Francia y Corea del Norte tienen en Colombia sus ángeles de la guarda
Archivo

Francia y Corea del Norte tienen en Colombia sus ángeles de la guarda

La Policía se juega su propio torneo en el Mundial Sub-20 de Fútbol en Colombia. En Bogotá y en Medellín, los uniformados son lo

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
04 de agosto 2011 , 12:00 p.m.

La Policía se juega su propio torneo en el Mundial Sub-20 de Fútbol en Colombia. En Bogotá y en Medellín, los uniformados son los encargados de la marca personal y de la protección a los seleccionados de Francia y de Corea del Norte, respectivamente, a pesar de que los europeos viajaron el miércoles a Cali para su último partido del grupo A, el próximo viernes.

En Bogotá, el capitán Andrés Pérez, el agente Hugo Ariza, el subteniente Wiston Hurtado y Raúl Reina son los efectivos de la Policía Nacional que integran el equipo de traductores de la Selección de Francia y que no se le despegaron ni un minuto a la delegación. Wiston Hurtado es profesional en Lenguas Modernas y habla un perfecto francés.

Así en todos los entrenamientos y ruedas de prensa es él quien hace la labor de traductor. "Lo más complicado de su idioma es aprender a interpretarlo. Por eso hay que escucharlos con mucha atención y comprensión. Si uno se despista, de inmediato se pierde el hilo conductor", contó.

Y al parecer el oficial colombiano ha congeniado con los ilustres visitantes. Los jugadores y el cuerpo técnico lo tratan como a uno más del grupo. "Este equipo de Francia es muy educado. Son buenas personas. Y creo que todos ahora tienen una mejor imagen de Colombia". A pesar de estar todos los días al lado de los franceses, a Wiston los galos no le han preguntado nada sobre el seleccionado colombiano. Por eso dijo en medio de una sonrisa: "De fútbol no hemos hablado. Sólo de algunas cosas de la ciudad". En Medellín, el capitán Carlos Andrés Losada dice que a sus 29 años nunca había sido aficionado al fútbol, pero desde hace casi tres meses se ha vuelto un experto en ese deporte, y aun más en la cultura norcoreana. Tanto, que en tan solo ocho semanas aprendió a "defenderse" con el idioma coreano, pues es el oficial seleccionado para acompañar a la selección de Corea del Norte en el Mundial Sub-20. Por eso, desde que se levanta hasta que termina el día, el capitán Losada está pegado a la delegación, que por estos días está en Medellín, donde ya ha disputado dos partidos.

"El diálogo es algo complicado, pero es una experiencia extraordinaria porque pese a que he salido del país nunca había conocido una cultura tan de cerca", dice el capitán Losada, y agrega que cuando "con el coreano no logra romper la barrera del idioma" opta por hablar en inglés, la otra lengua que maneja y que hablan al menos cinco del equipo.

Este uniformado bogotano es uno de los 2.017 policías multilingües que fueron preparados para acompañar a las 24 delegaciones de fútbol y guiar a los turistas. Cifras del DAS señalan que desde el 14 de julio han llegado al país 1.012 personas de las diferentes delegaciones. Cuenta que para aprender coreano estuvo, junto con otros 20 policías, dos meses concentrado estudiando en el Centro de Idiomas de la Policía con profesoras nativas que fueron enviadas por la Embajada de Corea. En ese centro otros policías también fueron preparados en francés, portugués, inglés y árabe.

"Es difícil, el alfabeto son figuras y son 10 vocales y 14 consonantes. Si no nos entendemos hablando, nos escriben en papeles y nosotros leemos el mensaje", comenta. Lo que aprendió también le ha servido para transmitirles a los chef del hotel donde se están hospedando los jugadores asiáticos, las preferencias en la comida.

"Ellos comen un arroz coreano con el que viajaron. Todos los días han sacado una bolsada de arroz, dos tipos de salsa picante, algas y con eso hacen una especie de taquitos. Esa es la comida favorita", cuenta el capitán Losada. Él sabe que la comida les gustó si al final eructan. "Esa es una costumbre de ellos que me ha parecido curiosa", añade Losada.

Andrea Chaparro Redactora Diario MÍO Con información de EL TIEMPO MEDELLÍN .

COMENTAR
GUARDAR