Ortega, el de las luces prendidas; James, el de la casta
Archivo

Ortega, el de las luces prendidas; James, el de la casta

Así como exaspera porque se trata de un figurín que se pone las manos en la cintura, bravea a sus compañeros y parece que jugara

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
02 de agosto 2011 , 06:51 p.m.

Así como exaspera porque se trata de un figurín que se pone las manos en la cintura, bravea a sus compañeros y parece que jugara sólo cuando quiere, Michael Ortega fue el más desequilibrante de la Selección Colombia en el encuentro frente a Malí, que le reportó su segundo triunfo consecutivo en el Mundial Sub-20 y la clasificación a los octavos de final.

A los 23 minutos del primer tiempo, Ortega salió como un genio de la lámpara y con una precisión admirable, le puso la pelota delante del punto penalti al 'Trencito' Valencia, quien definió con justeza pese a la reacción del arquero africano y concretó el primer tanto del juego. Fue el tercer pase de gol del volante atlanticense, entre los seis tantos marcados hasta ahora por el equipo anfitrión.

Ortega jugó 70 minutos en el segundo encuentro colombiano del grupo A y mientras tuvo ánimo y oxígeno, fue el jugador que llevó de la mano a la selección anfitriona a sus mejores momentos del partido, ante la irregularidad de James Rodríguez.

Pases en corto, en diagonal, paredes con James y con Valencia, un par de remates desde fuera del área y movilidad en su zona fue lo mejor del repertorio de Ortega.

Sin embargo, así como desparrama talento en la cancha, a Ortega suele traicionarlo el carácter y desde los 15 minutos del segundo tiempo su llama se apagó, hasta que el técnico Eduardo Lara decidió sacarlo y darle cabida a Yerson Candelo.

Entre tanto, James Rodríguez, quien no jugó tan bien como otras veces, sí mostró guapeza, liderazgo y unas ganas gigantes. Pidió la pelota, manejó el ritmo del partido frente a la complicación que tenía el equipo colombiano y aguantó bien las patadas y las faltas de los africanos con su mano izquierda vendada y aún adolorida por el golpe sufrido en el juego anterior.

Así, con la constancia de un grande, de esos que pasan a la historia, a los 45 minutos del segundo tiempo James entró al área como una fiera que da el zarpazo y convirtió el segundo tanto, el que confirmó el triunfo y la clasificación.

"Michael es un buen jugador, tiene mucho talento; creo que nos hemos entendido bien y esas sociedades son las que hacen grande a una Selección", dijo James emocionado al final del partido.

"Juego donde sea en la Selección, donde el 'Profe' (por Eduardo Lara) me diga. Yo me siento más cómodo como extremo izquierdo, pero juego pero donde sea", añadió.

Mientras el volante del Porto demostró todo lo que vale en esta Selección Colombia, Ortega confirmó que es el más talentoso del equipo, pero que necesita agregarle madurez.

GABRIEL BRICEÑO FERNÁNDEZ Editor de Futbolred.com gabbri@eltiempo.com .

COMENTAR
GUARDAR