La carrera a la final (opinión)
Archivo

La carrera a la final (opinión)

Eso sostiene Luiz Felipe Scolari, que algo sabe del tema. "Ganando, uno ya juega lo que viene con tranquilidad, se afirman las ideas

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
07 de agosto 2011 , 02:18 p.m.

Eso sostiene Luiz Felipe Scolari, que algo sabe del tema. "Ganando, uno ya juega lo que viene con tranquilidad, se afirman las ideas de trabajo", amplía 'Felipao'.

Le agregamos otra frase: los Mundiales se empiezan a ganar saliendo primero en el grupo. De ese modo, luego uno transita el camino más agradable, el menos resbaladizo. En tal sentido, Colombia, España, Nigeria y Argentina cumplieron ambos cometidos.

Por razones de sorteo, Colombia, España, Nigeria y Portugal han sido afortunados: enfrentarán a un tercero y no a un segundo. No es igual chocar con Egipto, invicto con 7 puntos, que con Costa Rica o Guatemala, milagrosos terceros.

De modo que el camino semeja una inmensa pradera y una cinta asfáltica lisita para la Selección Colombia, una de las que mejor lució en la primera fase del Mundial. Más que España (presenta mejores números que juego); más que Nigeria, que tuvo dos rivales flojísimos en Guatemala y Croacia, mejor que Brasil y Argentina, ganadores de su grupo, aunque con signos de interrogación todavía. Los de Lara tienen todo para llegar a semis.

Colombia ha impresionado por su trío ofensivo Ortega-James-Muriel. Expresado en calificativos: el cerebro, la explosión y el gol.

Si avanza, afrontará en cuartos de final otra llave accesible: Camerún o México. Los africanos son, como siempre, unos leones físicamente, aunque con enormes carencias técnicas. Y el azteca es un equipo de bajas calorías, no ha impresionado en absoluto. Además, en choques de eliminación directa, la localia juega un papel importante. Más si es en la altura de Bogotá.

Otro favorito es Nigeria: 9 puntos, 12 goles en 3 partidos. Y esos fisicazos impresionantes. Nigeria debería deglutirse a Inglaterra. Y no debería trastabillar en cuartos ante Francia o Ecuador. Pero son simplemente sensaciones, nada es seguro en fútbol.

Brasil tiene un camino sembrado de espinas. Sin haber logrado todavía una imagen sólida, se encontrará con Arabia Saudita, rival inquietante, con poder de fuego adelante y mucha altura física. Y, si lo pasa, se toparía con España, nada menos...

A los ibéricos les sonrió la lotería del sorteo: Corea del Sur. Luchadores, tenaces, aunque pobres futbolísticamente. Complican la derrota, pero es difícil que ganen. Podría haber una llave espectacular en cuartos: Brasil-España. Un candidato, a casa antes de semifinales.

A Portugal, que no mostró otra cosa que tedio, le sirvieron un helado de crema: Guatemala, que hizo un gol, recibió 11 ¡y clasificó...! Pero ojo, que a los centroamericanos los dirige Ever Hugo Almeida, y sólo por eso es capaz de dar un zarpazo inesperado. Ever es un ganador total.

Ecuador tiene que atrevérsele a Francia, le puede ganar. Y conociendo a Sixto Vizuete, se le va a atrever. Por último, Argentina no tuvo fortuna: enfrentará a la revelación del torneo: Egipto, que estuvo a punto de vencer a Brasil. Juegan bien, son altos, llegan al gol los descendientes de Cleopatra. Argentina perdió un soldado importante: su capitán y zaguero Pezzella, lejos su mejor defensor. Si logra reemplazarlo bien, adelante tiene con qué. Y empiecen a mirar un jugador que seguro será estrella en el fútbol: Carlos Luque.

JORGE BARRAZA Para EL TIEMPO .

COMENTAR
GUARDAR