Cristian Bonilla, el 'niño' bendecido de Sonia
Archivo

Cristian Bonilla, el 'niño' bendecido de Sonia

La madre del arquero de la Selección Colombia Sub-20 asegura que aparte de consentido, el Uno es muy creyente, al punto que no sal

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
06 de agosto 2011 , 06:21 p.m.

La madre del arquero de la Selección Colombia Sub-20 asegura que aparte de consentido, el Uno es muy creyente, al punto que no salta a la cancha sin recibir su bendición.

Una de las razones por las que Sonia Astrid Garzón supo que no necesitaba buscar más el local donde hace seis meses vende fragancias importadas para mujer, fue la de poder divisar desde él la iglesia de La Inmaculada en el Parque Caldas, pleno corazón de la capital caldense.

Por eso antes de abrir la tienda, donde el rosado predomina hasta en el nombre, no hay día en deje de dirigir su mirada hacia la imponente basílica de paredes blancas, para encomendarle a Dios a su familia, las ventas, pero sobre todo al 'niño', fue quien el que le ayudó a montar el 'negocito'.

Ese niño al que se refiere es Cristian Harson Bonilla, el arquero titular de la Selección Colombia, el orgullo del barrio Villa Carmenza de Manizales y de Caldas entero. "Es que es bien consentido, apenas cumplió los 18 años en junio y todos me preguntan: 'Sonia, ¿y el niño cómo está?'", confiesa la progenitora, mientras mira emocionada la foto del Uno en plena acción, que desde la semana pasada decora una de las vitrinas del lugar, junto a la imagen de la Catedral de la ciudad.

El Mundial la tiene en vilo, como también a Mileidy, la tía preferida del jugador y que también se dedica al comercio en otra tienda cercana. Ambas ven los partidos, en los que gritan, se comen las uñas y por supuesto, rezan.

Y hoy más que nunca recuerdan el sufrimiento de Cristian, cuando se perdió el Suramericano de Perú en enero pasado... "Eso nos golpeó a todos, él se refugió como siempre donde la 'abue' 'Lila en la finca de Supía (municipio aledaño a Manizales), estaba triste, aburrido y nostálgico, pero cuando sus compañeros mostraron el buzo de él, sintió mucho ánimo y ahora Dios le dio la oportunidad de jugar la Copa del Mundo".

Por televisión le emociona ver algo que le enseñó desde muy niño, cuando se formaba en las menores del Once Caldas: "Siempre le decía: cuando salgas a la cancha, mira al cielo para que Dios te ilumine y la Virgen con su santo manto te proteja". Y el portero no sólo lo hace cada vez que pisa el césped, también precisa de su bendición antes de cada partido. "si no me la mandas, me siento súper mal, inseguro", le cuenta.

La distancia los mortifica, pero igual la afrontan hace rato según Sonial, a recordar que "en el 2006 nos fuimos todos para Tunja cuando firmó con Chicó, allí estuvimos tres años, pero luego él se quedó con el papá (Harold) y yo me devolví para Manizales con el hijo menor, Giancarlo", de nueve años, a quien no le gusta el fútbol, prefiere estudiar y practica un poco el tenis.

A 'Tata', como le llama su hermano a Cristian, el tiempo le impide visitar con frecuencia a Manizales, pero cada vez que puede estar en la tierra natal, el plan es el mismo: hablar con los amigos del barrio, comer los frijoles de mamá y visitar a la abuela en Supía.

Ellas han notado que desde temprana edad Bonilla ha sido "temperamental porque se le sube el genio ligerito", pero a la vez, advierte Sonia que "es un muchacho demasiado noble", al cual le aconseja a mañana, tarde y noche, que "siga siendo humilde y nunca pierda los valores que se le han inculcado en casa".

Y allí, en el hogar Bonilla Garzón, la madre asegura emocionada: "Cada gol que le hacen me duele más a mí que a él y ni hablar de la angustia que me agarra cuando veo que lo golpean, me angustia mucho verlo tirado en el piso".

Hasta el momento, todas esas sensaciones las ha tenido que vivir a través de la pantalla chica, pero este martes podría darle la sorpresa de acompañarlo en Bogotá, ya que Sonia no ve la hora de darle "un besito, un abrazo y sobre todo, mil bendiciones". .

Fabián M. Rozo Castiblanco Enviado Especial Manizales.

COMENTAR
GUARDAR