Hay hasta leche de cabra para atender a futbolistas árabes
Archivo

Hay hasta leche de cabra para atender a futbolistas árabes

Cuando a Felipe, uno de los 250 voluntarios que llevan cuatro meses capacitándose para recibir a los equipos que llegarán a Pereir

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
25 de julio 2011 , 04:45 p.m.

Cuando a Felipe, uno de los 250 voluntarios que llevan cuatro meses capacitándose para recibir a los equipos que llegarán a Pereira a disputar la Copa Mundial Sub-20 le dijeron que además de perfeccionar su inglés y sus conocimientos sobre turismo en la región, debía aprender sobre el Islam, se sorprendió.

"Dos de los países que vendrán a jugar a Pereira tienen como su religión el Islam, se trata de Arabia Saudí y de Nigeria. Cuando vimos el calendario dijimos: 'No solo necesitamos personas que hablen inglés, esto va más allá y hay que pedir ayuda'.

Por eso nos asesoramos con los que saben de esta cultura", manifiesta John Jairo Velásquez, director del Comité Organizador del Mundial en Pereira.

Velásquez buscó quien les enseñara a Felipe y a los otros 249 voluntarios la manera adecuada de tratar a los árabes y nigerianos.

"La mejor opción fue buscar al dueño de un restaurante árabe que recién pusieron en Pereira y así fue como encontramos a Oda Jibara, un árabe de verdad, que accedió a ayudarnos", relata Velásquez, quien también buscó a los comerciantes informales de leche de cabra, para tener sus datos y contactarlos en el momento en que los cocineros de las delegaciones les soliciten la leche de este animal, que es muy usada en su gastronomía.

Oda ha asesorado al comité organizador no solo en la parte de traducción, que fue para lo que inicialmente lo contactaron, sino también en la parte de la gastronomía y del comportamiento, sobre todo en lo relacionado con la religión.

Sin carne de cerdo.

"Verificamos que los letreros estén bien escritos, que el manejo de las palabras sea el adecuado porque, por ejemplo, aquí solo hay un 'Bienvenido', allá hay varias maneras de escribirlo y hay que escoger el adecuado", dice el arabe, que es experto en gastronomía y por eso recomendó que no puede faltar el aceite de oliva, las especias y el café, ojalá árabe.

"Cuando uno llega a un país occidental sabe que se debe adaptar a algunas cosas. Eso sí, no comemos cerdo", afirma Oda, por lo que a los jugadores no les podrán ofrecer ni servir chicharrones, morcilla ni los famosos chorizos de la región.

Para Oda, la mayor sorpresa que se llevarán los jugadores de las selecciones de Arabia y Nigeria a su llegada a Armenia y a Pereira, será ver la libertad que tienen las mujeres.

"Soy de Jordania, pero llevo bastante tiempo en occidente, pues viví en Miami y ahora en Pereira, por eso ya no me sorprende, pero para estos niños, porque son muy jóvenes, será muy sorprendente ver la forma de comportarse de las mujeres", señala Oda, quien manifiesta que, seguramente, dentro de las delegaciones que llegarán no vendrán muchas mujeres, pues en estos dos países no existen tantas las libertades para ellas.

Sin embargo, ante la posibilidad de que lleguen mujeres árabes y nigerianas, Velásquez tiene a los voluntarios advertidos de que no se les puede mirar a los ojos.

"Ellas no pueden hablar con hombres que no sean sus esposos, allá la equidad de género es casi que inexistente y si vienen, tendremos que respetar sus costumbres", asegura el director del Comité.

Angélica Alzate Benítez Corresponsal EL TIEMPO .

COMENTAR
GUARDAR