Un Real Madrid muy suplente, superó 2-1 a Leganés en la Liga de España

Un Real Madrid muy suplente, superó 2-1 a Leganés en la Liga de España

Gareth Bale y Borja Mayoral marcaron los goles merengues, que se cuidaron para jugar la Champions.

Real Madrid venció a Leganés

El merengue quiere arrebatarle el segundo lugar de la Liga al Atlético de Madrid.

Foto: Reuters

28 de abril 2018 , 01:50 p.m.

Real Madrid se impuso este sábado 2-1 sobre el Leganés, en un partido en el que alineó un equipo alternativo, y volvió al triunfo en el Santiago Bernabéu, donde no vencía desde el pasado 18 de marzo, en un premio excesivo ante los méritos de un combativo rival.

Con la mente en el partido de la temporada, que va pasando de gran cita en Liga de Campeones, recibía con plantilla suplente a un Leganés virtualmente salvado, sin pocas exigencias y la oportunidad de volver a conquistar el Santiago Bernabéu como hizo en Copa del Rey en uno de los grandes días de su historia.

El bajón de escalón para Bale y Benzema es difícil de asimilar para una gran estrella. De golpe ven como han dejado de tener la confianza ciega de Zidane e integran un grupo de jugadores que no juegan de inicio en las grandes citas.

Bale, que había intentado marcar desde el inicio, apareció para sacar partido de un rechace tras jugada con bicicleta y disparo rechazado de Benzema. Era el minuto 8 y el remate de zurda del galés puso en ventaja y con todo a favor del Real Madrid. Sin embargo no le metió la intensidad necesaria, con un ritmo cansino en el que apenas se podía rescatar alguna acción de calidad en la creación de un voluntarioso Dani Ceballos.

Leganés no desaprovechó la oportunidad de adelantar metros y crear peligro. Explotó el flanco de Theo siempre para desequilibrar. Los centros de Zaldua no encontraron por milímetros los remates de Guerrero. Amrabat, siempre anárquico al rigor táctico, incordiaba el orden defensivo madridista, con Casemiro como único titular que empleaba Zidane, retrasando su posición para jugar de central.

El Real Madrid jugaba a impulsos. La pelea de Mayoral le permitía acariciar el gol, tras pugnar un balón centrado por Achraf que cedió Cuéllar, pero su disparo no cogió la altura deseada para superar la defensa que cubría la portería. Su premio llegaría al borde del descanso, tras dejar un gesto de calidad con una asistencia sin tocar balón, llevándose con el cuerpo a la zaga rival, y chutando.

El 2-0 era un castigo excesivo a los méritos del Leganés. El resto del encuentro tendría la historia que pudiera darle el Leganés. El Real Madrid se terminó de desconectar en el segundo acto, mostrando que la Liga es molesta hasta para los menos habituales.

Amrabat se marchaba con facilidad de Theo y a placer marcaba Brasanac con Vallejo y Achraf mirando. No hubo más opciones para el Leganés ni intentos de un Real Madrid sin intensidad, que obtuvo demasiado premio para su imagen.

COMENTAR
GUARDAR