'Razones de un descalabro', por Esteban Jaramillo

'Razones de un descalabro', por Esteban Jaramillo

Columna de opinión sobre la realidad de Nacional y Santa Fe.

Esteban Jaramillo, columnista invitado.

Esteban Jaramillo, columnista invitado.

Foto: Archivo ETCE

31 de mayo 2017 , 03:23 a.m.

Recogido, sentado y vencido. Sin voz, con ademanes nerviosos y al borde del llanto. Así estaba Gustavo Costas, flamante técnico de Santa Fe, después de la humillante eliminación ante Alianza Petrolera.

Fue una jornada de estrés máximo, llena de ademanes y gritos descontrolados, ante la impotencia de la escuadra que el mismo había confeccionado. En el camino y pisoteados, los sueños de los hinchas.

Fuera de la libertadores, con un premio consolación en la suramericana y en evidente deterioro futbolístico, por la falta de calidad de su nómina, la indisciplina tolerada a ciertos futbolistas, la equivocada política de fichajes y la falta de muñeca para darle una dirección adecuada al equipo en materia táctica.


Situación parecida la de Reinaldo Rueda. Hace un año era un dios en la tierra. Sus argumentos futbolísticos no aceptaban una critica. Su equipo era venerado y aplaudido cuando celebraba el título en la Libertadores. Aparecieron las grietas en sus filas, vendieron bien los dirigentes a sus jugadores mas reconocidos, pero compraron mal sus relevos con la anuencia del estratega de turno, que dejo de ser el admirado centinela del juego.

Lo anterior ratifica que en Colombia muchos entrenan, pocos enseñan y son contados en los dedos de las manos, los que con acierto dirigen.

Campeones en apuros Nacional y Santa Fe. En entredicho sus directores técnicos, porque en momentos críticos no supieron integrar a sus futbolistas en decisiones tácticas exigentes. Rotaciones inútiles y poco intuitivas por los torneos simultáneos en los que actuaron, sin criterio para mezclar futbolistas, ideas, líneas y bloques.

Equipos, ambos, con soluciones individuales mas que colectivas en un ambiente enrarecido por la tendencia confusa de sus entrenadores, con irrespeto a los códigos del fútbol, de endilgar en público la responsabilidad, por las falsas actuaciones, a los futbolistas.

Comprometidos sus dirigentes porque carecieron de estrategia y visión para armar sus nóminas. En Santa Fe lo asesores le hablaron mal oído al presidente para obtener jugosas comisiones, con jugadores de escasas garantías. En Nacional el desborde en los sueldos fue evidente, sin guardar relación entre costo y beneficio.

Fichar sin criterio, ni análisis, con inversiones millonarias, que desdibujaron el reciente y apreciado cetro continental, con tanto ahínco conseguido. Un club es más campeón cuando reafirma un título.

Un semestre tendrá Santa Fe para reencontrar el camino que era propio. El verde, la obligación de un doble titulo doméstico para redimir sus culpas.

Por Esteban Jaramillo

COMENTAR
GUARDAR