A Luis Enrique, entrenador de la Roma, se le acabó el crédito
Archivo

A Luis Enrique, entrenador de la Roma, se le acabó el crédito

Hinchas del equipo 'romano' piden a gritos que el DT español se vaya del club.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
26 de abril 2012 , 10:37 a. m.

A Luis Enrique, se le ha agotado el crédito. La prensa no le quiere, los aficionados, que hasta ahora le habían apoyado, piden a gritos que se vaya y los jugadores callan.

A pesar de que el director deportivo del Roma, Franco Baldini, reiteró este miércoles tras perder en casa 2-1 contra el Fiorentina que Luis Enrique no se toca y hace unos días, tras la humillación del 4-0 contra el Juventus, repitió el apoyo de la sociedad, todo parece indicar que la aventura de Luis Enrique en Roma se acabó.

Hace algunas semanas, Luis Enrique aseguraba que se encontraba muy a gusto en el club y en la ciudad y que no descartaba quedarse "hasta 5 o 10 años", pero este domingo tras la derrota número 14 de la temporada el técnico se desahogó:

"Pueden estar tranquilos, queda un día menos para irme de aquí". Palabras dirigidas a los periodistas que en los últimos días le acusan de ser el culpable de los resultados negativos del club, que podría incluso después de varios años quedarse fuera incluso de las competiciones europeas.

Y este jueves la prensa romana tampoco escatima en críticas y el 'Corriere della Sera' a cuatro columnas le dedicaba un: "Lucho tienes razón es justo todo culpa tuya". Un titular que respondía a la última rueda de prensa de Luis Enrique, en la que el entrenador, con sarcasmo, había dicho a los periodistas: "Asumo toda mi responsabilidad como entrenador desde el primer día que llegue a Trigoria (centro de entrenamiento del Roma). Es todo culpa mía. Me he equivocado al cien por cien".

El romance con la prensa, que lo había exaltado como el nuevo (Pep) Guardiola, se ha roto, pero también ha iniciado el divorcio con los aficionados.

El autobús del Roma tuvo que esperar varias horas para salir del Estadio y lo hizo por otra salida ante las protestas de los aficionados, pero aun así, unos 200 hinchas rodearon el vehículo al grito de "son unos mercenarios", "sal fuera Luis" y "¿dónde está el proyecto?

Los aficionados de Roma entusiasmados por la llegada de nuevos accionistas y de un joven entrenador que abriría una nueva etapa habían perdonado la salida de la fase previa de la Liga de Europa, los dos derbis contra el Lazio perdidos, incluso los dos 4 goles encajados contra el Juventus, pero la derrota contra Fiorentina en el Olímpico colmó el vaso.

Antes del encuentro contra Fiorentina, en las gradas se vio incluso una pancarta en la que se leía: "Un verdadero hombre en un mundo de falsos. ¡Adelante Luis!". La pancarta desapareció y dejo lugar solo a los silbidos, los insultos y a los coros que pedían la marcha de Luis Enrique.

En la vigila del encuentro contra el Fiorentina, Luis Enrique se había dirigido asía a la prensa: "El día en que la sociedad no tenga confianza en mi me iré; el día en el que los jugadores no me sigan, me iré; el día en el que los aficionados no me quieran, me iré, pero no me iré porque ustedes (los periodistas) me critiquen", agregó.

A esto se unen las inquietantes palabras de uno de las columnas portantes del equipo e ídolo de la afición Daniele De Rossi: "Yo apoyo al técnico, pero si la sociedad me dice que quiere un entrenador para ganar el 'scudetto' seré el primero que apoyará que se marche Luis Enrique".

EFE


COMENTAR
GUARDAR