Yepes: el delantero frustrado que hizo historia con nuestra Selección

Yepes: el delantero frustrado que hizo historia con nuestra Selección

Acá una semblanza del último capitán de categoría y prestancia de nuestra Selección.

Mario Yepes durante un juego de Selección Colombia en 2005.

Mario Yepes durante un juego de Selección Colombia en 2005.

Foto: Archivo ETCE

21 de enero 2016 , 01:20 a.m.

Mario Alberto Yepes puso punto final a su carrera profesional como futbolista este miércoles en la ciudad de Cali. Nacido en la ciudad de Cali el 13 de enero de 1976, desde muy niño mostró su talento para el fútbol y así lo mostró en cada paso ascendente en su formación y posteriormente en su carrera deportiva.

Aunque el talento de ‘Mabeto’, como le dicen sus más cercanos, era reconocido, la primera experiencia en el exterior fue en el fútbol norteamericano “algo que pocos recuerdan”, dijo.

El Tampa Bay (1995) fue su primer club internacional en la incipiente MLS, allí pasó unos meses de crecimiento personal y profesional que le dieron bases para perfilar su sueño como deportista. Era un joven Yepes, pero ya tenía metas fijas.

“Fue una experiencia bonita, entender que en algunos momentos el fútbol te hace vivir solo y hay que acomodarse; estaba muy joven y supe asimilar cambios en un país extranjero y otro idioma, algo que me sirvió para más adelante. No era fácil, lejos de la casa y eso me curtió como jugador y persona”, recordó en una charla con FUTBOLRED después del Mundial de Brasil 2014.

También pasó por Cortuluá y Rionegro, dos instituciones que marcaron su camino, en la primera fue donde debutó como profesional, luego comenzó a hacer el cambio de delantero a defensor; en la segunda conoció a su gran amigo y compadre Iván Ramiro Córdoba. Allí jugaron como pareja de centrales por primera vez.

“Comencé en la Carlos Sarmiento, pero profesionalmente mi primera etapa fue en Cortuluá, donde jugaba de delantero; buscando continuidad decidí ir a Rionegro, Tampa Bay y regresé a Cortuluá. Mis primeros juegos como defensor fueron en la Selección Valle bajo la conducción de Reinaldo Rueda, aunque me enojaba cuando él me ubicaba atrás”, mencionó.

Así, haciendo camino al andar, con seriedad y profesionalismo, se convirtió en uno de los referentes de la Selección Colombia y su vida estaba marcada desde siempre por el amarillo, azul y rojo. La decisión de quedarse atrás, como zaguero, la tomó por una convocatoria de la categoría Sub-20, conducida en ese entonces por Luis Fernando Montoya y Édgar Otálora (Q.E.P.D.), quienes lo llamaron luego de un partido amistoso entre Cortuluá y Quindío.

“Ese día jugué el primer tiempo como delantero y el segundo como defensa, jugué muy bien como defensor, incluso marqué un gol. A los días llegó a Cortuluá una convocatoria de la Selección Colombia Sub-20 para el Suramericano, pero como defensor (sonríe), inmediatamente decidí seguir mi carrera profesional como zaguero porque uno de mis sueños era jugar en la Selección”, manifestó.

Fueron muchos los momentos de blancas y bemoles en la ‘tricolor’, frustrado por quedar fuera de las Copas del Mundo en una eliminatoria por un gol, en otra por un punto. El momento de gloria para Brasil 2014 lo hizo recordar a todos los guerreros que compartieron con él en un proceso de más de diez años en diferentes estadios del continente.

“Los recuerdo a todos, porque al Mundial no fuimos solos, fueron muchas las personas que hicieron el esfuerzo desde muchas partes. Compañeros que fueron quedando en el camino, pero que sin ellos lo de hoy no sería tan especial. Son muchos años y todos merecen reconocimiento, aunque la gente tiene presente a los más recientes”, puntualizó.

Mario Yepes prefiere mantener bajo perfil y destacarse solamente en la cancha, de hecho, no tiene redes sociales e intenta ser poco mediático, aunque con la actuación de la Selección Colombia y su alto nivel en la Copa Mundo 2014 le dio un viraje a su vida, un segundo tiempo en su importante carrera como futbolista.

“Ser líder es algo que se lleva dentro, que se va forjando con ejemplos, actitudes, momentos y muchas otras cosas que van surgiendo. Lo de ser líder viene de manera natural, es difícil formar a una persona para que sea líder. Para ganar el liderazgo se debe mostrar carácter y asumir los momentos con tranquilidad”.

Y precisamente con ese liderazgo, desde este miércoles espera marcar otro camino. En su despedida, dejó en claro que el fútbol es su vida y pasión y que, con cartón en mano, espera ser un técnico ganador y exitoso, como ya lo fue durante 21 años como jugador.

Steven López Niño
Corresponsal Futbolred/Cali
En Twitter: @lopidelagente

COMENTAR
GUARDAR