Maneras de comportarse

Maneras de comportarse

Son dos casos en común con diferentes finales.

Nicolás Samper, columnista invitado.

Foto: Archivo Particular

14 de marzo 2018 , 04:51 p.m.

Sevilla contrata a Eduardo Berizzo. Como futbolista le fue bien, habiendo integrado el Newell´s de Marcelo Bielsa y el River de Ramón Díaz.

Como entrenador también aprovechó para hacer un camino más que digno en su país y en Chile. Fue a España a probar suerte y aplicó una manera de jugar muy interesante en el Celta de Vigo, club que conocía bien al haber estado allí como jugador activo durante un tiempo.

En medio de su trasegar con el Sevilla y antes de un partido muy difícil frente a Liverpool en casa, válido por la Liga de Campeones, Berizzo les comunica a sus dirigidos que los médicos le acaban de diagnosticar cáncer de próstata. Sevilla empata el juego en una remontada épica y clasifica a octavos de final de la Liga de Campeones

En Colombia una situación similar cubre la cotidianidad de Millonarios con Miguel Russo, veterano entrenador, símbolo de Estudiantes de La Plata como jugador y entrenador y que además supo conquistar la Copa Libertadores con Boca Juniors además de haber estado al frente de la dirección técnica de infinidad de clubes en su país y el exterior. Millonarios, que andaba en aguas inciertas más allá de la renovación del vínculo con el DT en un momento difuso de la campaña, termina dando la vuelta olímpica al coronarse campeón del fútbol colombiano al derrotar en la final a Independiente Santa Fe.

Antes de navidad, más exactamente el 23 de diciembre del año pasado la dirigencia del Sevilla publica un comunicado en el que destituye fulminantemente a Eduardo Berizzo como estratega del Sevilla argumentando que el proyecto no va en línea con lo que ellos piensan y que deben interrumpirlo a pesar de que va de quinto. Cuatro jornadas sin victorias y una paliza del Real Madrid invocan como razones de peso para tomar la drástica decisión. Hasta el momento de su salida intempestiva el Sevilla bajo el mando de Berizzo -al que le restaban dos años de contrato- llevaba en el acumulado nueve victorias, dos empates y seis derrotas. Apenas cinco días después asume como conductor del barco el italiano Vincenzo Montella, con variada experiencia en Fiorentina, Sampdoria y Milan.

Millonarios ya con la reconfirmación de Russo sigue apostándole al proyecto y también al hombre, al ser humano y a pesar de ciertas dificultades de salud que han surgido en el camino que le han impedido dirigir al equipo en duelos determinantes.

Montella en números no ha sido superior a Berizzo: cinco victorias obtenidas en duelos de Copa del Rey y un empate, que lo clasificó a la final de ese torneo. En liga la cosa no ha sido tan generosa: perdió el clásico con Betis en casa 5-3, cayó en su visita al Eibar 5-1 y ante el Atlético Madrid, otra vez en el Sánchez Pizjuán 2-5. Y también se fue sin los tres puntos contra Alavés y Valencia en la última jornada. Ganó al Espanyol a domicilio, a Las Palmas y al Málaga, los dos últimos cercanos a descender. Derrotó a Girona, Athletic e igualó con Getafe.

Unos apostaron por la falsa institucionalidad por encima de los hombres caídos en desgracia, lo que hace que ni ganar la Champions League, la Copa del Rey y la liga puedan cambiar la percepción de aquellos que están al frente de los andaluces. Otros, Millonarios en este caso, entienden que los resultados también se cimientan en la espalda de los tipos valientes a los que hay que darles todo cuando ellos también lo dieron todo para engrandecer una institución.

COMENTAR
GUARDAR

TEMAS RELACIONADOS/

samper opinion