Richard Páez debe seguir en Millonarios, pase lo que pase (opinión)
Apuestas Futbolred
Archivo

Richard Páez debe seguir en Millonarios, pase lo que pase (opinión)

Lo que se necesita es renovar el plantel de jugadores, ante el inminente fracaso azul del Apertura.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
23 de abril 2012 , 02:45 p. m.

Mientras desde todos los flancos, como flechas envenenadas, salen frases repetidas que exigen la salida de Richard Páez como director técnico de Millonarios, es la hora de afirmar, con toda la sangre fría, que el entrenador venezolano debe continuar en el cargo así el equipo quede eliminado de los cuadrangulares semifinales de la Liga Postobón I-2012.

El de ahora es el momento más inoportuno para que el trece veces campeón de Colombia cambie de timonel. Páez tiene que seguir y la junta directiva de Millonarios tiene que respaldarlo en absoluto, así sienta que se le viene el mundo encima.

Quizás el único 'pecado' del técnico venezolano en este primer semestre del año haya sido aceptar los refuerzos que le ofrecieron Javier Álvarez, el manager deportivo, y los dirigentes azules, estos últimos aún bastante biches en materia de fútbol y más aún en contrataciones.

Está claro que el fiasco de Millos en este torneo han sido los fichajes. De los diez traídos para encarar el primer semestre del 2012, el único en triunfar ha sido Humberto Osorio Botello, goleador del equipo y del campeonato, con lo que incluso superó todas las expectativas de hinchas, prensa especializada y tal vez del propio Páez.

Los demás, en su mayoría, deben ir armando las valijas para salir de la institución: los defensas Ignacio Ithurralde (URU) y Ezequiel Britez (ARG), los volantes Harrison Otálvaro y Jefferson Moreno y los delanteros Matías Urbano (ARG), Orlando Berrío y Leonardo Castro no merecen seguir en Millonarios, pues les falta polenta para ello.

A quienes se les puede dar una segunda oportunidad son el volante Jhonny Ramírez y el delantero Wilberto Cosme, que tuvieron un comienzo prometedor pero se han ido apagando de manera paulatina, especialmente el primero de ellos, quien llegó nada menos que con el cartel de sucesor de Rafael Robayo.

Puede que Millonarios clasifique, se le prenda la luz del buen fútbol, sea finalista y hasta campeón, algo que hoy solo se ve y se siente como una utopía. Aún así, debe haber renovación del plantel para el segundo semestre del año, en el que el conjunto 'embajador' jugará la Copa Suramericana.

Este torneo, nada menos y nada más que el segundo más importante del continente, es el motivo principal por que el Páez debe continuar como técnico azul. Millonarios no puede ni debe improvisar con un cambio de entrenador y además fue por el venezolano y su campaña del 2011 que se logró el cupo.

Con Páez como técnico, Millonarios volvió a pensar y a jugar como equipo 'grande'. Con Páez como técnico, se ganó un título, algo esquivo para la institución por más de una década. Con Páez como técnico, se formó un proceso que debe ser respaldado y respetado, con los virajes necesarios para que se retome la ruta del éxito.

Hasta hoy, Páez registra un rendimiento del 45,77% al frente de Millonarios. Desde que asumió el cargo, el 2 de junio del 2010, ha logrado 103 puntos de 225 posibles, producto de 28 victorias, 19 empates y 28 derrotas. Sus cifras no son extraordinarias, pero sí muestran que con él al frente se puede ir por el mejor camino hacia la conquista de la estrella 14.

Algo distinto se debe afirmar de Javier Álvarez. El antioqueño, en su condición de mánager, está en la obligación de acertar con las contrataciones y de trazar el rumbo ganador que se merece Millonarios. Él es el gran fracaso del club en este primer semestre, al haber elegido mal los refuerzos y al haber convencido a los directivos de invertir en jugadores sin la calidad necesaria.

A los directivos, precisamente, en cabeza del presidente Felipe Gaitán Tovar y de Noemí Sanín, la influyente Noemí, hay que pedirles que le hagan caso a Páez cuando insiste en que Millonarios necesita armarse con jugadores de más categoría, con los cuales se le diga a la hinchada azul, con firmeza y en voz alta, que se puede salir campeón.

Si a jugadores como Castro, que ha actuado poco y nada, le pagan un sueldo que ya quisieran ganar muchos gerentes bien preparados y eficientes, ¿por qué no contratar menos cantidad y mejor calidad, así los salarios tengan que ser mayores?

Por ahora, aún se saborea el trago amargo que significa la mediocre campaña del equipo en lo que va del año. Por eso mismo, desde ya hay que planear muy bien lo que viene. Y en lo que viene, Richard Páez tiene que estar como técnico.

GABRIEL BRICEÑO F.
Editor de Futbolred.com
gabbri@eltiempo.com
En Twitter: @gabbritter

COMENTAR
GUARDAR