Una mirada a la intimidad de la Selección Colombia Sub-20
Archivo

Una mirada a la intimidad de la Selección Colombia Sub-20

En el bus, oyen salsa y a Joe Arroyo. Cuando llegan al estadio El Campín gritan: '¡Viva Colombia!'. "Este es

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
06 de agosto 2011 , 06:16 p.m.

En el bus, oyen salsa y a Joe Arroyo. Cuando llegan al estadio El Campín gritan: '¡Viva Colombia!'.

"Este es un grupo unido", dijo el delantero Luis Fernando Muriel, el pasado viernes. La palabra "unión" es la que más repiten los integrantes de la Selección Colombia Sub-20, y así lo reflejan. Son amigos dentro y fuera del campo.

Una de las características del plantel es la alegría. Y eso lo revela Carlos Augusto Mora, el conductor del bus que transporta a los encargados de mantener viva la ilusión de un país. En su 'nave', un bus con placas SOQ-280 de Soacha, Mora es uno de los más orgullosos por compartir y convivir gran parte del día con los muchachos de la Selección Colombia.

"Siempre piden que les ponga mucha música, especialmente salsa: es el ritmo que más les gusta. No cantan demasiado, pero sí me dicen que se la ponga con buen volumen", señala Mora, mientras los espera luego de una jornada de entrenamientos.

Para él, el jugador más alegre es Jeison Murillo. "Es el que prende el ambiente dentro del bus, en el recorrido hacia los lugares de práctica siempre hace reír a sus compañeros".

Mora cuenta que, incluso, en los últimos días, la Selección le ha rendido un homenaje, a su manera, al desaparecido cantautor cartagenero Joe Arroyo, quien falleció el pasado 26 de julio en Barranquilla.

"Me piden las canciones del Joe. Les gustan a todos, las cantan y hasta aplauden cuando empieza alguna a sonar. Creo que es su manera de honrarlo".

En su sitio de concentración desde el 27 de julio, el Hotel Marriott de Bogotá, los futbolistas duermen en camas grandes. Las sábanas son de fino algodón egipcio. Sus cuartos son amplios, con gigantes ventanales. Su dieta es balanceada y a su servicio está un batallón de personas.

Los futbolistas de Colombia fueron distribuidos de a dos por habitación. El único que se encuentra solo es Juan Villate, el tercer arquero del equipo. Los integrantes del cuerpo técnico, como Eduardo Lara, José Helmer Silva, Rodrigo Larrahondo y José María Pazo, entre otros, no comparten cuarto con nadie.

Los jugadores de la Selección se sienten cómodos. "Acá nos tratan como reyes. No tenemos problema y solamente hay que pensar en descansar y entrenar. Eso es todo", dijo uno de ellos.

Dentro del grupo, las bromas no faltan. A Santiago Arias, lateral derecho, lo comparan, por su parecido, con Germán Uribe, mesero de banquetes del restaurante del segundo piso, que fue reservado especialmente para atenderlos.

"Al mesero le dicen que así va a ser Arias cuando viejo. Esos 'pelados' son una sola risa", comentó una fuente del cuerpo técnico de la Selección.

Y es que en cada lugar que ocupan, los chicos de la Sub-20 tienen presente la música, es una parte de su diario vivir. "Cada vez que oímos un 'vallenatico' o una 'salsita', sabemos de antemano en dónde están los jugadores de nuestro equipo", reveló Gabriel Vargas, gerente de habitaciones del hotel.

Y sus sueños de ser campeones del mundo los ratifican cada vez que parten al estadio El Campín, como lo expresa Mora. En su ruta hacia la gloria, antes de bajar del bus, siempre gritan, bien fuerte y a una sola voz: "¡Viva Colombia!".

*Con información de Óscar Ostos, Diario MÍO, y Lina María Posso, Citytv .

COMENTAR
GUARDAR