Suplencia, por Jenny Gámez A.

Suplencia, por Jenny Gámez A.

Columna de opinión sobre los jugadores de la Selección Colombia.

Editora Futbolred

Editora Futbolred

Foto: Filiberto Pinzón

30 de octubre 2017 , 01:51 a.m.

Es hora de empezar a preocuparse. Sí, faltan ocho meses para el Mundial de Rusia y hay tiempo, pero si se va a corregir debe ser ahora y no cuando el mal, que se detectó hace meses, resulte irremediable. La suplencia, un mal crónico que varios de los jugadores que hacen parte de la columna vertebral de Colombia padece, exige una cura urgente.

No vamos a volver sobre los tres goles que sufrió David Ospina en los dos últimos juegos de la clasificación, pero sí sobre su preocupante falta de ritmo: en lo que va de la temporada, que ya promedia los dos meses, sólo ha jugado 270 minutos en el Arsenal inglés (90 minutos en Copa y 180 en Europa League). ¡Ni un minuto en la Premier League!
No es nueva la situación para él desde que llegó Cech, que dicho sea de paso completa 1.080 minutos de titular en la actual temporada. Pero esta vez la situación tiene tintes de angustia porque es el año previo al Mundial y la competencia, más que una posibilidad, es una obligación en la posición del arquero.

Por la razón que fuera –dinero, prestigio, falsas promesas, lo que sea-, el portero indiscutible de Colombia no quiso aprovechar el pasado mercado de verano para cambiar de aires y ganar confianza en otro club. Pero se abre en este invierno la opción y él, en Barranquilla y en Lima, entendió que la factura que está pagando por la inactividad es demasiado alta. En su caso, ser cabeza de ratón y no cola de león puede ser la alternativa más prudente.

Más ahora que ha quedado en evidencia que no existe un reemplazo digno en su ausencia (ni Vargas, ni Castellanos, ni Bonilla, ni siquiera Juan Fernando Cuadrado están a ese nivel hoy) y que de llegar Armani, lo que es una gran alternativa, aún le falta hacer todo el proceso.

Lo que más preocupa es que no es el único caso. Cristian Zapata, el primer ‘sembrado’ en la defensa colombiana por experiencia, dominio de su sector y buena comunicación con las jóvenes opciones en la zaga central, es otro que tampoco suma los minutos que se esperaría: 360 en el Calcio y 450 en la Europa League. Sí, Bonucci tiene 750 en Liga y 450 en el torneo internacional, lo que daría la idea de un pulso más parejo. Pero no hay que llamarse a engaños: Milán no pagó 40 millones de euros para mandar al banquillo al italiano y eso también lo sabe el colombiano.

Y ahí no termina el vía crucis. Carlos ‘Roca’ Sánchez apenas ha jugado 4 partidos (207 minutos) con Fiorentina en la actual temporada. Y peor que eso: en dos temporadas con el club italiano no ha vuelto a jugar de 5, su posición natural, sino que ha estado improvisado como zaguero por la derecha. Su falta de regularidad se notó, aunque muchos no quieran aceptarlo, en las últimas jornadas de la Eliminatoria.

Ni qué decir de Abel Aguilar, quien ni con Cárdenas ni ahora con Angulo parece tener opción de ganarse un puesto entre los 11 del Deportivo Cali. No juega y aparte lo acusan de conspirador en el club ‘de sus amores’. Y entre todos los que tienen poca competencia, es a él a quien menos se le notó cuando Colombia se aseguró el cupo a Rusia 2018. El propio Duván Zapata reconoció que es la voz del experimentado volante la que más se escucha y se respeta en el medio campo nacional. Pero hay que jugar Abel, no por lujo sino por necesidad.

Y no vayamos más al fondo, a la situación de nuestro creativo clave, James Rodríguez, quien acaba de estrenarse como goleador en el Bayern Munich, lo cual no es lo mismo que convencer a Heynckes de sacrificar a Muller en su beneficio. Es un largo y frío camino, muy al estilo alemán, lo que hace falta para no repetir la cruel historia del Real Madrid. Con una diferencia: es distinto hacer el curso en uno de los mejores equipos del mundo, con ese entrenamiento y a ese nivel de exigencia, que buscar minutos en un club de media tabla.

Ilusiona que Carlos Bacca esté recuperando la memoria goleadora; que se tomen todas las precauciones con Falcao, goleador de la Liga 1 y hombre clave para Colombia; que Cuadrado no tenga dificultades en Juventus y que vengan en franca y oportuna recuperación hombres como Yerry Mina y Sebastián Pérez. Pero ojo que octubre ya pasó y en un parpadeo nos puede atropellar el Mundial.

Editora de Futbolred
@jennygameza 

COMENTAR
GUARDAR