Las medidas en Rusia: el Mundial más seguro de todos los tiempos

Las medidas en Rusia: el Mundial más seguro de todos los tiempos

Hay patrullas, militares y policías por todo Moscú velando por el buen proceso del torneo.

Seguridad en Rusia

Por cada parte de Moscú hay seguridad.

Foto: AFP/Jewel Samad

14 de junio 2018 , 06:03 a.m.

Las fila es larguísima. Tomará, al menos, 25 minutos. Quizás, 30. La cola de personas de todas las razas y de todas las camisetas de la Selecciones participantes en este Mundial de Rusia, avanza con lentitud. En realidad son varias filas. Se alcanzan a contar 8 y pueden ser 12 o 15. Son centenares de personas intentan entrar a la zona de la Plaza Roja y Kremlin, los símbolos centrales del poder político y religioso de Rusia.

Al llegar al primer lugar de la línea se entiende además el porqué de lo larga, el porqué de lo lenta: tras las máquinas detectoras de metales, un uniformado al que no se le mueven ni los párpados ordena que abra el morral que cuelga en mi espalda bolsillo por bolsillo, y en los bolsillos en los que siente el cargador del celular o unos bolígrafos revisa compartimiento por compartimiento o aprieta el bolso por los lados, por arriba y por abajo.

El riguroso policía vestido de azul oscuro me mira y afloja un gesto que lo vuelve ‘humano’, como queriendo decir: “Por favor, entiéndanos y gracias”.

El proceso, que se agiliza con bandas de Rayos X en todas las estaciones del metro y en el ingreso de todas las salas de prensa e incluso en varios hoteles, teatros y museos, es un ejemplo de la rigurosidad con la que Rusia asume el tema de la seguridad en esta Copa del Mundo de Fútbol, que ya es la más segura de todos los tiempos. Hay patrullas, militares y policías por todo Moscú y en el operativo general en todo el país participan, además, la Guardia Nacional y el Servicio de Seguridad de Rusia (FBS por su sigla en Ruso, pero al que todos se refieren como la antigua KGB)

Rusia teme que durante el Mundial pueda ser víctima de ataques terroristas internacionales e internos. Es blanco de las amenazas del Estado Islámico por su papel en la guerra de Siria y mantiene tensiones y conflictos con Ucrania y Georgia.


“Ante todo, debemos garantizar la máxima seguridad de los deportistas y los aficionados. No dudo de que todas las fuerzas de seguridad actuarán de manera correcta y haciendo respetar la ley. Toda la imagen de nuestro país depende de nuestro trabajo preciso y competente”, ha repetido el presidente de Rusia, Vladimir Putin, en su severo tono.

Además, las batallas de hooligans (barras bravas) vividas durante la Copa Confederaciones del año pasado obligaron a que por primera vez los hinchas asistentes a la Copa del Mundo tengan un carnet de identidad (el ‘Fan ID’), un documento obligatorio que se tramitó como una visa, sin el cual, por más boleta que se tenga así sea en la localidad más cara o exclusiva, no se podrá entrar a ningún estadio.

Por primera vez, las autoridades de un país organizador de un Mundial cuentan con toda la información del público asistente a los estadios, y pueden determinar quién es quién, para un control directo de cada hincha. Es la famosa carnetización de fanáticos que se ha quedado en promesas por falta de gestión directiva, política y operativa en Colombia.

Las autoridades rusas se han abstenido de mencionar el número de efectivos involucrados en el operativo, el más grande de todas las Copas del Mundo disputadas.

Gabriel Meluk
Enviado especial de EL TIEMPO

COMENTAR
GUARDAR