"Umaña me falseó y me dio un abrazo de Judas", afirmó R. Ciciliano
Archivo

"Umaña me falseó y me dio un abrazo de Judas", afirmó R. Ciciliano

El jugador de Uniautónoma habló duro contra el DT que lo dirigió en el Juan Aurich, de Perú.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
02 de febrero 2012 , 03:16 a.m.

La llegada de Ricardo Ciciliano a Uniautónoma FC sorprendió un poco. El volante atlanticense, de 35 años, se acababa de coronar campeón con el Juan Aurich en el fútbol peruano cuando se confirmó hace unas semanas que jugaría en la Primera B de Colombia.

El reciente título, su trayectoria, jerarquía, experiencia y condiciones técnicas harían pensar que Ciciliano todavía tiene cuerda para ser protagonista en un equipo de primera división. 

Pero el exjugador de Pereira, Bucaramanga, Tolima, Pasto, Quindío, Junior, Cali, Millonarios y Once Caldas, asegura que no le quedó otro camino porque el vallecaucano Diego Umaña, quien fue su último técnico en el balompié Inca, lo traicionó.  

 ¿Cómo ha sido hasta ahora el paso de primera división a la B? ¿Se ha notado?

Siempre se nota. Si estoy en la B es porque me falsearon otras personas, como Umaña. Me confié. Cuando terminamos el torneo peruano con el Juan Aurich me da un abrazo y me dice que yo iba a continuar allá. Sentía el respaldo de él y la directiva, pero al final no se dio. El 6 de enero recibo una negativa de parte de ellos y ya me quedaba difícil buscar equipo en el fútbol colombiano. Prácticamente quedé manos abajo y hasta pensé en retirarme. Solo me aparecieron ofertas de la B, Popayán, Sincelejo y Girardot, los equipos de la A no tenían cupo ya. Se presentó lo de Uniautónoma y lo tomé. Estoy en mi tierra.

 

¿Umaña le dijo que usted volvía al Juan Aurich?

Sí, yo me confié definitivamente. Recibo un abrazo, pero creo que fue el abrazo de Judas. Me quedé esperando que me renovaran y el 6 de enero me dijeron que no. Umaña dirá lo que quiera ahora, pero las cosas ya se dieron y tengo una interpretación de eso. Me abrieron las puertas acá en la U por seis meses, ojalá me pueda quedar todo el año, tengo una cláusula de rescisión. Me he encontrado con un buen grupo y espero aportar.  

¿Usted cree que merecía seguir con el Juan Aurich?

Totalmente. Yo recomendé a Umaña al Juan Aurich. Los directivos me preguntaron qué técnico recomendaba y yo lo mencioné a él. Ese equipo quedó campeón por primera vez en 90 años de existencia y regresó a la Copa Libertadores. Hice alrededor de 19 o 20 goles allá. Apenas llegó él se me presentaron bastantes inconvenientes y trabas, muchas veces no me ponía. Era un buen estratega dentro y fuera de la cancha, supo manejar muy bien la situación. Son cosas del fútbol y hay que aceptarlas como tal. Lo saco a relación para que se fijen qué clase de persona es el profesor Umaña. El verá lo que hace.

 

¿Nunca habló con él para preguntarle qué había pasado?

No, nunca tuve la oportunidad porque yo estaba en Barranquilla y él en Cali, luego regresó a Perú y no lo he visto. Pero obviamente que se merece decirle las cosas de frente. Allá arriba hay un Dios que no se queda con nada, tengo entendido que en Junior hizo algo similar y es lo que pretende hacer nuevamente en Perú. 

 

¿

Uniautónoma FC está más organizada y seria que algunos equipos de la A?

Hay una expectativa bastante grande de subir a la A. Estoy acá porque hay seriedad y eso hay que aprovecharlo. La U quiere ser grande y está dando pasos importantes. Por eso tomé la decisión de venir. Hay equipos de la A que lamentablemente están reventados económicamente. 

 

¿Usted no siente que llegar a la B significa un paso atrás para usted?

Muchas personas creen que por quedar campeón ya me relajé y me vine a la B, no, simplemente me confié, a pesar de que tengo tanta experiencia en el fútbol. Cuando viene la negativa ya era demasiado tarde para buscar un equipo en la A. No quería retirarme. Acá voy a buscar mi buen nombre y llamar la atención con fútbol. Vamos a ver qué pasa. Uno nunca sabe. 

 

¿Hay muchos jugadores que bajaron a la B y luego volvieron a la A?

No me estresa estar en la B ni me siento menos ni más que nadie, simplemente lo asumo como un reto. Hay aspiraciones y seriedad, si no existieran mejor me quedo entrenando en la cancha de la Magdalena durante seis meses. 

 

Rafael Castillo Vizcaíno
Periodista Ceet
Barranquilla

COMENTAR
GUARDAR