Efraín Viáfara dejó a Bréiner Belalcázar en muletas
Archivo

Efraín Viáfara dejó a Bréiner Belalcázar en muletas

Un pisotón del delantero le ocasionó una fractura al 'Cachorro' en el maléolo externo del tobillo.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
06 de marzo 2012 , 03:36 a.m.

¡Y así jugó 67 minutos! el jugador del conjunto barranquillero.

Nunca 'aulló' ni dijo nada, pero Bréiner 'El Cachorro' Belalcázar jugó gran parte del partido Junior-Itagüí FC con una fractura interna en su tobillo derecho.

"Efraín Viáfara me pisó y sentí un gran dolor, pero no pensé que fuese una fractura", manifestó Belalcázar.

El volante de marca rojiblanco permanecerá tres semanas con un yeso en su pie derecho y apoyado en unas muletas.

La lesión se descubrió con exactitud al final del partido después que se le practicó un examen a fondo por el edema que presentaba.

"En medio del partido me molestaba el dolor y por eso pasé varios balones hacia atrás al compañero más cercano. Estaba aguantando", dijo el vallecaucano.

La resignación abraza a Belalcázar. A pesar de todos los perjuicios deportivos y personales que representa, el volante del Junior está tomando su situación con calma y como "cosas del fútbol".

Ni siquiera guarda resentimiento con el delantero Efraín Viáfara, quien le propinó el pisotón que le fracturó la base del maléolo externo en su tobillo derecho.

"Yo vi cuando Andrés Felipe (González) estaba peleando con él y le reclamaba que no podía hacer una cosa de esas. Viáfara decía que éramos compañeros, pero algunas veces cuando uno entra a la cancha, se le va la mano. En esta no pensaba que la lesión mía fuera tan grave y terminó en fractura, pero son cosas del fútbol", comentó Belalcázar.

Viáfara, que el año pasado, en una pelea durante un entrenamiento, le ocasionó tres fracturas en la cara a Edwards Jiménez, que era su compañero en el Itagüí en ese entonces, no se percató que su guayo había dejado semejante huella en el tobillo del 'Cachorro'.

Tampoco el jugador, que solo le solicitó linimento al médico Carlos Rolong. No se pensó que esa agresión derivaría una lesión grave. Eso sin duda es lo más sorprendente. Belalcázar jugó 67 minutos con una fractura, sin saberlo.

"El pisón fue grande. De unas se siente la molestia y la incomodidad. Miraba a la banca y no había ningún volante de marca en la cancha, aguanté y después fue que me di cuenta que estaba fracturado. Esta es una muestra de la entrega que tiene Bréiner por esta camiseta", concluyó el mediocampista.

Rafael Castillo
El Tiempo
Barranquilla

COMENTAR
GUARDAR