Johan Reyes Olarte está metido en la piel de 'Bambuco, el guacamayo'
Archivo

Johan Reyes Olarte está metido en la piel de 'Bambuco, el guacamayo'

La situación más curiosa que le ha pasado a Johan Reyes Olarte en los pies de 'Bambuco' ha sido cachetear a la alcaldesa Clara Ló

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
31 de julio 2011 , 04:03 p.m.

La situación más curiosa que le ha pasado a Johan Reyes Olarte en los pies de 'Bambuco' ha sido cachetear a la alcaldesa Clara López durante una presentación de la 'Ruta del Trofeo'. Ni se dio cuenta, su poca visibilidad por el disfraz reduce sus movimientos y apenas puede caminar.

Todos le dicen 'Bambuco', aunque cabe aclarar que él es uno de las ocho personas que representan en Bogotá a la mascota del Mundial Sub-20. Su bautizo surgió en una rueda de prensa luego de que alguien preguntara cómo se llamaba la guacamaya.

"Estábamos en una presentación y alguien preguntó por el nombre. Un funcionario del Idrd gritó 'Bambuco' y así se quedó. Se suponía que uno de los patrocinadores le daría el apodo a través de un concurso", asegura Johan, de 22 años y quien entre muchas de las anécdotas, en cuatro meses de corre-corre, recuerda haber visto a una mujer desnuda.

"Ella se iba a presentar conmigo en un evento. Era modelo de bodypaint -pintura corporal- y se desvistió frente a mí. Yo no lo podía creer. La pintaron a mi lado y cuando salimos yo la miraba y me reía. Claro, ella no se dio cuenta. Era 'Bambuco' quien la veía", recuerda entre risas este joven que hoy arranca como primíparo en Cenda para convertirse en unos años en entrenador deportivo.

Su traje pesa. Lo hace sudar y más de una vez le ha dado la pálida. Incluso, supo de un colega suyo que se desmayó en una presentación en Armenia agobiado por el calor que se siente al interior del disfraz.

"La orden fue 'pajarear'" .

"Uno primero se pone una licra, un short y una pechera. Luego se pone el peluche y finalmente la cabeza. Dentro del traje se ve poco y para moverse es un camello. Es el mejor método adelgazante, las gorditas me piden el traje cada nada", dice Johan, quien ha conocido a figuras como el 'Pibe' Valderrama, Willington Ortiz, el 'Bolillo' Gómez, Francisco 'Pacho' Maturana y al presidente Juan Manuel Santos.

Siente miedo y ansiedad cada vez que se disfraza de 'Bambuco'. Ya lo ha hecho más de mil veces, pero la sensación continúa cada vez que se pone la cabeza gigante. Considera que su trabajo es exclusivo y el sábado, en el partido de Colombia, fueron los aplausos y el reconocimiento de la gente los que marcaron su noche aunque sólo pudo salir al medio tiempo por la lluvia.

"Yo veía las mascotas de otros torneos y no me imaginé ser una de ellas. Es un trabajo único y sólo hay una mascota para este Mundial y soy yo. Me siento orgulloso de lo que hago. Además la orden fue que 'pajareara'", concluye Johan, quien evoca con humor que una vez estuvo todo el día en una chiva, sin almuerzo ni nada, fueron los abrazos y la calidez de la gente los que alimentaron su jornada. El disfraz cuesta cerca de tres millones de pesos y es una Guacamaya de tres colores.

Víctor Hugo Gordillo Redactor Diario MÍO vicgor@diariomio.co .

COMENTAR
GUARDAR