Mbappé, el chico maravilla que busca graduación de estrella en Rusia

Mbappé, el chico maravilla que busca graduación de estrella en Rusia

Autor de tres goles y grandes exhibiciones, su talento es la ilusión de la selección francesa.

Kylian Mbappé contra Argentina.

Kylian Mbappé contra Argentina.

Foto: AFP

14 de julio 2018 , 07:26 a.m.

Sonríe siempre pero jamás se detiene. Pasa por las zonas de prensa a la misma velocidad que esquiva zagueros rivales en el campo y va chocando manos y saludando entre los dientes, refugiado en la sombra de sus compañeros para evitar las preguntas. Así es Kilyan Mbappé, el hombre de los 180 millones de euros, el chico que espera llevar a Francia de la mano a su segundo título mundial, exactamente 20 años después del primero.

Él calla pero no Pogba, quien explica bien lo que representa el ‘niño maravilla’ de Rusia dentro de su equipo: “ Kyky es joven, lo sabemos, lo sabe, pero en el campo no hay jóvenes. Dice que quiere ganar títulos. No es pretencioso, quiere hacerlo y tiene el talento. Y no está mal, se le permite ser ambicioso y creo que es bueno a su edad querer ganar cosas”.

El aprendizaje, según el carismático Pogba, va a la velocidad de la luz: "Va a aprender, va a crecer, es joven, obtendrá más experiencia, ya está adelantado a su edad pero seguirá trabajando. Le hablo y lo aconsejo, pero ese es su talento. Es muy maduro para su edad ".

Y es que la experiencia ha ido llegando por oleadas, sin darle tiempo a sacar la cabeza. Tras un accidentado traspaso al PSG desde el Mónaco, este niño grande, de 19 años, 1,78m de estatura y dueño de una poderosa derecha, se apuntó 44 partidos en la temporada, que incluyeron títulos de Liga (27 juegos, 13 goles), Copa de Francia (5 partidos, 4 goles) y Copa de la Liga (4 encuentros), además de 8 partidos de Champions (4 goles) en un sueño que truncó en octavos el Real Madrid, el equipo que, dicen en Moscú, repetirá con él la operación James de hace cuatro años: fichar al jugador revelación del Mundial.

Es por eso que Francia se ilusiona. En julio de 1998, cuando el país lograba el título de la mano de Zidane, Henry, Pires, Thuram, Barthez, Petite y Deschamp (hoy seleccionador nacional), faltaban todavía 5 meses para el nacimiento del que chico de la sonrisa maliciosa que ha celebrado 3 anotaciones en la Copa de Rusia, uno para el triunfo 1-0 contra Perú y dos en su noche mágica en Kazán, en el 4-3 contra Argentina.

En los piques endiablados, los lujos en plena área rival, los desmarques y los remates cruzados envenenados de Mbappé descansa la ambición francesa de ganar otro Mundial con un equipo lleno de jóvenes talentos. Será prematuro para algunos, no para él. Nació para ser campeón.

Jenny Gámez A.
Editora de FUTBOLRED
Enviada especial a Rusia
En Twitter: @jennygameza

COMENTAR
GUARDAR