Premier League

Crece ola de rechazo a la destitución de Claudio Ranieri en Leicester

Mourinho lideró la protesta, a la que se suman Klopp, Conte y Roberto Mancini, el posible reemplazo.

FOTO: REUTERS

El estratega italiano había ganado recientemente el título a mejor entrenador del mundo de la Fifa.

Febrero 24, 2017

El desconcierto es la constante en el mundo futbolístico, que aún no entiende la decisión de destituir al técnico italiano que logró la hazaña de convertir a un equipo chico, con jugadores modestos y desconocidos, en campeón de la prestigiosa Premier League.

Sorprende en una liga que se distingue por mantener a los entrenadores en sus cargos más allá de la inmediatez del resultado, como ocurre en la actualidad con Arsene Wegner, del Arsenal, o como pasó con Sir Alex Fergusson en el Manchester United.

Precisamente el actual técnico de los ‘diablos rojos’, José Mourinho, fue uno de los primeros en reaccionar a la destitución. “El campeón de Inglaterra y mejor entrenador de 2016 según la FIFA, despedido”, comentó en sus redes sociales, acompañando la queja con un foto junto a Ranieri. "Esto es el fútbol moderno, Claudio. Sigue sonriendo amigo, nadie puede borrar la historia que hiciste", añadió.

En rueda de prensa, añadió: "Es culpa de Claudio. Si hubiera terminado en duodécima posición la temporada pasada todos hubieran dicho que es un logro increíble y ahora pensarían en evitar el descenso y todavía seguiría en el puesto". Y añadió: "Está pagando por su propio éxito. Quizá la temporada empezó con el egoísmo típico de algunos jugadores: pensando en nuevos contratos, en irse, en ganar más dinero. Es un poco lo que pasa en nuestro mundo ahora", dijo el portugués.

Lo curioso es que Mourinho fue el último en sufrir esa ingratitud en plena época de crisis, pues fue despedido del Chelsea en diciembre de 2015, apenas unos meses después de ganar la liga inglesa.

"Creo que el Leicester ha entrado en la historia dos años seguidos: el primero porque consiguió lo más bonito, ganó la liga y escribió una de las historias más bonitas en la historia del fútbol, y ahora al tomar una decisión que a todo el mundo de este deporte le cuesta aceptar", apuntó. "Sin embargo, es bueno para todos que nos demos cuenta de cómo es el fútbol ahora. La temporada pasada, cuando me despidieron a mí tras haber sido campeón, pensé que era una noticia importante, pero ahora veo que no es absolutamente nada comparado con lo que le ha pasado a Claudio", concluyó.

Antonio Conte, DT del Chelsea, también se sumó a la protesta: "Estoy muy triste y decepcionado por él porque es un amigo, un buen hombre y un gran entrenador. Ganó el título con este club y con estos jugadores y alcanzó el sueño, así que esto (la decisión de destituirlo) me decepciona como entrenador y como amigo", afirmó. De hecho, dijo que conoce el riesgo de la profesión pues "si se acuerdan, ya estaba despedido al comienzo de temporada", dijo.

En ese mismo sentido, el alemán Jürgen Klopp dijo que no le sorprende lo que ocurre en el medio. "No es sólo fútbol. En mi opinión, se han tomado algunas decisiones extrañas y raras en estos últimos años... Mira el 'Brexit' -la salida del Reino Unido de la Unión Europea-, (Donald) Trump, Ranieri", sostuvo. "¿Tengo que entenderlo? No. Y no tengo ni idea de por qué el Leicester ha hecho eso", apuntó. "Todo el mundo ve la situación en la que estaban en la Liga y en la Champions League. Es una persona muy especial, un tipo muy simpático", comentó.

Y es que el propio Leicester reconoció la importancia del legado de Ranieri en el comunicado en el que anunció su destitución: “Claudio, designado en julio del 2015, llevó a los Zorros al mayor triunfo en los 133 años de historia del club en la temporada pasada, cuando se coronaron campeones de Inglaterra por primera vez. Sin dudas es el técnico del Leicester City más exitoso de todos los tiempos… Sin embargo, los resultados domésticos en la actual campaña han dejado al estatus del club de la Liga Premier bajo amenaza y la gerencia siente, a su pesar, que se necesita un cambio en el liderazgo para los mejores intereses del club", señaló. 

A la molestia se suma el exjugador histórico del Leicester y hoy comentarista deportivo, Gary Lineker. “Después de todo lo que Claudio Ranieri ha hecho por el Leicester City, despedirlo ahora es inexplicable, imperdonable y revuelve las tripas”, dijo. "A Ranieri tendrían que hacerle una estatua en Leicester, no sacarlo así", apuntó.

Mancini, el probable sustituto

En medio de las reacciones, El italiano Roberto Mancini, favorito de las casas de apuestas británicas para reemplazar a su compatriota Ranieri, dijo en sus redes: "Lo siento por mi amigo #Ranieri. Quedará en la historia del @LCFC, en en el corazón de los aficionados del #Leicester y los amantes al fútbol".

Según la casa Sky Bet, la cotización de Mancini este viernes para sentarse en el banquillo del King Power Stadium se paga 11/10 (por cada libra apostada se reciben 2,10). Las casas de apuestas sitúan a los holandeses Frank de Boer y Guus Hiddink en tercer lugar en la lista de favoritos.

El estratega, de 52 años, jugó brevemente en el Leicester -disputó cinco partidos en enero de 2001- y tiene experiencia dirigiendo en la Premier League -guió al Manchester City al título de liga en la temporada 2011/2012 y al de Copa de Inglaterra en 2011-.

 

 

Redacción Futbolred y EFE

Sigue bajando para encontrar más contenido