Torneo Águila

Llaneros clasificó a las semifinales y superó a un Quindío desmotivado

Los de Villavicencio no tuvieron compasión y marcaron 8 goles en la llave de cuartos de final.

FOTO: Tomada de Twitter: @ClubLlanerosFC

El equipo de Villavicencio quiere luchar por un lugar en la Primera División.

Noviembre 11, 2017

Momento histórico para Llaneros, que con su victoria 3–1 sobre Deportes Quindío sentenció una llave de cuartos de final en la que sorprendió, pero también dejó ver que atraviesa por un gran momento futbolístico para soñar con el ascenso. Mientras que para los de Armenia fue una triste despedida del Torneo con ocho goles en contra y con el riesgo de ceder el liderato en la reclasificación.

Como se esperaba, el conjunto ‘cafetero’ saltó a la cancha con la urgencia de recortar la extensa diferencia que traía a cuestas, y desde los primeros minutos generó algunas llegadas que fueron bien resueltas por el portero Jorge Soto. Pero esas ansias por ir en busca del gol, generaron muchos espacios en defensa y esto lo aprovechó la visita para generar problemas.

En medio de la ansiedad de Quindío, las cosas se complicaron aún más. Una pena máxima decretada por el juez central fue bien aprovechada por Jhon Velásquez (11 PT), quien desde muy temprano fue sentenciado el paso de Llaneros a las semifinales. Un duro golpe que terminó de hundir la moral de los de Armenia, quienes intentaron lograr el empate con algunas intenciones que carecieron de profundidad.

Con la impotencia de los locales y la comodidad de un rival que administraba la ventaja, fue transcurriendo el tiempo. El tránsito de balón en el mediocampo y las pocas llegadas de peligro eran evidentes entre dos rivales que afrontaban dos situaciones opuestas. El buen planteamiento táctico de Llaneros le sirvió para ir por más y, de nuevo, Velásquez (40 PT) se hizo presente en el marcador y amplió la distancia a siete tantos. Ya para el cierre del primer tiempo, el experimentado Wilson Carpintero (45 PT) intentó devolverle la honra al conjunto ‘cafetero’ con el descuento.

Tras el descanso, poco cambió el panorama del partido. Quindío intentó la igualdad para sumar en la reclasificación, pero lo hacía sin orden y sin ideas, la resignación era evidente. A su mal momento, se sumó la expulsión de Andrés Rivera, quien vio la tarjeta roja por una falta peligrosa. Todas estas situaciones beneficiaban a los de Villavicencio, quienes esperaban en su terreno de juego y dejaban que el reloj siguiera su ritmo.

Poco para destacar de un duelo desequilibrado desde los números y desde lo psicológico, lo único que esperaban los jugadores era darle trámite al fútbol y el sonido del pitazo final. En medio de tanto conformismo, llegó una tercera celebración para Jairo ‘Viejo’ Patiño y sus muchachos, Mario Álvarez (33 ST) dio cifras definitivas a una lleva llena de polémicas y sorpresas.

César Dussán
Especial para Futbolred

Sigue bajando para encontrar más contenido