Sampaoli, en el ojo del huracán de Argentina: ni resultados, ni juego

Sampaoli, en el ojo del huracán de Argentina: ni resultados, ni juego

El entrenador lleva un año al frente de la Albiceleste y ya tuvo su primer traspiés.

Jorge Sampaoli

Sampaoli señaló que continuará al frente de la selección de Argentina.

Foto: EFE/ANATOLY MALTSEV

01 de julio 2018 , 07:18 a.m.

La eliminación este sábado de Argentina en los octavos de final del Mundial de Rusia-2018 certificó el fracaso del proyecto de Jorge
Sampaoli como técnico de la Albiceleste, en un proceso repleto de dudas, polémicas y carente de fútbol.

El técnico, que aterrizó como sustituto de Edgardo Bauza como un salvador, como el hombre exitoso que devolvería la gloria a su país, se acabó estrellando, con rumores de presuntas discusiones con sus futbolistas y con unos aficionados con lo silbaron en sus últimos encuentros.

Sampaoli se convirtió en el técnico de Argentina el 1 de junio de 2017, con un contrato por cinco temporadas. Dejaba el Sevilla y llegaba con el título de la Copa América de 2015 como técnico de Chile debajo del brazo. De la escuela de Marcelo Bielsa, con un estilo de juego revolucionario y un palmarés a la altura, Sampaoli parecía el indicado para devolver la gloria a un equipo que no levanta un título desde la Copa América de 1993.

Tras un inicio complicado, y la clasificación al Mundial en la última fecha de las eliminatorias suramericanas con una tripleta de Lionel Messi contra  Ecuador en Quito, Rusia-2018 parecía el lugar perfecto para cambiar el rumbo de una escuadra con poco fútbol, escasas ideas y demasiado dependientes de 'La Pulga'. Pero todo se torció desde el principio.

Luego de una preparación atípica, con un solo encuentro amistoso previo al torneo (4-0 contra Haití), Argentina se topó con la realidad muy temprano, con un sorprendente empate 1-1 frente a Islandia en su estreno en el Grupo D. Las dudas se instalaron en la selección. Contra Croacia llegó la hecatombe. Los sudamericanos cayeron 0-3 y quedaron al borde de la eliminación. Argentina ganó unos días después a Nigeria (2-1), avanzó a octavos con "los históricos" sobre el terreno de juego y las aguas se templaron. Pero los aficionados ya lo habían sentenciado.

Pero en Rusia nada le salió a Sampaoli. Los rumores rodearon a la Selección de Argentina entre un camerino sin unión y unos jugadores distantes en el campo. Incluso, "Que diga lo que quiera", señaló un enfadado Sergio Agüero en la zona mixta tras la contienda, preguntado por una frase de Sampaoli en la que había asegurado que "el proyecto fracasó", en referencia al partido.

Sin embargo, al entrenador también se le cuestionan sus planteamientos tácticos, pues durante el Mundial no consolidó ni un equipo, ni una nómina. En los tres partidos cambió la nómina inicialista y nunca consolidó el plantel para salir al campo de juego. La lectura de los partidos también deja muchas incógnitas. Aposto ciegamente en la velocidad y juventud de Maximiliano Meza y Cristián Pavón, quienes no pudieron demostrar las buenas gambetas de sus partidos en la Liga de Argentina, pero solo le dio 22 minutos a Paulo Dybala, experimentado europeo.

Esas decisiones y el mal juego en el terreno del campo de sus dirigidos provocó una atronadora silbatina y su popularidad estaba por los suelos. Este sábado, frente a Francia, se consumó la tragedia. En el último Mundial para muchos de sus integrantes y el interrogante de qué hará Lionel Messi a sus 31 años, Argentina se despidió de Rusia en octavos perdiendo 4-3. Con Sampaoli no llegaron los resultados ni tampoco el buen juego prometido. Y con cuatro años aún de contrato y el equipo más veterano del Mundial, se abren todas las posibilidades de cara al futuro.

COMENTAR
GUARDAR