Selección Colombia

Los pecados de la Selección Colombia en el 1-1 contra EE. UU.

El equipo Sub-23 no aprovechó su condición de local. La serie de repechaje a Río-2016 está abierta.

FOTO: Vanexa Romero/EL TIEMPO

Colombia Sub-23 no pudo en Barranquilla con Estados Unidos.

Marzo 25, 2016

Un empate 1-1 fue lo que cosechó este viernes la Selección Colombia Sub-23 contra su similar de Estados Unidos, en la ida del repechaje olímpico a Río-2016.

A pesar de que el gol de visitante vale doble, la serie para definir el cupo a los próximos Juegos quedó abierta. Se concretará todo el próximo martes 29 en Frisco (Texas).

FUTBOLRED le presenta los cuatro pecados que cometió la Selección y que encarrilaron el resultado final del duelo, disputado en el estadio Metropolitano, de Barranquilla.

Errores en la zaga

Tanto en defensa como en ataque, la defensa de Colombia no tuvo un gran partido. Una desconcentración, en solo 5 minutos de juego, puso a Estados Unidos por delante. Dávinson Sánchez y Cristian Borja se durmieron en esa acción de gol. Y cada vez que la visita atacó, sobre todo en el primer tiempo, la zaga se vio en problemas. La velocidad de Morris generó mucho peligro.

En ataque, ni Borja ni Helibelton Palacios fueron determinantes por sus bandas. Apenas un par de centros buenos cada vez que subieron, pero sus compañeros no definieron de la mejor manera.

Definición

Precisamente el apartado de definición fue una cuenta pendiente de la ‘tricolor’ en este compromiso. Hárold Preciado estuvo negado. Un solo remate directo al arco y fue flojo, sin mucho peligro. El resto se fueron desviados. Por su parte, Andrés Rentería quiso hacer desbordes por izquierda en la primera parte, pero nada que pusiera en problemas reales a los estadounidenses. Y Andrés Felipe Roa y Juan Fernando Quintero, estuvieron precisos en un pase e imprecisos al siguiente.

Mucho control de balón mostraron los juveniles, pero nada de efectividad ni claridad en ofensiva.

Los cambios

Dos de las tres variantes que hizo ‘Piscis’ Restrepo no se hicieron sentir. Jarlan Barrera, al minuto 30, ingresó por José Leudo. La apuesta era volcarse a la ofensiva y aprovechar que el volante conoce la cancha del Metropolitano, pues juega para Junior, pero pasó desapercibido. Tan solo un par de remates de media distancia que se fueron bastante desviados.

En el complemento, Juan Pablo Nieto ingresó por Roa, al 73. Pasó desapercibido, no aportó. Es más, en este repechaje el jugador de Nacional volvió a la actividad. No jugaba un partido desde el 7 de diciembre de 2015, con Alianza.

Y Borré, quien entró al campo por Rentería, al 62, fue el único cambio que se sintió. Corrió, remató al arco, le anularon un gol y le cometieron un penalti para el empate posterior de Quintero. Lo malo: sufrió un percance muscular y no estará en la vuelta.

Bajo nivel

José Leudo, en marca, estuvo dormido, por eso fue el primer cambio, en apenas 30 minutos. Quintero no fue  el jugador relevante que se necesitaba; quizás su falta de ritmo en Europa le pasó factura. A Wílmar Barrios le costó acomodarse en el campo de juego. Y el propio Nieto: recibió la confianza cuando llevaba sin minutos por encima del delantero Roger Martínez, de gran presente en Racing.

 Redacción Futbolred

Sigue bajando para encontrar más contenido