a.m.

Desilusión. Tristeza y varios interrogantes dejó el combinado nacional que viajó a Ecuador con el deseo de sumar tres puntos en el juego por la sexta fecha de la eliminatoria.

Luego de la rueda de prensa ofrecida por el entrenador de la Selección, José Pékerman, en Bogotá, el estratega dejó claro que no iba a enfrentar a Ecuador a buscar el empate, "voy a ganar".

Pero tras los 90 minutos la sensación que se dejó fue que el conjunto 'tricolor', que en esta ocasión jugó de camisa azul, pantaloneta y medias blancas, no hizo nada por ganar, incluso no hizo nada por empatar.

Pese a haber sacado el cero en su arco en la primera etapa, con dos atajadas muy buenas de David Ospina y una pelota que se estrelló en el palo de Benítez, una muy buena prueba fue cuando Ecuador abrió la cuenta con ese cabezazo de 'Chucho' Benítez.

Desde entonces hubo 37 minutos para que Colombia lograra reaccionar. Propusiera algo de juego ofensivo, alguna idea para empatarles el compromiso a los ecuatorianos. Y ahí fue, en ese lapso, cuando peor se vio al conjunto nacional. Dorlan Pabón continuó mostrando su excesivo individualismo, Falcao volvió a luchar solo y el fallido ingreso de Cuadrado aportó algo. James Rodríguez, bien marcado, tampoco pudo hacer mucho y Ecuador estuvo más cerca del segundo gol que Colombia del empate.

También en esos minutos fue poca la reacción de Colombia desde el banco técnico. Si bien Pékerman sacó a un hombre en la mitad como Guarín, de flojo partido, Luis Fernando Muriel no pudo aportar mucho porque se nota que este equipo no trabaja el juego ofensivo.

Una de las grandes súplicas de los aficionados y de la prensa es pedir que se utilice más y mejor a Falcao García, quien se ha cansado de hacer goles en el fútbol europeo. Que en cada cancha donde juega anota y que, incluso, cuando estuvo con Atlético de Madrid de gira por nuestro país, también hizo goles.

Falcao, en los 180 minutos, tuvo apenas una opción de gol, fue en Lima, y ese ejemplo sirve para afirmar que este seleccionado no trabaja juego ofensivo, no aprovecha a un goleador de la talla del samario, quien ya se ve contrariado ante la ausencia de juego ofensivo.

Esta Selección tuvo 24 días de trabajo. Como hace mucho tiempo no se veía, un combinado nacional pudo estar reunido tanto tiempo y si bien el resultado numérico, tres puntos de seis posibles, y como visitantes, no es del todo malo su juego quedó en deuda. Careció de reacción, juego ofensivo y gol. Esa bendita enfermedad endémica del fútbol nacional.

Ahora vienen dos pruebas muy exigentes, Colombia recibirá a Uruguay el próximo siete de septiembre y el 11 de septiembre visitará a Chile, nada más y nadie menos que la flamante líder de la eliminatoria mundialista. Dos partidos en donde seguramente se trabajarán menos días y, nuevamente, dependeremos de las individualidades. Ojalá se vea más juego colectivo. Así, como se jugó, será difícil clasificar al Mundial de Brasil 2014.

Redacción Futbolred

COMENTAR
GUARDAR