Gabón se marcha de Copa Africana entre críticas por la improvisación

Gabón se marcha de Copa Africana entre críticas por la improvisación

El combinado anfitrión del torneo continental salió eliminado tras empatar con Camerún.

El bajo rendimiento de Gabón (amarillo) adelantó su eliminación del campeonato.

El bajo rendimiento de Gabón (amarillo) adelantó su eliminación del campeonato.

Foto: EFE

23 de enero 2017 , 09:45 a.m.

La temprana eliminación de Gabón, que entrena desde diciembre el español José Antonio Camacho, primer anfitrión que cae en la fase de grupos desde el fracaso de Túnez en 1994, no solo ha supuesto una decepción deportiva para todo un pueblo si no que amenaza con añadir más madera a la crisis política del país.

Hay consenso entre la prensa local y publicaciones especializadas en fútbol africano: el fracaso deportivo se debe a la deficiente preparación del equipo y a su mal juego en el partido inaugural, en el que empató a cero con la debutante y débil Guinea Bissau.

Incluso su principal estrella apuntó en este sentido tras empatar el domingo anterior frente a Camerún. Patrick Emery Aubameyang también se quejó de que la improvisación federativa lastró las posibilidades de avanzar en la competición.

"Es verdaderamente frustrante porque teníamos opciones. Pero desafortunadamente hay días en que no quiere entrar, como la primera oportunidad que tuve a solo dos metros", se lamentó el delantero del Borussia de Dortmund tras el encuentro.

Aubameyang tuvo en sus botas cambiar, o al menos reescribir, la triste crónica del penoso deambular de las ‘panteras’, que han empatado los tres partidos, recibido dos goles y marcado otros dos, ambos por mediación de su estrella.

A los cuatro minutos de iniciado el encuentro crucial con Camerún, Denis Bouanga, centrocampista de Tours francés, se escapó por la banda y cruzó la pelota al área chica donde apareció como una flecha Aubameyang. El delantero solo tenía que empujar la bola ante un ya batido Fabrice Ondoa pero incomprensiblemente el balón se marchó fuera junto a la cepa de poste.

El portero del Sevilla Atlético no volvió a ser exigido hasta el último minuto del partido en el que salvó a su equipo en una acción felina: Bouanga se perfiló de nuevo en el lateral del área grande y lanzó un zapatazo que escupió el poste.

El rechace lo remató Didier Ndong (Sunderland) pero Ondoa lo envió a córner desde el suelo junto a las ilusiones de una nación y las esperanzas de un presidente, Ali Bongo, que confiaba en que el torneo sirviera para amainar las críticas sobre su gestión al frente del país.

"Estamos muy cabreados. No tuvimos el tiempo suficiente para poder prepararnos. Empezamos un poco tarde. Éramos más fuertes que los otros equipos en el grupo, pero ha sido todo, la preparación, el cambio de entrenador, no ha sido fácil", agregó Aubameyang.

Aunque algunos comentaristas locales se han quejado del juego, y de la falta de compenetración técnico-jugadores, las críticas no recaen sobre la figura del entrenador español José Antonio Camacho, sino sobre la federación.

El ex seleccionador de España y China, entre otros equipos, se hizo con las riendas de Gabón en diciembre pasado, a apenas un mes vista del inicio de la competición, tras el cese semanas antes de Jorge Costa.

El entrenador portugués había sido contratado para la copa de 2015 y también tuvo una mala experiencia africana: Gabón ganó a Burkina Faso en el primer partido, pero cayó eliminada tras perder con Congo y Guinea Ecuatorial.

Desde entonces, las ‘panteras’ no ganaron ninguno de los cinco compromisos, incluido un empate con Marruecos en el primer partido de clasificación para el Mundial de Rusia 2018, lo que llevó a la federación a destituirlo a solo dos meses del inicio del torneo que debía acoger.

La elección de Camacho no escapó a de polémica: la prensa local apunto que el español carecía de experiencia africana y desconocía el francés, lengua en la que se manejan la mayoría de jugadores y directivos. Unas carencias que esos mismos expertos colocan, junto a la improvisación de los dirigentes federativos, en el saco de los errores y el fracaso.

A ello se unió, además, los continuos roces del murciano con los directivos, encontronazos que llegaron a su punto álgido a principios de enero y que casi concluyen con una nueva espantada del español.

"De todos los equipos que participan en esta edición de la CAN-2017, Gabón, el anfitrión, es el único que no se ha preparado", se lamentaba este lunes el diario local ‘L'Union’, que se preguntaba si el técnico seguirá en el banquillo.

"Ha hecho lo mejor que ha podido. No hay puntos de referencia", agregó. Consciente de la situación deportiva y el enrarecido ambiente político del país, Camacho trató de evadir la cuestión al término del encuentro y dijo que era el momento de reflexionar y hablar con la federación y los jugadores para buscar una solución.

Ali Bongo, hijo del dictador Omar Bongo, al que sucedió en 2009 tras un proceso electoral que sigue aún muy criticado, se ha identificado con las ‘panteras’, las ha convertido en "su equipo" y eso sumó una mochila extra de presión a los anfitriones del torneo.

Según la prensa local, el mandatario se presentó el día anterior al partido de Camerún en la concentración del equipo protegido por un grupo de guardaespaldas fuertemente armados, y según el portero Didier Ovono (KV Oostende) les transmitió un mensaje claro.

El domingo anterior, poco después de la derrota, felicitó a los jugadores y pidió a los aficionados que no abandonaran los estadios -que ni siquiera se han llenado en los partidos de la selección local- temeroso de que además del fracaso deportivo, el torneo concluya con una mala imagen nacional que también le salpique.

EFE

COMENTAR
GUARDAR
Personalice
Sus favoritos
Aquí puede seleccionar sus equipos y ligas favoritas para consultar noticias y estadísticas
ACEPTAR