Dormir tranquilos en Colombia, una cortesía de David Ospina

Dormir tranquilos en Colombia, una cortesía de David Ospina

El arquero ha sido fundamental para mantener el cero en dos juegos seguidos, por primera vez.

David Ospina

El guardameta colombiano ha tenido un buen Mundial.

Foto: AFP

01 de julio 2018 , 07:17 a.m.

Ese instante en el que cayó David Ospina al suelo, en el estadio de Kazán, el 24 de junio pasado en la exhibición de Colombia contra Polonia (3-0), pareció detenerse el tiempo. Se retorcía de dolor y las cámaras lo mostraban desde todos los ángulos y calentaba Camilo Vargas en un costado. Y nos mirábamos todos, con angustia pura y dura, y nos decíamos sin hablar: ¿Y ahora qué hacemos?

Una torcedura de tobillo fue una amenaza peor que Lewandowski, y la rapidez japonesa y la fortaleza senegalesa juntas. ¿Cómo podría Colombia reemplazar a su mejor portero en años?

La tranquilidad vino pronto, por fortuna, cuando se descartó que sufriera algún problema importante. Después, contra Senegal, volvió a ser determinante: “Nos esperábamos un partido así, con Senegal esperando y saliendo al contragolpe porque tiene jugadores fuertes, nos complicaron más en el primero que en el segundo, no perdimos al calma por tener los espacios y al final se encontró el gol”, resumía el buena David.

Un triunfo 1-0, con el cuchillo bien apretado entre los dientes, requería de su seguridad y su inteligencia para manejar cada minuto: “La pelota más difícil fue el cabezazo ( de Mina, que por poco es autogol) porque venía muy fuerte y pude detener el juego unos minutos, cuando ellos nos estaban atacando más”, confesaba, consciente y con la experiencia suficiente para hacer la lectura correcta del momento.

“Tratamos de dar lo mejor poro lo que importa son las ganas y la entrega en cada partido”, completaba. Y lo mejor, en su caso, es todo lo que necesita Colombia.

Sin haber cumplido los 30 años ya se da el lujo de contar 86 partidos defendiendo el arco nacional. Un arquero para del presente que aún tiene mucho futuro. Es tal su entrega y sacrificio que aquí nadie se queja de sus 1,83m ni de la poca continuidad que sufre en el Arsenal, porque con lo poco que juegue le alcanza para ser prenda de garantía en su selección.

El camino en Rusia, según él mismo, no fue ni mucho menos sencillo, muy a pesar de lo que indica el liderato del grupo H. “Fueron tres partidos diferentes, se empezó de la manera que no pretendíamos, pero se fue ganando tranquilidad, confianza y el juego que Colombia quiere mostrar y hoy disfrutamos este momento”, comentó.

Tranquilidad. Es eso lo que permite estar en octavos de final, durmiendo tranquilos y sabiendo que atrás hay un arquero que salva partidos luchadísimos y cerradísimos como el de Samara.

Con él en la puerta, Colombia ha logrado ajustar dos partidos seguidos sin encajar goles por primera vez en los Mundiales, lo que no es poca cosa.

“Los Mundiales son muy disputados, todos los equipos se preparan muy bien y queda demostrado con lo que está pasando”, anticipaba Ospina, la base sobre la que se construye un equipo sólido, que espera dar la sorpresa contra Inglaterra en la siguiente fase del Mundial de Rusia.

Jenny Gámez A.
Editora de FUTBOLRED
Enviada especial a Rusia
En Twitter @jennygameza

COMENTAR
GUARDAR