Hoffenheim, puro ejemplo de ambición y cálculo alemán, a la Champions

Hoffenheim, puro ejemplo de ambición y cálculo alemán, a la Champions

Con el DT sensación de la Bundesliga, firma su primera clasificación mezclando juventud y tecnología

Técnico sensación de Alemania

Técnico sensación de Alemania

Foto: EFE

01 de mayo 2017 , 05:30 p.m.

Julio 23 de 1987. Ya Diego Maradona había sido campeón del mundo, algunos se liaban a trompadas para decidir si era mejor que Pelé, Karl-Heinz Rumenigge era una leyenda mundial y Lothar Matthäus había sido dos veces campeón de Alemania con Bayern Múnich. Es más: ya Cristiano Ronaldo tenía un año y cuatro meses de edad. Pues ese día nacía Julian Nagelsmann, el entrenador más joven en la historia de la Bundesliga y el hombre –el chico- detrás de la clasificación del modesto Hoffenheim a la primera Champions League de su historia.

Nagelsmann era una muchacho interesante de las divisiones inferiores del Ausburg y era uno de los pupilos del entrenador Thomas Tuchel (actual técnico del Borussia Dortmund), quien tuvo la paciencia suficiente para esperar al muchacho a pesar de sus constantes lesiones de rodilla y para aconsejarle después que se quedara en el fútbol, ahora como entrenador.

El joven Nagelsmann escuchó el consejo y llegó casi por accidente a su primer encargo oficial. Después de ser campeón nacional con el Hoffenheim juvenil y de ser asistente técnico en 2012-2013, reemplazó en 2015 a Huub Stevens, responsable del primer equipo, quien renunció por razones de salud.

hoffenheim clasifica a su primera liga de campeones mezclando juventud y tecnologia

Con su cara de niño apareció en las portadas de los periódicos alemanes cuando superó el primer escollo: mantener al equipo en la primera categoría. Y entonces se hizo habitual su presencia en los medios, primero porque su equipo mantuvo un admirable invicto que en enero pasado lo convirtió en el único equipo sin derrotas de toda Europa y porque en abril pasado logró vencer por 1-0 al ‘todopoderoso Bayern Múnich’ por primera vez en su historia, acabando con un invicto de 20 fechas de los de Ancelotti.

“No se trata de mi edad o la de los jugadores. Se trata de su interacción con el equipo y su conocimiento futbolístico. Quiero jugadores con capacidad de pensar y decidir. Con una opinión bien formada”, explicaba el joven entrenador a un medio alemán sobre su nómina, que tiene un promedio de edad de 25 años.

Tecnología, paciencia, ambición

El diario El País de España recordaba recientemente que el proceso de renovación del fútbol alemán, que comenzó en el año 2000 tras el fracaso del equipo nacional en la Eurocopa y tuvo su pico máximo de rendimiento con el título mundial de Brasil 2014, tocó especialmente al Hoffenheim, que en 2006, cuando se contrató una auditoria sobre el trabajo del fútbol base, fue calificado con 3 estrellas, la máxima puntuación de toda Alemania.

Una de las razones de ese éxito tiene nombre y apellido: Dietmar Hopp. Se trata de un exjugador del Hoffenheim, quien ahora es su principal accionista y a su retiro fundó, nada más y nada menos, que la compañía tecnológica SAP. Hopp llegó en 1990 para salvar a su querido club del descenso y después de 18 años lo llevó a la Bundesliga.

Su músculo financiero y sus herramientas son vitales. Hoffenheim tiene, por ejemplo, una de las dos Footbonaut que hay en el país, una especie de jaula donde los jugadores reciben balones desde cualquier lado y deben pasarlos hacia algunos de los cubos que se iluminan (la otra es del Borussia Dortmund, que la hizo famosa).

Además, usa el Helix, un monitor curvo que entrena la visión periférica de 180 grados. “Somos el único club de Alemania que combina estas máquinas. Las utilizamos desde que los niños tienen 12 años”, le dijo el club al diario español.

Ahí está la razón por la cual Hoffenheim, el equipo sensación de Alemania, se ha convertido en una cantera para los clubes de primera y aporta, por ejemplo, tres jugadores a la selección Sub 19.

Ahora Nagelsmann y sus jóvenes pupilos apuntan a su primera Champions League. Tienen la técnica, la juventud y el talento. No se sorprendan si los ven tumbar a uno que otro gigante en su decidido camino hacia la leyenda.

Redacción Futbolred

@jennygameza

COMENTAR
GUARDAR