Francisco Santos quedó feliz con el Mundial Sub-20 por el que trabajó
Archivo

Francisco Santos quedó feliz con el Mundial Sub-20 por el que trabajó

Francisco Santos, vicepresidente de la República cuando la Fifa le otorgó a Colombia la sede del Mundial Sub-20, no estaba en el p

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
20 de agosto 2011 , 02:04 p.m.

Francisco Santos, vicepresidente de la República cuando la Fifa le otorgó a Colombia la sede del Mundial Sub-20, no estaba en el país cuando el campeonato comenzó, pero vio con orgullo los primeros días. Al regresar y observar el entusiasmo de la gente, recordó cómo él mismo se apersonó, a nombre del gobierno anterior, para hacer todas las gestiones y traer el certamen al país. (Plantilla especial de videos con la entrevista).

"¡Lo primero que nos dijeron en la Fifa era que estábamos locos! La idea nació del discurso del presidente Álvaro Uribe en los Centroamericanos y del Caribe en Cartagena: él me dice que vayamos por el Mundial del 2014. Fuimos a la Fifa, pusimos a trabajar a la embajadora en Suiza, Claudia Jiménez, y cuando Joseph Blatter se dio cuenta de que el tema era en serio, él nos dijo que la sede ya estaba lista para Brasil, que le apuntáramos al Sub-20", recordó.

Cuando comenzó el trabajo diplomático para conseguir la sede, vieron que Venezuela tenía ventaja. "Blatter se había comprometido con Hugo Chávez. Venezuela tenía ese mundial en el bolsillo, acababa de hacer la Copa América. Pero eso se definía en la Conmebol, y ahí empezó el trabajo de la Federación, de Luis Bedoya. Venezuela quería jugársela en el escenario mundial, en Australia, donde anunciarían la sede. Hablamos con la vicepresidenta de España, hablamos con amigos gringos que tenían contacto con el presidente de la Federación de Estados Unidos, y así, uno por uno. Ganamos, pero no fue sencillo. La esposa de Nicolás Leoz, que es colombiana, también ayudó", recordó.

El trabajo de Santos para convencer a los alcaldes y a los gobernadores de poner el dinero para el Mundial Sub-20 y luego de realizar las obras duró tres años.

"Fue más fácil convencerlos a ellos que a muchos periodistas, que hablaban de un mundial de juguete, sin darse cuenta de la dimensión que tiene esto para el país. Hubo una reunión en Vicepresidencia. A los alcaldes se les dijo cómo eran las condiciones y tenemos esta plata. Algunos empezaron a hacer cuentas y vieron que a algunos les quedaba más fácil que a otros: por ejemplo, Medellín no tenía problema, venía de los Juegos Suramericanos; Bogotá no tenía tanta plata, pero se podía. Pero Cartagena tenía el estadio muy acabado, el de Cali estaba destruido totalmente, Armenia y Pereira estaban mal, al de Barranquilla no le habían metido un peso desde que lo inauguraron. Entonces, por ahí los cogimos corticos: se hizo un documento Conpes y se distribuyeron cerca de 200 millones de dólares, de los cuales la mitad la ponía el Gobierno Nacional y la otra mitad, los locales", explicó.

Uno de los momentos más difíciles del proceso era descartar ciudades. "Cuando la Fifa nos dijo que solo podíamos tener siete sedes, fue otro lío: el Presidente me empezó a llamar, que lo estaban buscando los gobernadores, los alcaldes, que qué les decía. Me tocó hablar con la gente de Bucaramanga, de Cúcuta, de Ibagué, convencerlos de que fue decisión de la Fifa, que es un superestado", dijo.

El tema de la remodelación de los estadios hizo que Santos metiera presión para que se aceleraran los trabajos, tanto cuando era vicepresidente como después, ya como director de noticias de RCN Radio. "¡Las obras fueron un camello! Nuestro gobierno estaba enseñado a ejecutar rápido y las ciudades iban lentas con las obras. Si no se les monta seguimiento, con el vicepresidente Angelino, de pronto no los terminamos. La verdad, quedamos con unos estadios espectaculares. Y vamos a seguir: a El Campín falta trabajarle en la zona de oriental, donde no se hizo nada".

Fifa, impresionada .

Con el Mundial ya jugado, Francisco Santos muestra los logros del Mundial Sub-20, y más cuando Blatter, el viernes, aseguró que Colombia está en capacidad de hacer un mundial de Mayores.

"Yo no tendría ninguna duda en abarcar ese proyecto. La Fifa está sorprendida. Están impresionados, el operativo de seguridad fue mejor que el que se hizo en Sudáfrica, los sorprendió cómo trabajaron juntas la Federación de Fútbol, el sector privado, el Gobierno Nacional y los locales", aseguró.

Santos cree que las ciudades que no tuvieron cabida en este mundial deben tener una oportunidad en el futuro: "La Fifa había quedado enamorada del Eje Cafetero, pensaron que iba a ser impresionante, pero lo de la primera ronda fue una decepción. Creo que deberían entrar Bucaramanga y Cúcuta. Pero lo más importante, si queremos montar el Mundial del 2026, es pensar en cómo conectarnos con esas ciudades. Eso no es solamente un plan de estadios, sino de colectividad dentro del país. Ese mundial sería lo mejor que nos puede pasar".

COMENTAR
GUARDAR