"En estos días me siento un prejuvenil": Marco Coll
Archivo

"En estos días me siento un prejuvenil": Marco Coll

El exjugador de Chile 62 es el unico futbolista que ha marcado un gol olímpico en un Mundial.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
02 de junio 2012 , 05:41 a.m.

El exfutbolista costeño se convirtió en un histórico, no solo del fútbol colombiano, sino también de los mundiales. Su gol a Lev Yashin, la 'Araña Negra', en un cobro de tiro de esquina es inolvidable.
 
Dice que está en su segunda juventud. Las bodas de oro de la primera participación de la Selección Colombia en un Mundial de fútbol le cayeron como un bálsamo al 'olímpico' Marco Coll, quien a sus 76 años confesó que ante tanto reconocimiento y homenaje se siente como "un muchachito, un prejuvenil".

Después de cumplir con los 70 minutos diarios de ejercicio en el parque del barrio Villa Carolina, en Barranquilla, Marco dejó escapar sus primeras palabras en su extensa conversación con Diario MÍO.

"Oye, la emoción del 62 ha vuelto gracias a ustedes, los periodistas. Es un grandísimo recuerdo que la prensa se ha encargado de rememorar, algo que es excelente para uno en esta etapa de la vida", dijo el otrora volante -jugó en Medellín, Tolima, Bucaramanga, América y Junior- que se hizo famoso por el gol olímpico que le marcó a Lev Yashin, la 'Araña negra', en el 4-4 de Colombia frente a la Unión Soviética, en Chile 62.

Y precisamente por estos días, 'Marquitos' volvió a desempolvar viejos, pero hermosos recuerdos, de la participación en la Copa Mundo de los australes. Así, contó: "De ese hecho tan importante aún tengo algunas fotos. Sentimentalmente es algo que llevo en el corazón y revivir ese suceso es algo increíble".

La alegría de Coll se traslada de generación en generación. Sus hijos, al verlo salir en diferentes medios, renovaron el orgullo por su padre, y sus nietos ni se diga. "Todos están muy contentos por las muestras de cariño y admiración de los últimos meses.

Aparte de las entrevistas, ahora acá en Barranquilla todos me saludan en los buses, en los taxis, me piden la firma, me toman fotos", contó el hombre que le dio el impulso anímico a la Colombia de Adolfo Pedernera para buscar la igualdad con los soviéticos.

Ese momento en el que marcó el 4-2, Marcos lo tiene grabado en su mente como si fuera ayer: "Cuando el balón entra, yo quería gritar con todo el gol, pero imáginate que todos mis compañeros se me vinieron encima. Eso no se usaba en ese tiempo, pero armamos una montaña humana en el estadio de Arica".

Marco Coll es sencillo, tranquilo y un viejo bonachón que no se cansa de agradecer por acordarse de él en pleno 2012 y de hacerlo conocer de las nuevas generaciones. Y cómo no. Él es el del único Coll olímpico en 19 mundiales. ¡Grande, colombiano!

Óscar Ostos
Subeditor de Deportes Diario MÍO
oscost@eltiempo.com 

COMENTAR
GUARDAR