Junior tuvo 13 minutos de gloria y eso le bastó para vencer 3-2 a Once
Archivo

Junior tuvo 13 minutos de gloria y eso le bastó para vencer 3-2 a Once

El equipo 'tiburón' remontó un 0-2 en contra y ahora es ligero favorito para quedarse con el título.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
19 de diciembre 2011 , 03:30 a.m.

Junior de Barranquilla volvió a sacar el conejo del sombrero y con un fútbol claro y categórico en el segundo tiempo, le dio vuelta a un marcador adverso de 2-0 para salir con el pecho firme y el gesto ganador de su fortín, el del estadio Metropolitano.

El 3-2 lo resolvió el equipo 'tiburón' en 13 minutos de juego, los que pasaron entre el 44 del primer tiempo y el 12 del segundo, cuando anotó dos veces de penalti y la otra en una memorable jugada colectiva.

El primero del Junior fue de Carlos Bacca y desde el punto blanco de los 11 metros. Mauricio Casierra, el lateral izquierdo del Once Caldas, le metió la mano a la pelota en el área y el árbitro Ímer Machado decretó la pena máxima. El delantero barranquillero cobró con potencia, abajo al palo izquiero del arco defendido por Luis 'Neco' Martínez.

El segundo lo marcó Vladimir Hernández. El escurridizo volante se coló con decisión entre la defensa alba y llegó justo a la pelota que le cedió con una precisión de cirujano Bacca, después de una gambeta corta en la que burló a 'Neco' al recibir un centro exacto de Luis Carlos Ruiz desde la banda derecha.

El tercero fue de nuevo de penalti y de nuevo de Bacca, quien esta vez eligió la parte de arriba del palo izquierdo de 'Neco'. Fue un bombazo que hizo estremecer el estadio Metropolitano, porque significó el gol del triunfo, el que dejó a los junioristas plenos de alegría y con la ilusión desbordante de ser campeones por séptima vez.

Junior logró estos goles por la garra que mostró y por el fútbol dinámico y con decisión para buscar el arco contrario, guiado de nuevo por Giovanni Hernández, aunque esta vez con un rendimiento estelar de Luis Carlos Ruiz y otra vez de Vladimir Hernández, y con Bacca muy concentrado y al parecer con tres pulmones, pues corrió casi todo el tiempo y movió permanentemente a la zaga blanca.

Once Caldas no pudo administrar la ventaja tempranera de dos goles y quizás tampoco supo hacerlo. Se fue en ventaja a los 19 mnutos con un golazo de tiro libre del paraguayo Jorge Daniel Núñez, quien mandó la pelota envenenada para colarse con curva por el palo derecho de Carlos 'Peto' Rodríguez.

El cuadro albo a esa altura jugaba mucho mejor y con su fútbol ofensivo maniató la salida del Junior y le quitó la pelota, hasta el punto de convertir el 2-0 parcial a los 39 minutos, en una veloz jugada por la banda derecha que el mismo Núñez definió con un derechazo a ras de piso ante la tardía llegada de la defensa juniorista.

Pero el descuento 'tiburón', ese primer mordisco, a los 44 minutos, al final resultó clave para darle la victoria, mientras Once Caldas sufrió la embestida del rival hambriento de triunfo y de gloria y con el paso del tiempo, en la segunda parte, terminó entregado.

La expulsión de Alexánder Mejía a los 20 minutos del segundo periodo  fue también decisiva para que Caldas perdiera el control del partido y de la pelota, porque el técnico Pompilio Páez tuvo que remendar la defensa y la zona de volantes, sin lograr tapar el roto.

Como nota curiosa hay que contar el cambio insólito que hizo Péz con el ingreso del delantero José 'Pepe' Moreno para el inicio del segundo periodo y su salida del juego 14 minutos después, con lo que dio la impresión de estar confundido y desesperado.

El miércoles próximo en el estadio Palogrande de Manizales será la revancha, el juego de alzar la estrella y celebrar el título de campeón. Junior llega con la ventaja, pero no es abultada en el marcador ni exagerada en el fútbol.

GABRIEL BRICEÑO F.
Editor de Futborled.com
gabbri@eltiempo.com
En Twitter: @gabbritter

COMENTAR
GUARDAR