Lo de 'Bolillo', un golpe bajo para el fútbol colombiano (opinión)
Archivo

Lo de 'Bolillo', un golpe bajo para el fútbol colombiano (opinión)

¿Debe renunciar el DT de la Selección Colombia? ¿Debe respaldarlo la Federación, o armar un plan B?

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
08 de agosto 2011 , 10:55 a.m.

La agresión física de Hernán Darío 'Bolillo' Gómez a una mujer, la noche del sábado pasado en un bar de Bogotá, ratifica la sabiduría de esa frase tan reconocida en el mundo y que se la enseñan a uno desde niño la mamá, los abuelos, los profesores y hasta los amigos: "El que es no deja de serlo".

El caso exacto de 'Bolillo' Gómez, actual director técnico de la Selección Colombia de fútbol de mayores, es el de su temperamento, que suele traicionarlo cuando menos lo espera y que, incluso, ha puesto en peligro su vida.

Aunque es la primera vez que se sabe públicamente que 'Bolillo' golpea a una mujer, en su primer paso como seleccionador colombiano ya había agredido físicamente a un hincha, en Barranquilla, antes de un partido de la eliminatoria del Mundial de Francia-98. Aquella vez, el DT se bajó del bus que transportaba a la Selección y se agarró a puños con el aficionado.

Cuando dirigió a Ecuador, para el Mundial de 2002, recibió un balazo en una pierna y fue golpeado tras sostener una acalorada discusión en un hotel de Guayaquil con un reconocido directivo del fútbol de ese país, quien le exigía convocar a su hijo a la Selección.

Su primera 'salida de casillas' pública fue en 1994, a la llegada de Estados Unidos, después de la eliminación de la Selección Colombia en la primera ronda de Mundial. 'Bolillo' era el asistente técnico de Francisco Maturana y en la rueda de prensa realizada en el Aeropuerto El Dorado, de Bogotá, insultó a los periodistas sin saber que los micrófonos estaban encendidos.

Estos incidentes, todos graves, toman un matiz mucho más delicado, polémico y censurable cuando se trata de un personaje público de la importancia de Hernán Darío 'Bolillo' Gómez, quien tiene el cargo que genera más interés y controversia en el deporte del país: el de director técnico de la Selección Colombia.

Este último episodio ha generado el peor escándalo deportivo del año en el país y deja a 'Bolillo' en la cuerda floja, porque si agredir al prójimo siempre será un hecho reprochable y castigable, trátese de quien se trate, mucho peor es si nadie menos que el técnico de la Selección Colombia golpea a una mujer en un sitio público.

Aunque en el comunicado enviado este lunes a la prensa 'Bolillo' asegura que se trató de un hecho aislado de su trabajo, está claro que ensucia su imagen, la del fútbol colombiano y la del país, y que le generará una gran resistencia para continuar al frente de la Selección.

Falta ver si 'Bolillo' ha pensado por primera vez en renunciar luego de protagonizar este tipo de incidentes, y si la Federación Colombiana de Fútbol considera que no hay cabida para que siga, en medio del gran reto de clasificar al Mundial de Brasil y de truncar un proceso que dejó buenas sensaciones en la reciente Copa América de Argentina.

Aquí, se trata de respaldar al hombre, al técnico y al personaje público, previendo el mal ambiente que se va a generar en el país, con las presiones para que renuncie o lo despidan, además del descrédito internacional, o de armar un plan B con un técnico tan capaz como 'Bolillo', o más, pero que no le haga honor a la frase aquella: "El que es, no deja de serlo".  

GABRIEL BRICEÑO FERNÁNDEZ

Editor de Futbolred.com
gabbri@eltiempo.com

@gabbritter

COMENTAR
GUARDAR