Higuaín, el francés que prefirió a Argentina para jugar un Mundial

Higuaín, el francés que prefirió a Argentina para jugar un Mundial

Este sábado el atacante enfrentará a su país de nacimiento en los octavos de final del Mundial.

Gonzalo Higuaín Argentina

El 'Pipa' espera anotar su primer gol en la Copa Mundo de Rusia.

Foto: Reuters

30 de junio 2018 , 07:18 a.m.

Gonzalo Higuaín siente que vive una segunda oportunidad con la selección argentina. No fue uno de los jugadores elegidos por Jorge Sampaoli en los primeros partidos como entrenador, pero el gran presente del ‘Pipa’ en Juventus obligó al entrenador a replantearse su convocatoria y hoy juega su tercer Mundial en Rusia 2018. Es cierto, todavía no convirtió, pero dice estar "tranquilo", sabe que esa oportunidad ya se le dará.

Fue un desahogo la agónica clasificación que vivió la Argentina ante Nigeria. Los jugadores lo festejaron como una final. Así lo vivieron. "Lo tomamos como una final. Sabíamos que era ganar o morir, no nos servía otra cosa", le dijo Higuaín a ‘La Nación’, todavía en los pasillos del estadio de Zenit. "No merecíamos quedar eliminados", remató el número 9.

Higuaín vivirá un partido especial el próximo sábado. El ‘Pipa’ nació en Brest, Francia, cuando su padre Jorge jugaba para Stade Brestois. Sin embargo, el delantero de Juventus nunca pensó jugar para el seleccionado europeo. En 2007, cuando jugaba para Real Madrid, sacó la ciudadanía argentina, para así poder defender los colores del seleccionado si era citado. Es más: el entrenador francés por ese entonces, Raymond Domenech, pensó en convocarlo.

Pero Higuaín nunca le dio la espalda al seleccionado. "Fue una elección con el corazón. Mis amigos, mi familia y mi fútbol son de la Argentina. No podía tomar otra decisión", dijo en aquel entonces el jugador formado en River Plate. Pero su debut con la celeste y blanca se hizo esperar. Recién en 2009 Diego Maradona lo hizo debutar cuando su equipo jugaba contra Perú. Esa noche en la que Martín Palermo fue el héroe, el ‘Pipa’ jugó y metió el primero.

El del sábado, será su primer partido contra Francia con el seleccionado. Es más, el primero de carácter mundialista desde aquel duelo con victoria por 2-1 para la Argentina en Francia 1978. El cruce más reciente contra los galos sucedió cuando Diego Maradona comenzaba su ciclo como entrenador. Goles de Jonás Gutiérrez y Lionel Messi le dieron el triunfo en el segundo encuentro que el excampeón del mundo tuvo como técnico, en Marsella, en noviembre de 2009.

Al delantero argentino esa historia ya no lo seduce. “Pasó hace tiempo”, dice. Eso sí: respeta al equipo francés que, sabe, será un rival muy difícil para el conjunto de Jorge Sampaoli. “¿Qué rival será Francia? Un equipo durísimo. Tiene jugadores en los mejores equipos de Europa. Sabemos que va a ser un partido muy complicado”, evaluó el delantero argentino.

A la selección todavía le dura la adrenalina de esa agónica clasificación frente a Nigeria. “Qué golazo hizo, nadie lo esperaba ahí”, bromea Higuaín sobre la posición de Marcos Rojo en el segundo tanto argentino. Pero para él, ese final fue de película. “Jugábamos una final. Si empatábamos nos quedábamos afuera. Parecía que estaba escrito. Si te dan un guion para que completes el final, qué mejor que ganarlo en el minuto 90”, remarcó.

Para él, haber ganado “relaja” al equipo, que ahora sólo tendrá que concentrarse en el encuentro del fin de semana.
“Apenas terminó el partido vivimos una alegría inmensa. Desde que el árbitro marcó el final, fue un gran momento, de mucha descarga. Fue algo merecido, pero no sólo por nosotros o el grupo, sino por todos los que nos acompañan y nos rodean”, evaluó.

Higuaín fue uno de los que estuvo en el podio de los aplausos de los hinchas en la jornada final de su grupo contra Nigeria. Es más, en el momento más caliente, cuando falló una definición abajo del arco, fue cuando más lo vitorearon. “Le quise pegar fuerte por abajo”, explicó el delantero sobre esa jugada. Pero se centró en el cariño que recibió de los 35 mil hinchas que se hicieron presentes en San Petersburgo. “Estoy muy contento. Me pone muy bien que los hinchas me valoren, que aplaudan. Creo que el equipo dio todo para poder pasar a octavos de final y el reconocimiento viene bien. Era muy injusto si nos quedábamos eliminados”, remarcó.

Ahora comienza un “nuevo Mundial” para la Argentina. Dejando atrás los flojos partidos que jugó frente a Islandia y Croacia, explotando todo lo bueno que mostró contra Nigeria, puede convertirse en un rival difícil de vencer. “Quedaron sensaciones muy buenas”, sostuvo. “No me gusta poner candidatos ni hablar de ellos. Lo importante es que estamos en octavos, de eso hay que agarrarnos”, remarcó.

“Empieza la instancia donde pasas o vuelves a casa. No hay más margen. Dios quiera que empiece el Mundial para la Argentina, pero se nos viene un partidazo”, concluyó Higuaín. Su último gol en un Mundial fue, en cuartos de final de Brasil, a Bélgica. Ese día, la selección de Alejandro Sabella “cruzó el Rubicón”, tal como lo definió el entrenador.

La Nación
Argentina
GDA

COMENTAR
GUARDAR