Bayern, un clásico equipo europeo que busca su mejor versión
Archivo

Bayern, un clásico equipo europeo que busca su mejor versión

El juego del equipo alemán se basa en el control de la pelota y en los constantes cambios de ritmo.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
16 de marzo 2012 , 04:25 a.m.

Bayern Múnich, uno de los clubes clásicos europeos y del fútbol alemán, vive en estos momentos un curioso proceso en el que anda en busca de su mejor versión, en medio de oscilaciones que lo llevan de conatos de crisis a altas exaltaciones de júbilo.

El que la final de la Liga de Campeones este año sea en la Allianz Arena de Múnich le da sin duda al Bayern una motivación adicional en la máxima competición de clubes europea.

En los últimos dos partidos el Bayern marcó 14 goles, 7 al Hoffenheim en la Bundesliga y 7 al Basilea en la Liga de Campeones, pero antes de esos dos resultados los vientos estaban lejos de ser favorables.

El pase a cuartos en la máxima competición de clubes europea estaba en entredicho, tras la derrota en la ida ante el Basilea, y en la Bundesliga el Borussia Dortmund, campeón alemán en la temporada pasada, le había sacado siete puntos de ventaja y ya se había empezado a hablar de un cambio de mando en el fútbol alemán.

Dortmund sigue adelante, y aunque la ventaja ahora sólo sea de cinco puntos sigue siendo cómoda, pero la situación ahora es otra, al menos desde el punto de vista psicológico.

El entrenador, Jupp Heynckes, parece haber encontrado el elemento que le faltaba a su receta al lograr una mayor movilidad en el centro del campo, con Franck Ribéry, Thomas Müller y Arjen Robben rotando posiciones en lugar de permanecer demasiado atados a sus respectivas demarcaciones.

Eso hace al Bayern menos previsible de lo que lo fue durante ciertas fases de la temporada, en donde empezó a decirse que bastaba con doblar a Robben y a Ribéry para sacar a los bávaros del partido.

El juego del Bayern actual se basa en el control y la posesión de pelota y en la circulación de la misma y en los cambios de ritmo. La capacidad de desborde de Ribéry y de Robben -con el francés actualmente en mejor forma que el holandés- la visión de Müller para aprovechar espacios vacíos y la frialdad de Mario Gómez frente a la portería contraria conforman sus principales bazas ofensivas.

Parte de los problemas que ha tenido el Bayern en esta temporada, han coincidido con dos periodos de baja de Bastian Schweinsteiger, considerado como el cerebro del equipo, que ya regresó con el grupo y estuvo ya algunos minutos en el campo contra el Hoffenheim y el Basilea, aunque su presencia no fue determinante.

Un punto flaco de los bávaros ha sido la dificultad que tienen para darle la vuelta a un partido. Si el Bayern empieza ganando, puede hacer su juego, manteniendo la pelota en sus filas hasta llevar al contrario en la exasperación. Pero si el Bayern encaja un gol en contra, los rivales con frecuencia tienen éxito encerrándose atrás y permitiendo que el Bayern tenga una posesión estéril de balón.

En toda la temporada, el Bayern sólo ha logrado darle la vuelta a un partido, contra el Stuttgart que ganó 2-1. Del resto, en siete ocasiones que se ha visto en contra en el marcador en la Bundesliga, perdió seis partidos y empató uno.

Esa estadística recomienda esperar a que, en compromisos más difíciles que los últimos dos, el Bayern refrende la clara tendencia a la recuperación que ha mostrado.

Heynckes, que regresó este año al Bayern tras haber cosechado éxitos con el club bávaro a finales de los ochenta, tiene un récord curioso en la Liga de Campeones. Sólo ha estado una vez en ella como entrenador y la ganó, con el Real Madrid en 1998.

EFE

COMENTAR
GUARDAR