Juventus inaugurará nuevo estadio en septiembre
Archivo

Juventus inaugurará nuevo estadio en septiembre

El recinto fue construido en lugar del Delle Alpy y tendrá capacidad para 41.000 espectadores.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
18 de agosto 2011 , 11:13 a.m.

Un nuevo estadio para la Juventus y los ambiciosos planes de la Roma de imitar el estilo de juego del Barcelona inyectaron mayor optimismo a una Serie A italiana de fútbol acosada por sus viejos y familiares problemas. 

La semana próxima, la nueva temporada comenzará con Atalanta con seis puntos menos por su participación en el último escándalo de arreglo de partidos, Juventus aún reclamando por el título del 2006 y una posibilidad de que una huelga de futbolistas retrase el puntapié inicial. 

Estadios decrépitos, violencia de hinchas y escándalos se han combinado para consumir la credibilidad del fútbol italiano que en las últimas temporadas la Serie A quedó detrás de la Liga Premier inglesa y la liga española en términos de prestigio. 

Esta temporada los equipos italianos competirán por sólo dos cupos de clasificación directa a la Liga de Campeones en lugar de los tres que tenían antes, quedando detrás de Alemania en el coeficiente de la Uefa que decide la entrega de plazas. 

Juventus inaugurará su nuevo estadio en septiembre, lo que implicará algo innovador de varias maneras, no sólo porque será el único club de la Serie A dueño de su propio recinto. 

Mientras sus rivales, entre ellos el campeón AC Milan, siguen alquilando estadios municipales, la 'Juve' podrá usar el suyo para generar ingresos con otros eventos. 

El estadio le dará además una ventaja bajo la nueva política de Juego Limpio Financiero de la Uefa, que prohibe que los clubes gasten más de lo que generan en ingresos pero deja fuera del cálculo el dinero invertido en estadios. 

El recinto fue construido en el lugar del antiguo Delle Alpi. Su capacidad de 41.000 espectadores es alrededor de la mitad de su predecesor y no tiene pista de atletismo que aleje a los hinchas de la cancha, algo que el club espera que genere una mejor atmósfera. 

'El nuevo estadio nos permite volver al máximo nivel, no sólo en Italia sino en Europa', dijo el directivo de la Juventus Jean-Claude Blanc.  'Inter y AC Milan tienen suerte de tener un gran estadio con mucha capacidad, pero no es un factor decisivo en su balance.

 Nuestro estadio está listo y nos ayudará a generar muchos ingresos, aunque llevará tiempo', agregó. 

Juventus nunca se recuperó después de haber sido despojada de los 'scudettos' 2005 y 2006 tras el escándalo Calciopoli y por eso se decidió a invertir bien en el mercado de pases. 

El club de Turín gastó 37 millones de euros (53,5 millones de dólares) en las contrataciones de Alessandro Matri, Fabio Quagliarella, Simone Pepe y el chileno Arturo Vidal. 

Además, sumó al delantero montenegrino Mirko Vucinic a cambio de 15 millones de euros y reemplazó al entrenador Luigi Del Neri con el ex mediocampista Antonio Conte. 

Por su parte, la Roma comenzó su reconstrucción con la llegada del técnico español Luis Enrique y con la esperanza de usar su experiencia en el Barcelona para lograr un estilo de juego similar al del club catalán.

'Cuando hablé con los directivos durante las negociaciones del contrato, me dijeron que la idea era tener un equipo atractivo', declaró Luis Enrique a periodistas. '

Veremos después de unos meses si lo logramos, pero no conozco otra manera de jugar', añadió.   

FICHAJE DE LAMELA  Como prueba, Roma compró al mediocampista argentino de River Plate Erik Lamela, un jugador alto y elegante de 19 años que es considerado una de las principales promesas de su país. 

La Serie A también permitió a sus clubes incorporar a dos jugadores externos a la Unión Europea en lugar de uno, en un intento por hacer la liga más atractiva. 

Sin embargo, los equipos no han podido darse el lujo de sumar grandes nombres. Un ejemplo de ello es que el delantero argentino Sergio Agüero optó por el Manchester City inglés antes que por la Juventus. 

Todo esto se produjo en contraste con las habituales situaciones conflictivas de la Serie A, lo que sugiere que al fútbol italiano le espera un camino largo y sinuoso. 

La 'Juve' prometió dar pelea para recuperar el título del 2006 que fue dado al Inter, luego de que un tribunal de Nápoles que investigaba el caso recibiera evidencia de que el equipo 'nerazzurro' participó en las presiones para elegir árbitros. 

La federación italiana dijo que no tenía el poder para revocar la decisión que dejó sin título a la Juventus. 

Un escándalo de arreglos más reciente resultó en una quita de seis puntos para el ascendido Atalanta y en una suspensión de tres años y medio para su veterano capitán Cristiano Doni. 

Otra preocupación es la amenaza del sindicato de futbolistas italianos de hacer huelga si un nuevo acuerdo colectivo que les garantice sus derechos no es firmado por la liga antes del fin de semana del 27 y 28 de agosto. 

La medida de fuerza se levantó a último momento en dos ocasiones la temporada pasada, luego de que se cayeran negociaciones durante el año. 

Además, un nuevo impuesto llamado 'contribución solidaria' anunciado por el Gobierno este mes -que afecta a aquellos que ganan más de 90.000 euros al año- también generó discordia.  (1 dólar = 0,692 euros) 

Reuters

 

 

COMENTAR
GUARDAR