El corte inglés

El corte inglés

Nicolás Samper analiza las fortalezas del rival de Colombia en octavos de final del Mundial.

Nicolás Samper

Columnista Futbolred

Foto: A. particular

01 de julio 2018 , 08:31 p.m.

Suena extraño pero parece que para Inglaterra el Mundial comienza solamente hasta esta instancia de octavos de final, más allá de que, como a todo el mundo, le tocó atravesar tres partidos iniciales como trámite necesario para encontrar a los equipos clasificados a la fase de 16 mejores. Lo que pasa es que resulta una incógnita su verdadero funcionamiento, porque los exámenes rendidos no son un baremo lo suficientemente justo para medir tanto sus virtudes como sus defectos.

Hasta ahora el único adversario del que se podría hablar como rival en serio sería Túnez. En el debut los hizo padecer bastante, porque lo africanos son rápidos en velocidad de ataque y gracias a Harry Kane -un Gary Lineker en cuanto a oportunismo pero con el tamaño del Big Ben- fue que el asunto no quedó transformado en papelón. Panamá no cuenta. Un contrincante que da tantas concesiones como los del istmo puede hacernos ver espejismos porque ganaban 5-0 los ingleses en solamente 45 minutos y esa imagen, la de la superioridad aplastante, es la que queda en la retina; sin embargo de ahí las conclusiones también pueden salir: si se les permite a los británicos de Southgate levantar la pelota los problemas se pueden acercar a nuestros predios porque ellos ahí son fuertes, y más allá de contar con Dávinson Sánchez y Yerry Mina, que meten miedo por presencia y estatura, si por algo sufre nuestro fútbol es por la incapacidad de manejar con versatilidad lo que llama Óscar Washington Tabárez “la cancha de arriba”. Ese bombardeo no se debe permitir. Los dos tantos de Kane frente a los tunecinos vinieron desde la esquina: el córner como abrelatas. La definición del primero fue cabezazo y rebote y del segundo, cabezazo a lo pivote y otro testazo.

Contra Panamá: córner desde la derecha y cabezazo de Stones. El segundo gol del zaguero también se vio fortalecido por un tiro libre y una jugada preparada que dejó de nuevo, centro al área, pivote y gol. Dos goles, uno de Lingard y otro de Kane vinieron de media distancia en zona de marca de los volantes panameños. Es que los ingleses no temen en patear desde afuera y eso vale como advertencia para el cerco de volantes que debe estar atento a no dejar ni una puntada suelta en ese sitio, so pena de vacunada segura.

Ahí está la clave para poder contrarrestar a Inglaterra. Si no se pierden esos sectores del campo parte del rompecabezas está resuelto. La otra parte es atacarlos. Con James en salmuera y pensando que Muriel dio buenos rendimientos en el momento que se ubicó por derecha, ayudado por Quintero -sería tan bueno que al 10 le durara un poquito más la gasolina-, tenemos otro eslabón para unir.

COMENTAR
GUARDAR