Junior y Once Caldas: dos fuerzas parejas, una historia dispareja
Archivo

Junior y Once Caldas: dos fuerzas parejas, una historia dispareja

Las dos mejores campañas del torneo, pero en finales entre ambos la 'paternidad' es blanca.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
18 de diciembre 2011 , 04:28 a.m.

Aunque esta es otra historia y con muchos protagonistas diferentes, los equipos y el escenario son los mismos del 2009, cuando Once Caldas obtuvo su tercera estrella en la final contra Junior y dio la vuelta olímpica en las narices de los hinchas del equipo 'tiburón', en el estadio Metropolitano de Barranquilla.

Aunque esta es otra historia, se ha vuelto inevitable llegar a ese momento del 28 de junio del 2009, cuando el destino juntó a albos y a curramberos en una final del fútbol colombiano por segunda vez en torneos cortos y, al igual que en junio del 2003, fueron los de Manizales quienes levantaron la copa y gritaron campeón.

Esta es otra historia, sí, pero miles de hinchas de ambos equipos aún recuerdan los momentos del 2009 como si hubieran pasado ayer y, casi en secreto, han vuelto a ver a Once Caldas como la 'bestia negra' de Junior, como el fucú que siempre se agiganta en las finales y le quita de un solo tajo la ilusión del título.

La de este domingo es otra historia y el anuncio de invitación dice que Junior y Once Caldas comenzarán la disputa del título del torneo Finalización 2011en el Metropolitano. Esta vez, los dos oponentes llegan sin bombos ni platillos, con nóminas más modestas en nombres y en calidad y están dirigidos por dos técnicos que prefieren el bajo perfil al show mediático.

Junior apela al talento y a la experiencia

En esta historia, al hacer clic se despliega primero lo que tiene el equipo local, el Junior de Barranquilla. Por supuesto, tiene con qué ser campeón, porque en sus filas está Giovanni Hernández, el jugador diferente por calidad y experiencia. Fue él quien llevó de la mano al conjunto 'tiburón' a remontar la diferencia negativa de 3-0 contra Millonarios en semifinales, y es uno de los grandes responsables de ser finalistas otra vez.

Otro Hernández, Vladimir, se convirtió en el mejor socio de Giovanni. También con talento para manejar la pelota, con goles clave y ambición de ganador, ha sido la ficha a la que le apostó el técnico José 'Cheché' Hernández  para darle a Junior un juego ofensivo contundente y armonioso.

De ahí en más, Junior ha sido un equipo de altibajos. Cuenta en su delantera con Carlos Bacca, segundo goleador del campeonato con 9 tantos, un jugador que sabe definir con ambos perfiles y que posee una técnica depurada. Pero su sistema defensivo no brinda confianza total y sus defensas son lentos. Además, tiene a un arquero como el uruguayo Sebastián Viera (es el ausente en el juego de ida, por supensión), quien parece sufrir de un cortocircuito en su rendimiento.

Junior llega con 22 partidos disputados a lo largo del torneo, de los cuales ganó 9, empató 9 y perdió 4, para 36 puntos obtenidos y un rendimiento del 54,5 por ciento. Es el segundo mejor equipo en el acumulado del campeonato, precisamente detrás del Once Caldas.

Once: flojo inicio, gran remate

Once Caldas, entre tanto, es el mejor equipo del torneo con 37 puntos obtenidos y un rendimiento del 56 por ciento. Después de un inicio lleno de incertidumbre por la desbandada de sus estrellas (se fueron Wason Rentería, Dayro Moreno y Jaime Castrillón, entre otros) y por la falta de pago de salarios, entró por el sendero ganador con un fútbol rápido, vertical y contundente, que además lo llevó a ser el más goleador con 39 anotaciones.

Por si fuera poco, el cuadro albo perdió a Juan Carlos Osorio, su director técnico, a partir de los cuartos de final, al ser fichado por el Puebla de México, lo que en el papel lo podría desestabilizar. Pero no. Asumió Pompilio Páez, su asistente y amigo, y el equipo ha mantenido el estilo de juego y la racha de buenos resultados que lo instalaron en la final.

Aunque en la mayoría del torneo el arquero titular fue el veterano Juan Carlos Henao, para las semifinales regresó Luis 'Neco' Martínez, de reconocidas condiciones y quien estuvo lesionado. En defensa sobresale el trabajo de Alexis Henríquez y del medio para adelante la clase y los goles de John Freddy Pajoy, del paraguayo Jorge Núñez y de Jéfferson Cuero, una de las revelaciones del campeonato.

Sin embargo, Once Caldas tiene bien ganada la fama de equipo desequilibrado porque si bien es contundente en ofensiva, da ventajas defensivas y ha permitido 25 goles en 22 juegos, con el factor a favor de haber recibido apenas dos tantos en los últimos cuatro encuentros, los de cuartos de final y semifinales.

En el papel, Once tiene una nómina más modesta que Junior y jugadores con menos experiencia en finales, pero parece entonado de nuevo y decidido a mantener su paternidad sobre el conjunto 'tiburón'. Se prevé una final muy equilibrada, sin un claro favorito, pero se palpita una gran expectativa en un torneo como el colombiano, que este año, con la eliminación en partidos de ida y vuelta, ha ganado más aún en emociones.

GABRIEL BRICEÑO F.
Editor de Futbolred.com
gabbri@eltiempo.com
En Twitter: @gabbritter

COMENTAR
GUARDAR