Chile-Ecuador: la primera tiende de un hilo; la segunda, aún sueña

Chile-Ecuador: la primera tiende de un hilo; la segunda, aún sueña

La Austral es sexta con 23 puntos en Eliminatorias, mientras los ecuatorianos son octavos con 20.

Ecuador y Chile aún sueñan con llegar al Mundial de Rusia-2018.

Ecuador y Chile aún sueñan con llegar al Mundial de Rusia-2018.

Foto: Fotos: EFE y Reuters

03 de octubre 2017 , 04:57 a.m.

Juan Antonio Pizzi y la selección de Chile penden de un hilo que está a punto de romperse y que puede dejarlos fuera del Mundial de Rusia, algo que resultaba impensable hace algo más de un año, cuando la Roja dio un golpe de autoridad al proclamarse bicampeón de la Copa América.

¿Qué ha sucedido en apenas un año para que un equipo que aspiraba no sólo a llegar a Rusia-2018, sino a pelear por metas mayores, esté con un pie y medio fuera? Seguramente no hay una sola respuesta y el descalabro chileno se debe a un cúmulo de factores, pero la responsabilidad de Pizzi en el entuerto es innegable.

El argentino ha perdido el control del vestuario y ha sido incapaz de mantener engrasado un equipo que funcionaba como un reloj suizo. Los resultados saltan a la vista. Chile ocupa el sexto lugar en la liguilla suramericana de clasificación y ahora mismo está fuera del Mundial de Rusia. Las dos últimas jornadas serán decisivas. El jueves recibirá en Santiago a Ecuador y el 10 de este mes la Roja visitará en Sao Paulo a Brasil, líder de las clasificatorias y que obtuvo el billete a Rusia hace semanas.

Un tropiezo en casa frente a Ecuador sellaría el desastre chileno, aunque obtener los tres puntos tampoco le daría la clasificación y todo se decidiría en la última fecha en tierras brasileñas. La sombra del ostracismo planea sobre el fútbol chileno. Después de disputar las dos últimas Copas del Mundo (Sudáfrica-2010 y Brasil-2014), los chilenos ven como toma cuerpo la amenaza de ver el próximo Mundial por televisión.

La caída será aún más estruendosa si se tiene en cuenta que Pizzi ha tenido a su disposición a la generación dorada del fútbol chileno, jugadores de primerísimo nivel como Alexis Sánchez, Arturo Vidal o Claudio Bravo. Un equipo que hizo historia en 2015 al ganar su primera Copa América y que un año después, ya con Pizzi en la banca, repitió la gesta en la Copa América contra la Argentina de Lionel Messi.

Y si Pizzi no ha estado a la altura, especialmente en los últimos partidos, lo mismo se puede decir de los futbolistas, que se lucen en sus equipos, pero pierden el foco cuando cruzan el Atlántico para vestirse la casaca roja. Alexis Sánchez se ha convertido en el máximo goleador en la historia de la selección chilena, pero el equipo echa de menos su liderazgo y en los últimos duelos, especialmente en las derrotas contra Paraguay y Bolivia, en los que estuvo totalmente desconectado.

A Arturo Vidal, en tanto, nadie le puede reprochar falta de actitud o entrega. Pero se le puede exigir una pizca más de profesionalismo para mantenerse al margen de las fiestas y los casinos cuando pisa suelo chileno. Chile necesita en este último esprint la lucidez de Pizzi y de sus principales figuras. Pero a estas alturas del partido requerirá otro aliado más esquivo: la fortuna para que el resto de resultados lo acompañen.

Ecuador aún sueña con Mundial

Saldrá a los dos últimos partidos de las Eliminatorias en medio de una crisis que va más allá de lo futbolístico, pero aun con la posibilidad de pescar alguno de los cincos billetes, incluido el de repesca, para ir al Mundial. Si bien, todo comenzó a deteriorarse con la seguidilla de malos resultados, tras un arranque estupendo con cuatro triunfos consecutivos, la crisis se extenderá hasta después de las clasificatorias por la pugna del presidente de la Federación Ecuatoriana de Fútbol (FEF), Carlos Villacís, y el exseleccionador Gustavo Quinteros.

Las Eliminatorias para Ecuador arrancaron en medio de una gran espectativa con la histórica victoria por 0-2 en Buenos Aires, sobre Argentina, y se cerrarán dentro de una tormenta que no terminó con la derrota reciente por 1-2 en casa frente a Perú. Tras el resultado, Villacís dejó entrever que la salida de Quinteros era viable, mientras que el entrenador nacido en Argentina y nacionalizado boliviano, aseguraba que no era cobarde, que no dimitiría.

Tras la insistencia de no renunciar de Quinteros, la FEF, con Villacís a la cabeza, lo apartó y encargó la dirección técnica a otro argentino, Jorge Célico, que aceptó de inmediato. A la separación de Quinteros se unió la renuncia, con crítica incluida, del goleador con 7 tantos de estas Eliminatorias, Felipe Caicedo.

'Felipao', como es conocido el delantero, ha presionado a la federación por una renovación de dirigentes. El creativo Christian Noboa ha evitado buscar culpables y pedido que todos asuman la porción de responsabilidad que les cabe en el proceso. Su conclusión es clara: "nadie se salva".

Célico ha sorprendido al no convocar a Noboa. Tampoco a Gabriel Achilier. Célico redujo la lista de jugadores que militan en clubes extranjeros de catorce, la media que citaba Quinteros, a solo ocho, y ha privilegiado el desempeño de los que destacan en la Liga local.

En medio de todo eso, los jugadores y el técnico interino han precisado que intentarán dar lo mejor por una satisfacción para la afición en el partido contra Chile. Sin embargo, el propio Célico dijo que "sería un suicidio intentar jugarle de igual a igual a Chile", en contradicción al estilo de presión constante que ha tenido Ecuador y que le ha permitido, aun con 20 puntos, mantener opción de ir al Mundial.

EFE

COMENTAR
GUARDAR
Personalice
Sus favoritos
Aquí puede seleccionar sus equipos y ligas favoritas para consultar noticias y estadísticas
ACEPTAR